Santiago de Chile.   Dom 29-01-2023
3:18

Temor, presión, falta de jerarquía y un nuevo año de angustias: el crudo análisis de la “familia azul” tras el triste debut de la U

“La parte psicológica pesa mucho, hay jugadores que se chupan… Estamos en una crisis tremenda, seguimos de tumbo en tumbo y en Azul Azul no se dan cuenta de que acá se necesitan jugadores de jerarquía, que no se asusten. Si en la tercera fecha esto no cambia, es para preocuparse”, dice Roberto Reynero, excapitán del club que jugó en el ascenso. “Se notó que algunos jugadores estaban nerviosos”, aporta Marco Olea. “Pareciera que vamos a seguir sufriendo y se podría repetir la historia de los últimos años”, lamenta César Vaccia.
Foto: Photosport
Ramiro Fuenzalida24 de enero, 2023
La amargura en Universidad de Chile por el estreno en el torneo 2023 fue completa. La derrota por 3-1 ante Huachipato golpeó fuerte no solo por el resultado, sino que también por lo que mostró el equipo.

“Todos quedamos muy amargados. Estamos en una crisis tremenda y en Azul Azul aún no se dan cuenta de que se necesitan jugadores de jerarquía, que no se asusten. Ante Huachipato qué vimos: jugar al puro pelotazo y cero pasadas por las bandas… El técnico debe procurar que el equipo muestre algo, porque no se vio una línea de juego, ni siquiera una idea clara, nada”, comienza diciendo Roberto Reynero, histórico excapitán de la U cuando el equipo estuvo en el ascenso.

Otro símbolo del club, Sandrino Castec, no se queda atrás en el análisis. “Fue una partida falsa y esperemos que más adelante no se extrañen estos puntos, porque se empezó muy mal. No se vio fútbol en la U, hubo más empuje que buen juego y queda claro que (Mauricio) Pellegrino tiene harto trabajo por delante, pensando en que él, como técnico, debe hacer jugar al equipo colectivamente, lo que no se vio. Quiero creer que el equipo mejorará cuando el plantel se complete con los muchachos de la selección Sub 20. Si no se logra plasmar una idea de juego y vamos a jugar como se vio ante Huachipato, será puro sufrimiento. Dentro de lo poco que se vio, me gustó Renato Huerta: encaró, tiene habilidad, pero no le pasaron nunca más la pelota en el segundo tiempo. Igual es muy poco para un cuadro como la U”, dice el exariete estudiantil.

Reynero retoma y es lapidario con lo mostrado por algunas incorporaciones: “La U se equivocó en los refuerzos, pues Juan Pablo Gómez puede hacerle ‘collera’ a Yonathan Andía en el puesto, pero decir que el que llegó es más que el otro, no se ve. Leandro Fernández no es extremo, ahí se equivoca mucho Pellegrino, porque el argentino no desequilibró nunca ni menos sintió la función de retroceder para marcar. En esta U que debutó los laterales no pasaron nunca, nos quedamos en el pelotazo permanente y hubo un desorden evidente. Cuando se refrescó el equipo con los cambios tuvimos dos palos y llegamos al arco. Sin embargo, en el primer tiempo no llegamos nunca a través de una jugada asociada, salvo en el gol de Mateos, pero pare de contar. ¿Cuántas llegadas más hubo por asociación o triangulaciones en esa etapa? Ninguna. Colo Colo y Católica ganaron y la U sigue de tumbo en tumbo, esto es preocupante, porque quienes toman decisiones siguen demostrando que saben poco y nada de fútbol”.

César Vaccia, técnico bicampeón con la U, se suma al análisis sobre los refuerzos: “Guerra, Mateos y Gómez son buenos jugadores para el medio local y jugarán bien o mal, pero no van a marcar diferencias. Son incorporaciones más que refuerzos. Eso es un tema de tener buen ojo y de hacer buenos seguimientos, lo que en la U no pasa. Uno mira al ‘9’ de Huachipato, Rodríguez, y ve que es rápido, potente, mañoso o ves al lateral Gutiérrez, que es rápido, y la U no tiene nada de eso. No saben elegir”.

¿Algo positivo? Vaccia destaca que “Pellegrino se debe haber dado cuenta de que Israel Poblete es mucho más jugador que los que empezaron marcando en la zona media y que Fernández no es extremo. Los centrales juegan bien, pero con delanteros rápidos se les va a complicar la vida, quedó demostrado. Pero en general la U no mostró nada, no se vio una idea de juego. Se jugó al pelotazo y lo que se vio me dejó preocupado. Pareciera que vamos a seguir sufriendo y se podría repetir la historia de los últimos años. Hay harto trabajo por delante”.

Para César Vaccia, “Nicolás Guerra, Juan Pablo Gómez y Federico Mateos son incorporaciones, buenos jugadores para el medio local, pero no marcarán diferencias”. Foto: Photosport

El exatacante Marco Olea va en la misma línea: “La cancha complicó al equipo y cuando las cosas se complicaron, se desorientaron y se empezó a abusar del pelotazo. No se vio una idea sólida. Todos los años nos hacemos expectativas de que ahora sí nos irá mejor, pero en el estreno vimos más de lo mismo. A la U le faltan jugadores, lo bueno es que se ven hartos futbolistas de casa y hay que darles la oportunidad”.

De cara a lo que viene, Reynero considera que “si en la tercera fecha el equipo continúa con lo que se vio en el debut, es para preocuparse. La U empezó mal, ojalá termine bien. Lamento que no se vea un jugador con jerarquía, que ordene, pida la pelota o que tan solo marque presencia. Con ese público que acompañó al equipo no se puede perder. Los jugadores dejan harto que desear: se ponen la camiseta y les pesa. Deben entender que acá no hay que jugar al 100%, hay que hacerlo al 200%. La presión y la parte psicológica pesan mucho en la U. Hay jugadores que se chupan y ahí debe venir el trabajo del técnico para que el equipo funcione, pero como conjunto”.

Olea también apunta a la parte mental: “Viendo el equipo que entró, se notó que algunos jugadores estaban nerviosos, más allá de que para mí no fue malo el primer tiempo que mostraron, pero luego el equipo se fue desdibujando. En todo proceso cuando hay un recambio se necesitan algunos partidos para hacer una evaluación más acabada, aunque está claro que el estreno fue al debe. Pellegrino cometió el error de probar muchos jugadores en los amistosos sin darle continuidad a un mismo equipo. La U es un equipo que necesita estar arriba, peleando el título, pero para eso se necesita fiato, por eso lo principal es que los jugadores entiendan y plasmen la idea del técnico, lo que hoy no pasa”.
Ramiro Fuenzalida

es periodista de Deportes El Mercurio, con experiencia de más de 20 años en la materia. Especialista en fútbol, ha cubierto mundiales de la disciplina, adultos y juveniles, clasificatorias y copas América.

Relacionadas
A fondo con...