Santiago de Chile.   Lun 27-06-2022
10:08

Luis Jiménez: los trucos del juvenil anónimo que llegó a la cima del fútbol italiano

Palestino lo vendió siendo un adolescente ignoto y llegó a jugar en el Inter de Mourinho y en la Premier League. Volvió a La Cisterna, ya veterano, para ganar la Copa Chile, medirse en la Copa Libertadores y competir en las clasificatorias a Qatar 2022. El derrotero del “Mago” en voz de técnicos y compañeros, que destacan la jerarquía e inteligencia de un jugador con una carrera única. "Un futbolista con una capacidad impresionante para entender el juego", sintetiza el técnico Quique Sánchez Flores.
Foto: ANFP.
“En julio de 2018 Luis Jiménez viene de vacaciones a Chile desde Qatar y lo llevamos a dar una charla al Fútbol Joven de Palestino, le hicimos un pequeño homenaje y al poco tiempo se cerraba el mercado, él todavía tenía la posibilidad de seguir jugando fuera, con mucha creatividad logramos acercarle una propuesta y convencerlo en el descuento del libro de pases, lo inscribimos a las 17:59 horas del día que se cerraba el mercado. Ese año salimos campeones de la Copa Chile, luego juega una brillante Copa Libertadores y lo llaman a la selección”, dice Roberto Kettlun, gerente deportivo del club árabe entonces y que incluso coincidió dos meses con el cadete imberbe que vendió Palestino en 2002 a un empresario que lo llevó a probarse a clubes italianos, sin paradero claro.

“Lo dirigí a Luis en la Sub13 de Palestino, y a los 14 o 15 años empezó a hacer mucha diferencia, ahí ya jugaba en series más grandes, junto al “Peta” Castillo (Roberto). Siempre lo comparé al estilo de Zidane, por la posición, alto, elegante, de chico hizo goles decisivos, siempre. Él me pidió que lo acompañara a esa primera prueba en Europa, fuimos al Parma, entrenó con juveniles, pero lo vio Arrigo Sacchi, que era el manager, y lo llamó a entrenar con el primer equipo. Lo querían dejar a toda costa, pero después los empresarios por plata lo llevan a Ternana”, refresca Ricardo Toro, exzaguero de la selección chilena.


El técnico Ricardo Dabrowski propició su estreno en Primera con Palestino, en 2001. “En junio de 2001 Palestino fue a competir con un equipo sub19 a Groningen, en Holanda, y Luis formó parte del grupo con 16 años. Desde allí uno ya proyectaba en él mucha capacidad. Meses después debutó con el primer equipo. Hizo mucho más de lo que un jugador normal podía hacer a su edad”.

ATADO A TERNI


El “Mago” terminó de hacerse como jugador en Italia, con los códigos únicos del calcio. “Allá hasta el técnico más malo sabe de táctica”, ha dicho el nacido en Santiago Centro. En la Ternana, en el ascenso italiano, despuntó y asomaron ofertas desde la Serie A y Europa. “Luis es ante todo una persona fantástica. Un futbolista de altísima calidad. Su carrera lo demuestra. Siempre puso su gran técnica y táctica individual al servicio del equipo, nunca pensó individualmente. Todo lo que uno le pedía lo hacía con gran entusiasmo. Siento mucho que se retire”, dice Mario Beretta, su coach en Terni.

Sevilla, Villarreal, Atlético de Madrid y Chelsea, entre otros, presentaron ofertas formales, pero el fallecido regente Edoardo Longarini se encaprichó con retenerlo. Años más tarde se desligaría a través de un juicio civil de la Ternana, pero no fue gratis: tuvo que ir al ostracismo futbolístico en el Medio Oriente.

En Italia desfiló por planteles de primera línea. Defendió a Fiorentina y Lazio antes de recalar en el Inter de Milán, donde fue dirigido por el portugués José Mourinho. En el vestuario nerazzurri compartió con Zlatan Ibrahimovic, Marco Materazzi, Hernán Crespo, Dejan Stankovic, Javier Zanetti y Luis Figo, entre otros. El artillero sueco, de bromas pesadas y personalidad avasalladora, acogió al “Mago”, advertido de su amistad con el galo Patrick Vieira.

