Santiago de Chile.   Mar 18-05-2021
20:39

Manchester City finalista de la Champions: La obra cumbre de un oneroso proyecto

El equipo inglés se instala por primera vez en la historia en el juego que decidirá el cetro, el 29 de mayo en Estambul, tras despachar a PSG con un 2-0 en Etihad (4-1 el global). La escuadra de Guardiola da muestra de su variedad y por sobre la caricatura del ‘tiki-taka’ y la posesión, demuele a los galos con goles desde un saque largo del arquero y mediante un contraataque. Al límite del ‘Fair Play Financiero’, el plan del club tiene su piedra basal en fichajes siderales nunca antes vistos.
Foto: Associated Press.
“Por nuestro técnico habríamos sido capaces de atravesar un muro de ladrillos”, confesó alguna vez Joe Corrigan, mítico arquero del único título internacional que hasta ahora posee el Manchester City, cuando ganó la extinta Recopa europea, hace ya 51 años, en una definición bajo la lluvia en Viena (2-1 al Gornik Zabrze polaco) y con una escuadra integrada únicamente por jugadores británicos.

El coach de esa gesta fue Joe Mercer, que por entonces le devolvió el orgullo a la feligresía de Maine Road, apocada por la grandeza del vecino Manchester United. En las afuera del Etihad Stadium hoy se puede ver un mosaico del viejo Mercer.


Los jugadores del actual City, embarcado en un proyecto de chequera colosal y con tripulantes de diversas nacionalidades, siguen con la misma devoción el plan de su técnico Pep Guardiola, que en su quinta temporada en el club logró trepar a final de la Champions League y superar el techo que fijó Manuel Pellegrini en la campaña 2015-2016 (semifinalista). “El City ha dado una muestra de carácter y personalidad. Pep lo dijo, quería ver eso en su equipo, que creyeran en sí mismos y en su manera de jugar”, valoró Rio Ferdinand, ganador de la “Orejona” con el United.

El City, cuyo tranco hasta la final de Estambul está inmaculado (11 victorias, un empate y sin derrotas; 25 goles a favor y cuatro en contra), serpenteó con naturalidad los escenarios que le planteó el Paris Saint-Germain, que no contó con el magullado Kylian Mbappé, porque el equipo fue capaz de controlar la segunda semifinal no siempre a partir de su posesión característica (estancó su dominio en 45%), sino con armas letales según las circunstancias: en el primer gol un saque del 70 metros del meta Ederson puso a correr al lateral Zinchenko, acción que terminó en el tanto del Riyad Mahrez; y el 2-0 definitivo lo generó a partir de un contraataque feroz, armado con maestría entre Kevin de Bruyne y Phil Foden, y culminado otra vez por el zurdo argelino.

“No era el plan contraatacar, pero lo hacemos bien. El pase largo de Ederson sí estaba planeado. Sabemos que es capaz de meter el balón en la otra portería. Lo practicamos todo el tiempo y esta vez funcionó”, celebró Mahrez, autor de tres de los cuatro tantos en la llave ante los galos.

Kevin De Bruyne, el fichaje más caro en la historia del City maniobra ante Kimpembe. El belga al que más pases le dio fue a Foden (6), mientras que recibió 12 de Zinchenko. Foto: France Presse

El PSG se descolocó ante un rival camaleónico y salvo un cabezazo al travesaño de Marquinhos, los de Mauricio Pochettino no le apuntaron al arco (14 remates y ninguno a puerta). Con Neymar irascible, el resto cayó en la violencia: Di María se fue expulsado (69’) por agredir a Fernandinho, mientras Paredes, Kimpembe y Danilo también repartieron guadaña. “Jugamos el partido que planeábamos jugar, no muchos equipos pueden dominar al City como lo hicimos nosotros por momentos. Durante los 180 minutos, en 40 o 45 estuvimos con diez hombres, es una gran ventaja” masculló “Poche”.

“NO ES SOLO DINERO”


Desde que el controlador Abu Dhabi United Group for Development and Investment compró el club en 2008, la inversión de fichajes bordea los dos mil millones de euros, lo cual siempre ha tenido al club el límite del “Fair Play Financiero” que aplica la UEFA, sistema que en términos sencillos impide gastar en nuevos futbolistas más de lo que ingresa a la tesorería. Incluso, el City es hoy finalista de un torneo que bien podría no haber jugado, de haber prosperado la sanción que recibió hace dos años por “exagerar ingresos de patrocinios”, quedando impedido de participar por dos temporadas de torneos internacionales además de un multa de 30 millones de euros. Una apelación al TAS libró al club del purgatorio e incluso se le rebajó la sanción económica.

El proyecto deportivo ideado por la dupla Ferran Soriano y Txiki Begiristain logró la llegada de Guardiola hace cinco temporadas y desde ahí fichó refuerzos por 946 millones de euros, generando un déficit de 629 millones entre altas y bajas en el último lustro. De los once titulares que empezaron la revancha con el PSG, una decena se eligió en el mercado, con un costo de 479 millones de euros (ver infografía). De estos estelares dos fueron incorporados en el ciclo de Pellegrini: el belga De Bruyne, la compra más onerosa de la historia del club, y el brasileño Fernandinho.


Una política afiebrada de fichajes que tiene particularidades, por ejemplo la incesante búsqueda de defensores a valores inusuales: John Stones (55 millones de euros), Aymeric Laporte (65), Benjamin Mendy (57), Ruben Dias (68), Nathan Aké (45) y antes Nicolás Otamendi (44) y Eliaquim Mangala (45), entre otros.

“Hemos invertido mucho dinero, pero no es sólo eso. Si la gente quiere pensar eso, muy bien, pero hay mucho trabajo por detrás”, destacó Guardiola, que vuelve a la final de la Champions después de una década. “El PSG es un equipo que ha eliminado al Barcelona y al Bayern, así que esto significa muchísimo para nosotros. Esta competición son detalles. El United ganó una Champions por un resbalón de Terry, el Madrid logró una Champions en el minuto 93, el United remontó en el descuento...”, agregó el catalán.


Claudio Herrera De La Fuente

es redactor de Deportes El Mercurio, especializado en fútbol y en atletismo de fondo, especialmente en maratón y pruebas de ultradistancia, con más de 20 años de experiencia en periodismo escrito.

Relacionadas
A fondo con...