Santiago de Chile.   Sáb 26-11-2022
13:07

Los secretos de Juan Martín Lucero, el goleador que les devolvió la alegría a los colocolinos

La moraleja de Batistuta, la estabilidad emocional con su psicólogo de cabecera y un gurú que le mostró los secretos del área sostienen el repertorio de un atacante incidente, rico en movimientos y letal en la pegada. El mendocino suma 23 tantos oficiales en la temporada, la mayoría aciertos que abren partidos y timbran puntos. Pulido con los años (“su mejora es notable”, dice Mauricio Pellegrino), el artillero se alza como pieza angular en el líder.
Foto: El Mercurio.
Claudio Herrera de la Fuente02 de octubre, 2022
Un goleador que no siempre fue tal. “Siempre fui de jugar por fuera, lejos del área, un lugar que evitaba inconscientemente”, decía Juan Martín Lucero cuando asomaba en las inferiores de Defensa y Justicia, club que reclutó al imberbe mendocino después de pruebas fallidas en Independiente y Estudiantes.

El “Gato” fue conminado a explorar la zona definición, pero no fue una expedición a la suerte. Mauro Gerk, un ayudante técnico de Diego Cocca en el “Halcón”, le mostró la hoja de ruta. “De él aprendí todo lo que sé dentro del área”, confesó alguna vez Lucero.

Es un ‘9’ de cualidades enormes y tiene lo más difícil: una técnica de golpeo envidiable, siempre busca el lugar más lejano del arqueroMauro Gerkextécnico de Lucero

“Con Martín trabajé en sus inicios en Defensa y Justicia, él jugaba más por fuera, pero hablando con Diego nos dimos cuenta que podía ser centrodelantero y no le erramos. Encontramos un futbolista de condiciones tremendas, era fácil entrenarlo, mucho trabajo de golpeo de pelota y definición, se iba superando, llegó a ser el goleador del Ascenso, tuvo un crecimiento enorme. En 2018 lo volví encontrar con Xolos de Tijuana. Es un ‘9’ de cualidades enormes y tiene lo más difícil: una técnica de golpeo envidiable, siempre busca el lugar más lejano del arquero. Además, posee esa capacidad de moverse en el área, de hacer doble movimiento, de anticipar, el área es como su casa, conoce cada rincón, es un goleador de raza”, comenta Gerk desde México, donde dirige a Querétaro.

-¿Es cierto que una frase de Gabriel Batistuta le sirvió mucho con Lucero, Gerk?

“Fue una frase que siempre la había leído de Batistuta cuando estaba en Fiorentina, ‘cuando erro un gol, limpio mi mente y vuelvo a enfocarme’. Tenía guardado el recorte y un día se lo llevé a Martín, porque como todo goleador pasan malas rachas y se trata de eso limpiar la mente y volver a enfocarse en el juego, el que tiene esa capacidad se transforma en un gran goleador y Martín lo ha hecho muchas veces. Me acuerdo del día que se lo mostré y lo tiene bien aprendido”.


Lucero aterrizó en Pedrero y el efecto fue inmediato: 23 tantos entre torneo nacional, Copa Libertadores, Copa Sudamericana y Copa Chile, además de seis asistencias. Su repertorio frente al arco es variado (ver infografía), pero predomina la definición rápida, casi siempre a uno a dos toques, porque su capacidad de perfilarse y desmarque le permite celeridad en el disparo, sin que eso signifique precipitar la acción. Y sus goles, además, nunca son de reparto: en 16 ocasiones abrió el marcador y cuando aquello sucedió apenas una vez Colo Colo perdió (ante Ñublense en Chillán por la Copa Chile). A todos los rivales internacionales de Cacique les marcó.

Lucero llegó con 30 años a Chile y su derrotero lo avala: hizo golesen todos los clubes que defendió. Mauricio Pellegrino lo dirigió en Vélez Sarsfield antes de llegar a Macul. “Juan se merece lo mejor por su humildad y espíritu de trabajo, tiene gran sentido de equipo y ahora está en su plenitud. Lo tuve en independiente también y la mejora es notable. Me pone muy contento verlo rendir a este nivel”, reseña el exdefensor vía whatsApp.


Ricardo Dabrowski, exariete y técnico albo, valora la sinergia que generó el mendocino con el colectivo. “Lucero llega a Colo Colo en un momento que el equipo buscaba una identidad y ya había logrado buen funcionamiento, él se acopló y era el elemento que faltaba, fue una fusión fantástica. Es un jugador muy de equipo, porque se marcaron muchos goles por asistencias suyas, a partir de sus movimientos; fíjese que siempre busca al compañero mejor posicionado, eso genera empatía, él transmite tranquilidad, siempre da la sensación que va a convertir, le da confianza al conjunto. Es un futbolista con buena formación, porque tiene incorporadas las diagonales, siempre se hace el espacio para recibir libre y quedar frente al arco, muy inteligente”, observa "Polaco".

Lucero perfilándose a la carrera para patear de primera casi siempre. "Tiene una técnica de golpeo envidiable", dice Gerk, exariete de Newell's. Foto: El Mercurio.

Lucero, curtido en la dureza del fútbol argentino, además de México y la exótica competencia de Malasia, también fomenta su equilibrio mental. El psicólogo deportólogo Gustavo Goñi trabaja junto al ariete desde los 17 años. “Coincidimos en Defensa y Tijuana, y cuando él se va al exterior seguimos en contacto vía zoom y cada vez que puedo viajo a Chile y hacemos el trabajo presencial. Martín es un inconformista del fútbol, si mete un gol quiere dos, si hace dos quiere tres, esa ambición lo ha llevado a tener la carrera que hizo. El ha entendido que si uno, dos o tres partidos no anota, no deja de ser goleador, no tiene que rendir examen cada domingo (…)”.

-¿Esta es la mejor versión de Lucero?

“Uno trabaja con personas y deportistas que en algunos casos llegan a su techo y en esa situación mi tarea es reforzar lo que ya tiene, en el caso de Martín aún le queda más potencial por descubrir. Él es de origen muy humilde, maduró con el tiempo, se cultivó como ser humano y eso le ha permitido tomar buenas decisiones de vida, jugó en distintos países, creció. Trato de acompañarlo como persona, del jugador se encarga él”, sostiene el profesional que se desempeña en Gimnasia y Esgrima La Plata.

Colo Colo volvió a tener un goleador como la gente. El “Gato” abrazó quizás el oficio más difícil del fútbol tentado por terceros. Tuvo acceso a un buen manual, que incluía capítulos espirituales. “Limpio mi mente”, sugirió “Batigol”. El camino valió la pena.

Claudio Herrera De La Fuente

es redactor de Deportes El Mercurio, especializado en fútbol y en atletismo de fondo, especialmente en maratón y pruebas de ultradistancia, con más de 20 años de experiencia en periodismo escrito.

Relacionadas
A fondo con...