Santiago de Chile.   Sáb 25-05-2024
22:22

A estadio lleno, Universidad de Chile dudó al final y dejó escapar el botín

La U no pudo sumar una victoria que le habría permitido alejarse aún más de la punta ante un Coquimbo Unido que exhibió su mejor repertorio y se quedó con un merecido empate en el Estadio Nacional.
Photosport
Nicolás Olea14 de abril, 2024
Más allá de las pinceladas de Luciano Cabral, Coquimbo Unido es un equipo de pundonor y potencia, que espera paciente su oportunidad para asaltar a sus rivales. Incluso en escenarios adversos, como el de ayer en el Estadio Nacional ante Universidad de Chile.

El conjunto que lidera Fernando Díaz jugó su quinto partido en 16 días y suma kilómetros en el Campeonato Nacional y la Copa Sudamericana. Se enfrentó nada menos que al único líder invicto del fútbol chileno y que metió más de 45 mil personas en el coliseo de Ñuñoa, llenos de ilusión después de tantas temporadas aciagas.

Pero Coquimbo enredó la fiesta y terminó celebrando una justa paridad 1-1. En un partido áspero, donde los azules no encontraron espacios ni ideas para asolar a su rival, la visita mostró que el camino al título siempre será complejo, y que cualquiera puede ilusionarse en una serie a la que le quedan todavía 23 capítulos.

En el partido, Universidad de Chile nunca pudo sentirse cómoda. Ni siquiera después de que Luciano Pons abriera la cuenta en el inicio del segundo tiempo y desahogara el grito de gol atrapado desde su llegada al fútbol chileno. Centro de Leandro Fernández, mala intervención de Diego Sánchez y definición del “9” argentino para dejar a la U con seis puntos de ventaja en la tabla de posiciones.

Coquimbo había controlado bien la sociedad de Fabián Hormazábal y Maximiliano Guerrero, pero al verse en desventaja avanzó varios metros y pobló el cambio adversario, ante un rival que perdía el control del balón tras la salida de Marcelo Díaz por lesión.

Así llegó el gol del empate de Andrés Chávez, que ya había celebrado a media semana contra Sportivo Luqueño, y un par de arremetidas de Nicolás Johansen que pudieron empeorar el desenlace para el cuadro universitario, que no contó con las libertadores de otras tardes y pagó cara la falta de alternativas en la banca: el técnico Álvarez sólo hizo tres cambios.

Una prueba de que el camino no será sencillo para la U, si quiere volver a ser campeón. La ausencia de Cristián Palacios se hace notar, en el calendario viene el Palestino copero y luego, ante Huachipato, no podrá contar con el suspendido Franco Calderón.

Por eso, lo de Coquimbo es una llamada de alerta para quienes estaban helando champaña. Antes de ser campeón, la U deberá sortear numerosos obstáculos y no siempre tendrá los astros alineados, ni un plantel demasiado generoso, y su rival estará doblemente motivado por doblegarlo.


Nicolás Olea

es colaborador de Deportes El Mercurio, periodista de la Universidad Católica, coberturas en Copas del Mundo, Copas América y otros torneos nacionales e internacionales. Escribió tres libros.

Relacionadas
A fondo con...