Santiago de Chile.   Jue 20-06-2024
17:45

Wilfredo Leyton: “Yo hice el primer gol de arco a arco de la historia: fue de chiripa”

“Fue hace 50 años y me hice famoso”, dice el exarquero de Aviación que, una semana antes, se mandó una chambonada tan vergonzosa como imperdonable. “Así es la vida del arquero. Brayan Cortés debe sobreponerse no más. Una vez me hicieron siete goles”.
Antonio Valencia25 de marzo, 2023
La historia del primer gol de arco a arco de la historia del fútbol chileno tiene dos caras. La del héroe, Wilfredo Leyton, portero del desaparecido Aviación. Y la del villano, Teodoro Gantz, cuidapalos de San Antonio Unido, víctima de una jugada azarosa.

“No hablo más de ese tema. No es por nada, pero no doy entrevistas. Nací arquero, fue un don de Dios, pero estoy en otra. Cada vez que hay un gol de arco a arco me llaman. Pero no, nada dicen que una vez atajé tres veces un penal en el mismo partido. No debe haber otro arquero en el mundo que haya hecho eso. Y los atajé los tres, no los tiraron pa’ fuera ni pegaron en el palo”, afirma Gantz, con voz firme.

—Y también que fue el primer arquero de segunda división que llegó a la selección.

“Claro. Fue con Pedro Morales y Orlando Aravena como técnicos. Pero del gol ese de arco a arco yo tenía 17 años y la agarró el viento. Pero ya le digo, ya no me interesa el fútbol. Estoy en cosas más trascendentales. Soy cristiano”, dice y bendice Gantz antes de cortar.

—Aló, ¿el famoso Wilfredo Leyton?

“Ni tan famoso, salvo por el gol de arco a arco que hice en Aviaicón el 73 y la campaña de ese año. Salimos campeones de Segunda y subimos cuando solo subía el primero y los partidos daba dos puntos por triunfo. Pero, ¿sabe? ese gol no tuvo tanta repercusión porque no había tele. Ese día pasó lo insólito, un gol que nunca antes nadie había hecho en Chile. Fue hace 50 años, el 23 de octubre de 1973. Me acuerdo clarito del gol”.

—Juegue.

“Estadio lleno, a un mes del Golpe de Estado. Se reanudaba la segunda rueda casi. Viajamos escoltados por militares por seguridad, porque éramos el equipo de la FACh, de la Fuerza Aérea, viajábamos en buses de la FACh a los partidos. Nosotros éramos punteros e íbamos de visita en San Antonio, que estaba peleando arriba”.

—¿Y entonces?

“Me da un pase el central Eduardo García y yo agarro la pelota con las manos en tiempos en que se podía tomar la pelota, ahora no se puede. La tomo y le pego desde el borde el área grande. Corría mucho viento ese día y se jugó un miércoles. Ese partido debía jugarse el domingo y se suspendió por mal tiempo, mucha lluvia. El día del gol no llovía, pero la cancha estaba pesada, mojada, y la pelota pesaba más porque era de cuero, no como las de ahora, que son de plástico y salen disparadas fácil”.


Aviación 1973 logró el título de Segunda División con una campaña que tuvo a Wilfredo Leyton como protagonista de otro hecho histórico: el primer gol de arco a arco del fútbol profesional chileno.


—¿Y el gol?

“Le pegué pa’ arriba buscando a Miguel Antequera, nuestro centrodelantero rapidísimo, tenía una moto en el traste ese. No le pegué tan fuerte, la pelota dio el primer bote cerca del círculo central y nadie la agarró, y cuando da el segundo bote un poco antes de la medialuna del área grande, la pelota de repente se eleva por el viento y le pasó por encima al arquero de San Antonio que saltó, tiró un manotazo para arriba pero ni la tocó. Pasó de largo y a cobrar.”

—¿Celebró?

“No festejé… es que todos estábamos estupefactos, helados, no sabíamos si se cobraba o no. Nunca se había visto antes, a lo mejor pasó pero quizás no se cobraban. Ese día hubo como un silencio y el árbitro estaba paralizado hasta que un compañero mío, Eloy Vidal, se le acerca y como que lo despierta: ‘Eso fue gol’, le dice. Y ahí lo cobró: “Sí, sí, fue gol, fue gol”, el decía el árbitro. Cobró y el estadio se vino abajo. Toda la gente de San Antonio reclamando contra el árbitro. Querían romper las rejas. Fue el segundo gol del equipo y ganamos 3-1 y seguimos punteros”.

—Un golpe de suerte lo suyo.

“Por supuesto, podría decir que vi adelantado al arquero, aunque salió mucho igual Gantz, pero no. Fue el viento. Tuve suerte. Además, nadie que haga un gol así puede afirmar que lo pensó”.

