Santiago de Chile.   Mar 31-01-2023
11:35

España-Alemania: un choque de escuelas que encandiló al mundo

Partidazo en Al Khor. Por un lado el “tiki-taka” de la “Furia Roja”, que comenzó en ventaja gracias al tanto de Álvaro Morata, y por otro la fuerza teutona que emparejó cerca del final vía Niclas Füllkrug, el jugador menos cotizado de la escuadra. La igualdad deja mejor posicionado al equipo de Luis Enrique, aunque a la Mannschaft nunca hay que darla por muerta.
Foto: EFE
Raúl Neira27 de noviembre, 2022
Hermosa partida de ajedrez la que ofrecieron España y Alemania. “El primero basando su fútbol en la posesión del balón y el segundo en la verticalidad, en ser más directo, en la fortaleza física”, reflexiona Jorge Contreras, subcampeón de América con Chile en la Copa América de 1987.

Choque de estilos, porque se trató de dos estilos bien distintos que, finalmente, terminaron protagonizando uno de los mejores partidos del Mundial. “Dos equipos con propuestas claras y definidas. España con la posesión y Alemania con transiciones rápidas. Fueron fieles a su forma de jugar”, opina Rodrigo Gómez, subcampeón de la Copa Libertadores de 1993.


El trámite, intenso, empezó a cambiar en el segundo tiempo cuando los técnicos realizaron las modificaciones, “especialmente cuando entraron los centrodelanteros. Me encanta cuando ellos definen los partidos. Por muchos circuitos de fútbol que tengas, si no tienes quien defina se hace difícil”, cree Gómez.

Luis Enrique acertó con el ingreso de Álvaro Morata y su colega, Hans Flick, con la sustitución de Niklas Füllkrug, quien según Transfermarkt es el futbolista de menor cotización en la plantilla teutona: apenas cinco millones de euros versus los 100 de Jamal Musiala. Además, fue trascendental el ingreso de Leroy Sané.

“España es de los pocos equipos que tiene una propuesta así; quizás Argentina se acerca, porque no busca tan rápido el tema de la profundidad. Francia es mucho más directa, más explosiva. España se parece mucho al Barcelona de Josep Guardiola, porque mirando las características de los jugadores que pone arriba, por fuera, no son desequilibrantes, no son punteros clásicos, sino volantes o medios que se abren para tener la pelota. También tiene similitudes con la de Sudáfrica 2010, de Vicente del Bosque: ‘tiki-taka’, tratar muy bien la pelota, aunque los campeones del mundo tenían jugadores más profundos. Ahora exagera. Y por eso me recuerda al Barcelona: hacía dos o tres goles y se acababa el partido, no buscaban la profundidad a pesar de ser superiores”, sostiene Contreras.


Gómez opina bien similar, pero con ciertas diferencias: “Tiene algunas cosas del equipo de 2010, pero hay que guardar las proporciones, porque Xavi e Iniesta eran de los mejores del mundo. Sí tiene el ADN del Barcelona de Guardiola, aunque para mí se acerca más al Barcelona de Luis Enrique. ¿Alemania? Lo hace reaccionar el gol de España. Quienes entraron demostraron que tienen ganas de ser titulares”.?

“Los jugadores que vinieron desde la banca mostraron la dinámica necesaria para parecerse a la Alemania de siempre. Creo que el técnico vio algo distinto ahí; me parece que veremos una Alemania bien diferente”, analiza Patricio Yáñez, mundialista de España 1982.

Lo que viene es de vida o muerte. El equipo de Luis Enrique está más cómodo en puntos, aunque cierra la fase con Japón, una selección impredecible. “Tengo una sensación extraña, cuando puedes ganar a Alemania y no lo consigues. Al final te quedas un poco triste, pero estamos en lo alto de la clasificación”, expresó el seleccionador nacido en Gijón. Los germanos están obligados a vencer a Costa Rica, pero deben esperar una mano de España.

MORATA: “DA IGUAL SER TITULAR O SUPLENTE, SOY UN SOLDADO”


El autor del tanto español estaba feliz. “No sé si es justo o no el resultado, pero es lo que nos hemos llevado. Alemania es una de las mejores selecciones del mundo y hay que tomar las cosas positivas… Sabíamos que iba a ser un grupo difícil. Al final esto es un Mundial y en cualquier partido te puedes llevar una sorpresa. Dependemos de nosotros para pasar a la siguiente fase”, dijo y luego se refirió a su papel de hombre de alternativa. “Me siento cómodo estando en la selección española. Aquí la exigencia es altísima y me da igual jugar de titular o suplente. Yo soy un soldado”.

Jordi Alba expresó, por su parte: “No pudimos en la primera parte, luego marcamos y nos empataron en una jugada desafortunada. Alguna vez nos precipitamos con balón, pero tuvimos la idea de juego de siempre. Alemania es un gran equipo. El equipo lo ha dejado todo y dependemos de nosotros”.

Carvajal, el lateral derecho, no se notaba conforme. “Veníamos a ganar y nos adelantamos con el gol de Morata. Hicimos un buen partido, pero fue duro, nos exigió mucho un candidato al título. Hay que analizar y corregir errores. Después del gol nos faltó paciencia y ellos se encontraron con el empate. Toca corregir errores y pensar en Japón. Hay que ganar para ser primeros”.

“El empate nos permite afrontar el último partido con garantías”, expresó Rodri.

Hans Flick, entrenador alemán, contó que “fue un juego de primer nivel. Hicimos lo planificado y he visto cosas buenas del equipo. No sufrimos desconcentraciones como ante Japón. Es el primer paso, ahora vamos por Costa Rica. Estamos buscando las mejores condiciones para llegar a los octavos de final”.

Raúl Neira

es redactor de Deportes El Mercurio y especializado en fútbol. Con más de 25 años de carrera, cubrió la Copa Confederaciones de Rusia 2017, la Copa América de Chile 2015, copas Libertadores, sorteos y partidos clasificatorios a la Copa del Mundo.

Relacionadas
A fondo con...