Santiago de Chile.   Mar 28-06-2022
5:05

Garín sigue su paseo triunfal en París y ahora va por el ruso Rublev

El tenista chileno avanzó a la tercera ronda de Roland Garros por tercer año consecutivo, luego de eliminar al bielorruso Iliá Ivashka en cuatro sets. “Tuve un partido completo. He subido mucho el nivel estas últimas tres semanas”, dijo “Gago”, quien tendrá un duro desafío este sábado, en Francia: chocará ante el ruso Andrey Rublev, séptimo en el ranking mundial.
Foto: EFE
Diego Aguirre Diez26 de mayo, 2022
Una treintena de hinchas chilenos estuvo presente en la cancha nueve del complejo de Roland Garros para apoyar a su compatriota Christian Garín (37°). Y gozaron con el juego del tenista. No hubo sufrimiento y angustia, como se acostumbra a vivir los partidos del ariqueño. Esta vez Garín estuvo tranquilo y sólido, y avanzó de ronda en el Grand Slam francés: venció al bielorruso Iliá Ivashka (50º) por 6-3, 7-6 (5), 4-6 y 6-3.

El europeo de 28 años, que recién estaba viviendo su segunda experiencia en el cuadro principal del major galo, sucumbió ante la potencia y agresividad de “Gago”, implacable desde la línea de base y con una sorprendente regularidad en sus tiros.

El mejor tenista chileno no tuvo piedad con el bielorruso y aprovechó cuando tuvo oportunidad de quiebre: en el octavo juego del set inicial, Garín firmó un break que le aseguró la primera manga.

El nortino mantuvo su consistencia en todos los aspectos del juego, pero Ivashka luchó y mostró —a ratos— buenos golpes. Sin embargo, el renovado Garín, quien de la mano del español Pepe Vendrell cambió la cara, no se desesperó cuando estuvo contra las cuerdas. En el tie break del segundo set ocurrió el mejor ejemplo de aquello: el bielorruso estuvo 4-1 arriba pero el chileno remontó y se quedó con la manga. Notable.


El tenista chileno estuvo firme en París, aunque cedió un set en el compromiso. Lo mismo le ocurrió en la primera ronda, donde también ganó en cuatro mangas. Foto: EFE


El tercer episodio fue un paréntesis en la tarde de gloria del chileno. El "Tanque" se nubló y empezó a errar con la derecha. Su lenguaje corporal recordó sus pasajes más oscuros de los últimos meses. Pese a todo, antes de que Ivashka se quedara con el capítulo, el chileno enseñó luces de recuperación.

El reseteo del jugador de 25 años se completó en el comienzo del cuarto set. Retomó el control del duelo y eso llevó al europeo a exponer su peor versión. Garín volaba en la cancha y los aplausos de los fanáticos nacionales en las gradas se hicieron sentir. Estaban felices, y “Gago” también, quien cerró el partido con autoridad. Su paseo por Paris continúa.

“Estoy contento. Fue un partido duro. Estoy feliz de haber ganado, sobre todo después del año difícil que tuve. Estoy jugando mucho mejor, más tranquilo y disfrutando. Estoy viviendo un proceso donde me estoy conociendo, superando mis límites. Sacándome esa presión. Hoy tuve un partido completo”, aseguró Garín en una entrevista a ESPN.

“En el tercer set me puse un poco tenso, pero me puede recuperar bien. Debo seguir en la misma línea, jugar agresivo, buscando la devolución más profunda y ser más ofensivo con mi saque. He subido mucho el nivel estas últimas tres semanas. Físicamente estoy bien. Me merezco todas estas cosas positivas”, cerró el nacional.

RUBLEV A LA VISTA


“No he visto el cuadro, no sé contra quien me toca”, dijo Garín en conferencia de prensa después de la victoria y mientras sus posibles rivales aún jugaban.

Este sábado, en horario por confirmar y por la tercera ronda del torneo que se juega en Bois de Boulogne, Christian Garín tendrá un desafío mayúsculo y chocará ante el ruso Andrey Rublev, séptimo mejor jugador del ranking, quien este jueves dejó en el camino al argentino Federico Delbonis en cuatro sets.

El historial entre ambos jugadores no es muy alentador para el nacional: tiene récord de 2-0 en contra, con derrotas en Hamburgo (arcilla) y Wimbledon (pasto), ambas sufridas en 2019.

El ruso Andrey Rublev ha ganado 11 títulos ATP en su carrera, pero ningún Grand Slam. Nunca ha superado los cuartos de final de un major, y en Roland Garros alcanzó esa instancia en 2020. Foto: France Presse

“Christian parece haber mejorado su mentalidad, que era un poco derrotista. Desde hace unos meses que lo veo con un desplante más ganador. Con mejor actitud. Y en eso de seguro ha tenido que ver su nuevo entrenador. Vendrell le ha dado una inyección de confianza y parece conocer bien lo que puede hacer Garin con su juego, así como también sus debilidades”, opina el extenista Pablo Arraya.

El peruano, quien fue 29º del mundo, analiza a Rublev. “El ruso es un excelente jugador, que tiene gran peso de pelota. Lo único que no maneja muy bien es el segundo saque, ya que no lo varía mucho, pero la pelota le corre muy bien y es un tenista que hace rato que está entre los mejores del mundo. Rublev, con una edad parecida, dio el paso que está buscando Garín desde hace un tiempo.”, sigue.

De ganar, Garín igualaría su actuación del año pasado en París, lo que sería un respiro en su lucha por no perder más puestos en el ranking ATP. “No tenemos que volvernos locos todavía. Hay que reconocer que Christian ha tenido un cuadro relativamente bueno para un Grand Slam. Definitivamente este puede ser el partido que cambie la historia del jugador chileno. Una victoria lo metería entre los mejores en arcilla. Garin tiene el físico para ganar duelos en este tipo de torneos y parece haber mejorado mucho su aspecto mental. Está todo abierto”, cierra Arraya.

¿Posible rival en cuarta ronda? El joven italiano Jannik Sinner, de 20 años y doce del mundo, asoma como el principal candidato.



Diego Aguirre Diez

es periodista de Deportes El Mercurio desde 2016, especialista en el área polideportiva, cubriendo tenis, golf, rugby, atletismo, básquetbol, entre otras disciplinas.

Relacionadas
A fondo con...