—Un simple chiripazo.

“Claro, yo hice el primer gol de arco a arco y fue de chiripa. Fue increíble. Insólito. Pero hasta el general Gustavo Leigh, que ya estaba en la Junta, me mandó una tarjeta de felicitaciones. Cada vez que paso por fuera del estadio de San Antonio hago una reverencia, jeje”.

—Y fue Canal 13 al día siguiente a recrear el gol, ¿no?

“Jaja, sí, fue un show eso. Le habré pegado 20 veces a la pelota intentando replicar el gol y con suerte pasé la mitad de la cancha. Entonces lo que hicimos fue pegarle desde el área y después, en otra toma, le pegué desde el círculo central gasta achuntarle al arco. Cortaron las dos imágenes y las unieron, jaja, fue un gol falso para la tele pero no había otra forma”.

—¿A Teodoro Gantz nunca más se lo topó?

“Nunca me topé con él. Sí dijo por ahí cuestiones, como que me había hecho famoso por ese gol, pero qué famoso si ni había cobertura. Igual pienso que a uno como arquero que le hagan ese gol, es complicado. Pero hay que sobreponerse. Eso no más le digo a Brayan Cortés, el arquero de Colo Colo que le hicieron el fin de semana el gol de arco a arco. El gol de Requena ahora (Cobresal) fue de saque de valla, y eso antes era considerado tiro indirecto y no podía ser gol. Pero bueno, no tiene para qué echarse a morir Cortés, porque cualquiera no se pone al arco. En mis tiempos de cabro chico siempre decían: ‘el más huevón al arco’. Ese era el dicho, pero ¿quién se pone al arco? Tenemos que salvar todo, pero ¿quien nos salva a nosotros?”.

—La vida del arquero no más.

“Así es la vida del arquero. Los arqueros son los locos o ma… Eso me decían, pero yo no tengo na' de loco yo, jajaj. Somos una especie poco común. Antes la parábamos con el pecho, atrapábamos con una mano una mano, yo hacía pases con la cabeza fuera del área, salía del área y enganchaba a rivales”.

—Seguro que tuvo errores.

“Pero claro, también cuento los condoros feos. ¿Se ha fijado que usted habla con futbolistas de antes y pareciera que todos fueron cracks y ninguno malo? No poh, hay que contar todo. Es más, una semana antes del gol de arco a arco me mandé uno feo feo: viene una pelota por bajo y la voy a controlar con el pie para salir jugando más rápido. La pelota iba para afuera por el lado del poste, pero en lugar de controlarla bien, me rebotó en la canilla y se fue pa adentro. Fue contra Ñublense”.

—¡Iba para afuera y se le fue para adentro!

“Claro, iba pa fuera y la metí. Mal. Y otra vez me hicieron siete goles”.

—¡Siete! Otro récord casi. ¿Cuántos goles fueron su culpa?

“No sé, mejor no me acuerdo, me puse olvidadizo, tengo 70 años, jeje. Fue un partido contra la Chile (1976), perdimos 7-3, claro que nos echaron a cuatro jugadores ese día. Pero así como me hicieron siete, también atajé dos penales en un partido y una vez me dijeron que atajé cuatro penales consecutivos en distintos partidos y en dos equipos distintos, Aviación y Naval. También me hicieron el primer gol en la historia del Estadio Monumental, para la primera inauguración de 1975. Viví otras cosas curiosas en Aviación”.

—¿Cuáles?

“El 72 jugábamos contra Palestino el último partido. Si ganaba Palestino, jugaban la definición para subir a Primera, pero del club Ferroviarios nos ofrecieron plata y ganamos 1-0. Y nos dieron la plata pero yo ni idea de cómo fue, si tenía 20 años, pero los jugadores mayores hicieron todo. Y nos llegó la plata y se repartió en el plantel, pero supieron los militares de la FACh y nos llamaron a reunión. Cuento corto, nos descontaron plata del sueldo para devolvérsela a Ferroviarios”.

—Entonces no vio al hombre del maletín.

“Esa vez no, porque me llegó la plata no más. Pero otra vez lo vi. Fue en Talca y fue para la risa. Yo jugaba en Rangers y el rival era Arica. Y mandaron a una persona con el maletín, teníamos que ganar y nos dicen: ‘Oye, nos ofrecen tanta plata’. Y listo. Jugamos, ganamos y el hombre del maletín estaba de terno en la tribuna viendo el partido, pero cuando terminó salió arrancando. Nos jodió. No pagó ni uno, jajaja”.
Antonio Valencia

es redactor de Deportes El Mercurio.

Relacionadas
A fondo con...