Santiago de Chile.   Jue 23-05-2024
2:29

La trama de irregularidades que terminó con la salida de Gianna Cunazza y la asunción de Harold Mayne-Nicholls como nuevo director de Santiago 2023

Terremoto en la organización de los Juegos, a cuatro meses y medio de su inauguración. La máxima ejecutiva del organismo dimitió a su cargo antes de que la destituyeran. Deja la corporación con rendiciones pendientes por $55 mil millones. El extimonel del futbol asumirá en las próximas horas.
Foto: Jonathan Mancilla
Antonio Valencia02 de junio, 2023
La reunión era urgente. Citada con carácter de extraordinario, la sesión del pleno del directorio de Santiago 2023 comenzó a las 9:30 horas en las oficinas del Ministerio del Deporte. El tema no era otro que la compleja marcha de los Juegos Panamericanos, que arrancan en octubre, particularmente por los errores y desprolijidades en la gestión administrativa que tienen al organismo con $55.187 millones de rendiciones pendientes, y con otros $90 mil millones bloqueados desde mediados de abril.
Era un día para tomar decisiones. Conocedores de la trama dice que la idea era pedirle la renuncia a Gianna Cunazza, directora ejecutiva de Santiago 2023, más aún tras el mensaje del Presidente Boric en la cuenta pública en que ordenó “subsanar” las dificultades y “asegurar una organización que cumpla con los más altos estándares de eficiencia y transparencia”.

Pero a la cita no llegó el gobernador metropolitano Claudio Orrego, miembro del directorio, de modo que la votación para modificar la mesa se reagendó para el próximo martes.

No fue necesario esperar, en todo caso, a la próxima semana. Poco antes de las 13:00 horas, Gianna Cunazza presentó su renuncia al ministro de Deportes, Jaime Pizarro.

El exfutbolista fue quien, más temprano, en la sesión de directorio, se encargó de recalcar los errores de gestión que arrastra la Corporación, principalmente por las millonarias rendiciones pendientes, y también por los líos de la directora: lejos de la austeridad que pide el gobierno, en enero pasado toda la plana ejecutiva reajustó sus sueldos a la par del alza del sector público, y Cunazza quedó ganando cerca de $9,5 millones brutos.
La historia del adiós de Cunazza tiene más aristas. Algunos ven como primera señal del destino que venía la salida de la ministra Alexandra Benado. Otros a que, la renunciada ejecutiva no advirtió al gobierno central el verdadero nivel de descalabro que se estaba armando con las rendiciones de recursos públicos.

Es más, entre los organismos fiscalizadores, el IND y la Contraloría General de la República, ya es frecuente escuchar que se trata de un nudo ciego: no hay suficientes respaldos de los gastos, al punto que si las rendiciones son rechazadas, lo que puede ocurrir es un juicio de cuentas cuyo objetivo es, sencillamente, que el fisco recupere el dinero no justificado. Alguien tiene que pagar.
No advertir la bola de nieve que venía rodando fue un episodio clave, pero no el único. El despido de la directora de finanzas, María Elena Mujica, fue otro tema que influyó.

En el Gobierno, además, fueron notando que la directora no estaba alineada con sus superiores. En marzo, a modo de golpe de timón, el Mindep pidió la salida de la mano derecha de Cunazza, Jaime Millar, jefe del área legal, luego de la controversia que llegó a la Fiscalía Nacional Económica: la adjudicación directa a TVN de la transmisión de los Juegos.

Pero lo verdaderamente relevante era el dinero. El tema estalló a mediados de abril, cuando el IND bloqueó el envío de nuevos recursos ($90 mil millones solicitados para mayo) debido a rendiciones faltantes. Y lejos de solucionar el entuerto en el último mes y medio, el problema creció llegando a $55 mil millones.

¿Qué tumbó a Cunazza? Otra voz que conoce los pasillos de Santiago 2023 resume en tres factores: los conflictos laborales, los altos sueldos de ejecutivos y, por último, el haber culpado de la falla en las rendiciones a un problema de sistema que nunca fue.
El sucesor el expresidente de la ANFP, Harold Mayne-Nicholls, afín a Neven Ilic, presidente de Panam Sports, organización dueña de los Panamericanos.

Mayne-Nicholls fue presidente de la ANFP entre 2007 y 2011, período en que la selección de fútbol despegó de la mano de Marcelo Bielsa.

El periodista, que trabajó también en la FIFA, fue sancionado en 2015 con siete años de castigo por el Comité de Ética de ese organismo, por solicitar favores a la postulación de Qatar al Mundial de 2022. La sanción fue rebajada a dos años por el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS).
“Como Gobierno, mantenemos nuestro compromiso de realizar unos Juegos de la mayor excelencia y, por lo mismo, hemos tomados las medidas que permitirán fortalecer al evento”, dijo Jaime Pizarro luego de la designación del extimonel del fútbol. Y agregó: “Tenemos la convicción que la vasta experiencia, capacidad y liderazgo de Mayne-Nicholls contribuirán a la realización de esta anhelada fiesta”.

Antonio Valencia

es redactor de Deportes El Mercurio.

Relacionadas
A fondo con...