Santiago de Chile.   Vie 01-03-2024
22:13

El tercer torneo de la ANFP en ascuas: aún negocia financiamiento

La “Copa de Primera” 2024 ofrece $30 millones a los clubes en la fase de grupos -todos contra todos y pasan dos- , dinero insuficiente para hoteles y traslados, reclaman los clubes. Quilín dialoga con TNT para que suba su oferta y también busca sponsor para el naming rigth. Entre el nuevo certamen, la Copa Chile y el campeonato nacional, la Asociación pretende aumentar de 310 a 389 los partidos por año.
Antonio Valencia29 de noviembre, 2023
En Chile se juega poco. Y jugar poco impacta en el rendimiento de los equipos –deprimente a nivel internacional-, de los talentos jóvenes que nutren a la selección chilena, o bien, alimentan las arcas de las SADP por venta de alguna gema. Eso es, en buena parte, el diagnóstico general.

¿El antídoto? La ANFP anunció en agosto el nacimiento de un tercer torneo. Pero se ha vuelto un parto. Lo anunció sin tenerlo financiado, elemento básico para echar a andar la máquina y los votos necesarios para que las bases de la competencia sean aprobadas por el consejo de presidentes de clubes.

Quilín lleva semanas negociando con TNT, dueños de los derechos de televisación del fútbol chileno, un aumento en los montos que recibirán los clubes por participar y, claro está, por tener entregar más horas de fútbol en la pantalla.

El torneo lleva por nombre “Copa de Primera 2024”, y su formato es simple: 4 grupos de 4 equipos juegan todos contra todos y pasan dos a la siguiente ronda. Luego, duelo único hasta la final que otorga un bono de $50 millones al campeón y un boleto a la Copa Libertadores como Chile 3.

En total, 55 partidos en 9 jornadas. Seis encuentros como mínimo para cada club. Los finalistas, lógicamente, llegan a jugar los nueve.

En la fase grupal, la ANFP propone un premio de $30 millones para cada club. Luego, para los ocho clasificados a cuartos de final agrega un pago de $20 millones por equipo. El bono para los cuatro semifinalistas sube a $30 millones. El subcampeón se lleva otros $30 millones, veinte menos que el monarca.

Además de hoteles y aviones, los clubes deben negociar los premios para el plantel.

El dinero, dicen en la mayoría de los equipos, es insuficiente. “No alcanza para cubrir los traslados, los hoteles y los costos de concentración”, grafican. Para los tres grandes, el monto no sería tema, por cuanto sus ingresos suben considerablemente por venta de entradas, reconocen.

Con el torneo sin suficiente financiamiento, corre contra el tiempo y contra otros temas que debaten las sociedades anónimas deportivas. El reclamo de fondo pasa por otro punto, explican: un nuevo torneo poco atractivo jugado a mitad de semana desgatará al plantel afectando, en consecuencia, el “producto mayor”, el campeonato nacional. “En lugar de aportar, deprecia”, se escucha en los pasillos dirigenciales.

Las negociaciones siguen. La intención de Quilín no es otra, por cierto, que su promesa vea la luz, de modo que el número de partidos disputados anualmente por los equipos se incremente.

Si se aprueba, el fútbol chileno disputará 240 por el campeonato nacional, 93 de la Copa Chile (este año fueron 69) y 55 del nuevo torneo, además de la Supercopa en partido único.

O sea, pasar de los 310 partidos de 2023 a 389 el próximo año.

“La idea es que haya un promedio de 42 partidos al año por equipo. Vamos a aumentar de 31 a 42, es decir, un promedio de 11 partidos más por equipo. Incluso hay clubes que pueden llegar a jugar 50 en un año, sin considerar las copas internacionales. Creo que hay una buena aceptación y vamos a tratar de aprobarlo cuanto antes”, viene diciendo Pablo Milad, presidente de la ANFP.

Si se aprueba, el campeonato nacional partirá la tercera semana de enero. Y no se detendrá cuando juegue la selección chilena. De hecho, se jugará durante el Preolímpico que parte el 20 de enero, la fecha FIFA para amistosos de marzo, la Copa América de junio y las eliminatorias que se reanudan en septiembre.

REGLAMENTO PARA REPRESENTANTES


El consejo de presidentes aprobó ayer de modo unánime el nuevo reglamento que regirá a los empresarios que representan futbolistas. Según divulgó la ANFP en sus redes, el texto busca adoptar el estándar FIFA, elevando "los valores éticos y profesionales de la actividad", además de "limitar los conflictos de intereses, mejorar la transparencia administrativa y financiera" e "impedir prácticas abusivas o especulativas".

El sistema incluye una licencia obligatoria y uno de los requisitos para operar es "no tener interés, ni a título personal ni a través de su agencia, en un club" ni tener "intereses en empresas de apuestas en los 12 meses anteriores" al momento de su postulación.

Hasta ahora, en la ANFP hay 25 agentes FIFA habilitados. Entre el 1 de enero y el 31 de marzo próximos se abre una nueva ventana para que los postulantes rindan examen.
Los agentes acreditados no podrá tener ningún tipo de participación en la propiedad de un club, a riesgo de multa y de suspensión de la licencia. La ANFP deberá dar cuenta a la FIFA, organismo que aplicará las sanciones.

Antonio Valencia

es redactor de Deportes El Mercurio.

Relacionadas
A fondo con...