Santiago de Chile.   Sáb 26-11-2022
13:21

Javier Roca, DT chileno de Arema FC y testigo de la tragedia de Indonesia: “Fue un infierno, vi a cuatro hinchas morir en mi camarín”

El entrenador del equipo local vivió una de las mayores calamidades en la historia del fútbol mundial. “Fue un caos, un infierno, no se lo doy a nadie”, relata desde ese país del Sudeste Asiático. La policía reporta 125 fallecidos. “Deben ser unos 180 porque va subiendo, muchos están en coma”, agrega Roca en el impactante testimonio que dio a "El Mercurio".
Antonio Valencia02 de octubre, 2022
La conmoción, el sobresalto y el asombro sacuden a Javier Roca, 45 años, chileno y entrenador del Arema. El DT vivió en carne propia la tragedia que reporta 125 muertos oficiales por asfixia de los gases lacrimógenos lanzados por la policía o el aplastamiento generado por la estampida desatada luego de concluido el clásico de su equipo ante el Persebaya Surabaya, de la primera división del fútbol de Indonesia.

Roca contesta el fono apesadumbrado, casi en shock. “¡Qué cagada!, ¡qué cagada!”, repite. “Fue un caos, un infierno… no se lo doy a nadie”, dice en medio del relato de lo que vivió en el estadio Kanjuruhan.

“Yo no me di cuenta de lo que ocurría hasta que salí de la sala de conferencia de prensa. En la conferencia solo hablamos del partido y hasta de táctica, nadie sabía lo que estaba pasando afuera. Salí por el pasillo rumbo al camarín y era un griterío, gente corriendo llevando en brazos a otras y el humo de las lacrimógenas entrando”, narra.

-¿Qué vio al llegar la camarín?

“Vi a mis jugadores, médicos, paramédicos tratando de salvar a unos hinchas. Les hacían reanimación, los demás les tiraban aire con las toallas. Estaban muy mal. Asfixiados. Vi morir a cuatro hinchas ahí mismo en mi camarín… dos eran niñas de unos 15 a 16 años, y los otros jóvenes de 23 o 24 años… Terrible. Unos estaban vivos, pero otros al parecer ya llegaron al camarín sin vida”.

Roca, un ex volante que jugó en la sub17 de Colo Colo junto a Héctor Tapia, Manuel Neira, Francisco Arrué y Frank Lobos, toma aire y continúa. “Todo empezó después de terminado el partido. Hubo problemas de los hinchas con la policía en las tribunas y empezaron a arrancar hacia la cancha y por dónde podía.. En el estadio solo había hinchas de nuestro equipo que era el local. La policía empezó a lanzar bombas lacrimógenas. A la policía se le pasó la mano. Ahora hay una investigación para determinar responsabilidades”.

-La policía reporta 125 muertos.

“Deben ser más de 180, porque va creciendo la cifra. Muchos están en coma, por eso creo que el número de muertos aumentará. Es lo peor que he vivido”.

-¿Qué ocurrió luego?

“Después de que sacaron a los fallecidos del camarín nos quedamos todos como tres horas más. El partido terminó a las diez de la noche y del estadio salimos después de las tres de la mañana. El equipo rival salió antes, los sacaron en unas tanquetas de la policía. No supe si hubo problemas en su camarín con nuestros hinchas. Llegué a mi casa tarde y a las seis de la mañana me empezó a llamar mi familia de Chile. Los tranquilicé y acá estoy”.

-Las imágenes que llegan son terribles.

“Hay unas que han borrado. Vi unas fotos de los muertos que iba juntando en un pasillo del estadio… uno al lado del otro. Murieron 53 hinchas en el estadio, los demás en los hospitales por asfixia o aplastados con la gente que arrancaba. Fue un horror”.


Javier Roca, entrenador del Arema FC, fue un volante juvenil de Colo Colo, Trasandino, San Felipe y otros clubes chilenos antes de emprender rumbo al sudeste Asiático, en 2003. Obtuvo su título de entrenador en el INAF en 2017 y regresó a dirigir a Indonesia.


UN NIÑO DE 5 AÑOS ENTRE LOS FALLECIDOS

El desastre de Malang, ciudad al este de la Isla de Java, se desató tras la derrota del local, Arema FC, ante el Persebaya Surabaya, la primera caída ante su archirrival en más de dos décadas. El estadio, con capacidad para 40 mil espectadores, estaba lleno, y unos tres mil invadieron la cancha luego de la caída de su escuadra, según la policía.

El primer reporte, el sábado por la noche, cifró en 175 la cifra de muertos. Este domingo el el vicegobernador de la provincia de Java Oriental, Emil Dardak, oficializó el deceso de 125 personas, pero hay 323 heridos en los hospitales.

Según reportes de prensa, la tragedia escaló cuando la policía persiguió a los aficionados en la cancha y dispararon gas lacrimógeno, provocando que la muchedumbre corriera buscando una salida. Numerosas víctimas murieron pisoteadas o asfixiadas. Entre las víctimas hay un niño de 5 años, según reveló un director de hospital a la TV local. Dos efectivos policiales también perdieron la vida.

Amnistía Internacional llamó a que se efectúe una investigación sobre por qué se utilizó gas lacrimógeno en un espacio cerrado.

El ministro indonesio de Deporte y Juventud, Zainudin Amali, se disculpó por el incidente y prometió investigar las circunstancias de la estampida.

“Es una tragedia más allá de lo imaginable”, dijo Gianni Infantino, presidente de la FIFA.

La Asociación de Fútbol de Indonesia suspendió los partidos de fútbol por una semana, prohibió al Arema FC organizar encuentros en casa para el resto de la temporada.

Indonesia será el anfitrión del Mundial Sub 20 de la FIFA en mayo en seis estadios del país. El de Malang no está incluido en el torneo.

Antonio Valencia

es redactor de Deportes El Mercurio.

Relacionadas
A fondo con...