Santiago de Chile.   Sáb 25-05-2024
22:18

El escándalo de dopaje que sacude (otra vez) al deporte chino

23 deportistas de ese país dieron positivo en un control previo a los Juegos Olímpicos de Tokio por una sustancia que mejora la resistencia física, pero la Agencia Mundial Antidopaje no los sancionó pues respaldó la versión china de que se trató de contaminación alimentaria.
EL MERCURIO
Héctor Opazo M.22 de abril, 2024
El escándalo lo destapó la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA), que en un reportaje denunció que la Agencia Mundial (WADA) decidió permitir la participación de 23 nadadores chinos en los Juegos Olímpicos de Tokio, pese a que en un control previo a la cita se les detectó trimetazidina, un compuesto que sirve como remedio para el corazón, pero que también aumenta la resistencia física y que está en la lista de sustanciar prohibidas.

Sin embargo, las autoridades chinas rechazaron la acusación, pues aseguraron que se trató de una contaminación alimentaria durante la concentración en un hotel, versión ratificada por la WADA. Todos pudieron competir en Japón y, de hecho, tres de ellos ganaron la medalla de oro (Estados Unidos se quedó con dos de esas platas).

Se trata de Zhang Yufei, Wang Shun y Yang Junxuan, campeones olímpicos en Tokio y que retendrán su presea. Además, varios de esos 23 nadadores están clasificados para competir en París 2024, sin ningún tipo de restricción.

“Las marcas que consiguieron son muy buenas para lo que estaban haciendo. Con récords y todo. Entonces, es lógico que exista la duda. Además, en China son muy cuidadosos con todo lo que comen, entonces, es muy raro que se les haya pasado algo así”, reflexiona Rodrigo Bañados, jefe técnico de la natación.

“Después de que la WADA revisara el documental, la agencia sigue defendiendo firmemente los resultados de la investigación científica y la decisión legal que concierne al caso. Confiamos que el Departamento independiente de Inteligencia e Investigaciones de la AMA dio seguimiento a las acusaciones recibidas y que no fueron corroboradas con evidencia, y por lo tanto no cumplieron con el umbral para abrir una investigación”, se defendió la agencia mediante un comunicado.

El problema es que en 2014, la estrella china Sun Yang también dio un control positivo por la misma sustancia y fue castigado por seis meses. Y en 2021, la patinadora rusa Kamila Valieva también arrojó una muestra adversa por TMZ y recibió una sanción de cuatro años.

No es el primer caso, además, de dopaje en el deporte chino. Son más de 100 los casos registrados en los últimos años, dentro de los cuales se apunta un escándalo que sacó a una veintena de deportistas antes de los Juegos de Sídney, debido a resultados calificados de “sospechosos”, aunque entonces no hubo castigos.

“Siempre ha habido mucho misterio en el deporte chino, no solo en la natación. Por eso, estos reportajes siempre causan impacto. No creo que esto termine aquí, aunque la WADA haya validado su presencia, porque Estados Unidos y Alemania, que denunciaron el caso, tienen una voz muy fuerte”, admite Bañados.

La WADA, con la evidencia recolectada, consideró que las cantidades de TMZ y la justificación de los organismos chinos merecían confianza, pero el contraataque de Estados Unidos fue automático.

“Los hechos siguen siendo los que se han reportado: WADA no suspendió provisionalmente a los atletas, no descalificó los resultados y no divulgó públicamente los positivos. Estos son fracasos graves, incluso si crees su historia de que esto fue contaminación y una droga potente ‘apareció mágicamente’ en una cocina y llevó a 23 pruebas positivas de nadadores chinos de élite”, ironizó Travis Tygart, jefe de la Agencia Antidopaje de EE.UU.

Desde Suiza respondieron con presuntas acciones legales por difamación.

El final está lejos de llegar...
Héctor Opazo M.

es coordinador de Deportes El Mercurio. Periodista de la Universidad de Chile, participó en la cobertura de los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 y en los JJ.OO. de Río 2016, entre otros eventos.

Relacionadas
A fondo con...