El "Mago" celebra en la Fiorentina junto a Luca Toni. Foto: Reuters.

“Me impresionaban sus cualidades. Viajé muchas veces con él y lo que más me llamaba la atención era su madurez, que debió servirle mucho porque se fue del país muy temprano. Partió muy joven y aun así triunfó, es admirable", reflexiona el exzaguero Pablo Contreras.

“La carrera que hizo es ejemplar, pues partió a Europa desde un equipo sin la repercusión mediática que tenía Colo Colo o la U. Él forjó su carrera internacional con talento, esfuerzo y perseverancia, que fue lo más rescatable. Luis fue mucho tiempo un embajador de los jugadores chilenos que jugaban y rendían en Europa”, destaca su excompañero en la Roja Sebastián González.


Jiménez se dio el gusto de jugar en la Premier League, con el West Ham de Gianfranco Zola, aunque en Inglaterra veía pasar la pelota por arriba de su cabeza, de un área a otra. Un pincezalo en Parma y Cesena, un club fijo para descender con el que logró la permanencia (anotó nueve goles), antes de dejar Italia.

UN CRACK DE PIE EXQUISITO


“¿Luis se ha retirado? Nooo, es un crack, jugué en Dubai (Al-Nasr) con él y me ayudó muchísimo, con su liderazgo, un ejemplo como profesional y dedicación para jugar hasta los 37 años. Pude conocer a su familia, sus hijas, un gran padre, es una pena para el fútbol. Lo recordaré por su calidad dentro del campo, de los mejores habilitadores con que he jugado, para un atacante es fácil entenderse con él”, dice el brasileño Nilmar, exartillero del Scratch.

¿Luis se ha retirado? Nooo, es un crack, jugué en Dubai (Al-Nasr) con él y me ayudó muchísimo, con su liderazgo, un ejemplo como profesional y dedicación para jugar hasta los 37 años. De los mejores habilitadores con que he jugadoNilmarexatacante de la selección brasileña

El técnico español Quique Sánchez Flores lo dirigió en Al-Ahli y sacó conclusiones inmediatas del chileno: “Me pareció un jugador con una capacidad impresionante para entender el juego, para desenvolverse en la media punta como para coordinar el ataque con el mediocampo; muy profesional incluso en un ambiente menos profesionalizado como en el Emiratos Arabes. Me encontré un futbolista extraordinario, en ese momento podría haber estado perfectamente en un equipo de elite. Un chico organizado, ordenado, capaz, le gustaban los entrenamientos, entendía perfectamente los planes de partidos y siempre tenía soluciones, ha tenido una carrera magnífica”, repasa el coach de Getafe.

Roberto Sensini jugó más de 15 años en Italia, pero no coincidió en la misma categoría de Jiménez. Recién se lo vino a encontrar en pastos chilenos como rival dirigiendo a Everton y lo apuntó: “Es de esos jugadores difíciles de marcar, empezaba de ‘9’ pero retrocedía, siempre libre, un pie exquisito, generaba espacios para sus compañeros, con (Carlos) Villanueva se complementaba muy bien. Se le va a extrañar, inventaba cosas, las cosas difíciles las hacía fáciles, es una lástima pero a todos nos llega este momento. Pierde Palestino y el fútbol chileno”, dice “Boquita”.

“¿Jiménez? Calidad sobresaliente dentro y fuera de la cancha, nivel de seguridad y eficiencia en momentos decisivos (personalidad en situaciones difíciles) de alta competencia”, resume Kettlun.

El volante pasa a retiro y guarda vivencias que no aparecen en ningún MBA de entrenador. Fue dirigido por Cesar Prandelli, exseleccionador italiano, Mourinho, Roberto Mancini, Marcelo Bielsa, entre otros. El último capítulo de ilusionismo fue una asistencia ante Cobresal en La Cisterna, desprendido de parafernalia. Nunca la necesitó. Fin de la función.




Claudio Herrera De La Fuente

es redactor de Deportes El Mercurio, especializado en fútbol y en atletismo de fondo, especialmente en maratón y pruebas de ultradistancia, con más de 20 años de experiencia en periodismo escrito.

Relacionadas
A fondo con...