Santiago de Chile.   Sáb 24-09-2022
15:41

La carrera contra el tiempo del Estadio Nacional para el clásico universitario, que la U quiere jugar con 30 mil espectadores

Múltiples obras en desarrollo para los Juegos Panamericanos de Santiago 2023, una “montaña de tierra”, escombros en varias zonas del recinto y piedras alrededor del coliseo es el panorama que enseña el reducto a 16 días del partido. No hay estacionamientos habilitados y los accesos son muy limitados. Una dura prueba para Azul Azul y para las autoridades.
Antonio Valencia10 de agosto, 2022
La expectación es alta. El fútbol vuelve al Estadio Nacional el 27 de agosto con el clásico universitario y las autoridades del club organizador, Universidad de Chile, han sostenido varias reuniones con la administración del recinto, autoridades regionales y del IND, entre otras.

En los próximos días, la U debe entregar el plan de seguridad a la delegación presidencial y a Carabineros. Ignacio Asenjo, gerente general de Azul Azul, responde sobre el proceso de retorno del público al coloso ñuñoíno.

—¿Qué medidas se tomarán para evitar problemas en accesos y alrededores del coliseo donde se ejecutan obras del Parque Estadio Nacional?

“Hoy (miércoles) hicimos una visita al Nacional y recorrimos el recinto. Nuestro plan de seguridad apunta a jugar un clásico universitario con un aforo cercano a las 30 mil personas, con un operativo pertinente para recibir a ese número de hinchas. Obviamente, y esto es importante decirlo, dependemos de lo que determine la autoridad sanitaria y política respecto de los criterios de aforo en pandemia. En ese sentido, no olvidemos que en el mismo Nacional, en septiembre, habrá varios conciertos con aforos de 50 mil personas, en promedio”.

Asenjo prosiguió: “Debemos conciliar el plan de seguridad con la obra que se está desarrollando afuera del coliseo, lo que implica un uso restringido de las puertas del estadio y una delimitación clara de sectores por donde se puede circular. Con una garantía de guardias privados de acuerdo a los requerimientos que nos haga la autoridad. Y si es necesario sumar más guardias, lo haremos”.

—¿Qué puntos sensibles detectaron, o bien, les indicó la autoridad que se deben mejorar?

“De acuerdo a los avances de las obras en el Nacional, hasta hoy solo habrá tres zonas de ingreso al coliseo. Por lo mismo, según lo que hemos hablado con la administración del estadio, debemos habilitar zonas de movimiento que eviten el contacto con el material de construcción que todavía está en el complejo. También será muy importante el resguardo perimetral del complejo, en lo que esperamos contar con la colaboración de Carabineros”.

—¿Qué harán con los estacionamientos?

“Esa zona del recinto todavía está en proceso de remodelación. Hay trabajos de construcción que se siguen realizando”.

—¿Con qué panorama se encontrarán los hinchas que asistan a ese compromiso?

“Con un recinto que está en pleno proceso de remodelación. Dentro del estadio, la cancha está en excelentes condiciones y visualmente todo está muy parecido a lo que conocemos del Nacional. En el exterior del coliseo hay muchas obras y material de construcción. Por eso hay sectores del complejo por donde no se puede transitar. Nosotros nos preocuparemos de que la señalética sea clara, para que nadie se confunda”.

La vista aérea demuestra que la playa de estacionamientos del coliseo está inutilizable. La U sugerirá no ir en auto al clásico. Foto: Cristian Carvallo

CERRO DE TIERRA


Una visita por las calles Marathon y Guillermo Mann —límites poniente y sur del Parque Estadio Nacional— basta para tener un panorama de la gigantesca remodelación del recinto.

Por el acceso de Carlos Dittborn se ven múltiples movimientos de tierra. Y donde estaban los estacionamientos, de un lado hay piedras, trabajos, tierra y maquinaria, y del otro una explanada en pleno proceso de pavimentación con asfalto.

Al fondo, hacia el sur, la postal es una gigantesca motaña de tierra. Camiones y grandes máquinas laboran para ir retirando semejante mole, que visto por tierra y por aire parece un yacimiento.

Lógicamente, asoma impracticable habilitar esos espacios para estacionamientos de los hinchas, cuya cantidad dependerá de lo que determine la autoridad.

En Azul Azul dicen que la recomendación será no asistir en autómóvil, pues los pocos aparcamientos disponibles serán reservados para la producción del evento, autoridades y prensa.

Del otro lado, por Pedro de Valdivia, el panorama es distinto. Es el principal acceso para vehículos, pero en el interior, en el perímetro que antecede el ingreso de público a la Tribuna Andes, se observan máquinas y retroexcavadoras en faena. “Estamos asfaltando todo ese sector. Hoy solo podría entrar gente por el lado de avenida Grecia”, comentan los trabajadores.

Faltan 16 días para el clásico universitario. Los escombros, las piedras y la habilitación parcial del recinto anticipan una prueba de fuego para la U y para la autoridad: garantizar la seguridad de los asistentes en este escenario repleto de potenciales armas y proyectiles para los “hinchas” violentos.
Antonio Valencia

es redactor de Deportes El Mercurio.

Relacionadas
A fondo con...