Santiago de Chile.   Vie 25-09-2020
2:03

Entrevista exclusiva con Lewis Hamilton: “He visto imágenes increíbles de las estrellas en el cielo de Chile, me encantaría ir, soy un loco por el estudio del espacio”

Con seis títulos de la Fórmula Uno, el piloto británico es uno de los deportistas más importantes de la historia. Pero sus intereses exceden con largueza a sus impresionantes registros en la pista. Es más. Dice que quiere dejar un legado: la lucha contra el racismo, la alimentación sana y ser una inspiración para los jóvenes destacan entre los motores que mueven a la leyenda viviente del automovilismo: “No estoy aquí solo para ganar y romper récords. Eso me da la oportunidad de hablar de los temas que realmente pueden cambiar el mundo”, sostiene. La conversación, vía videollamada, es imperdible.
Foto: Daimler AG
Alejandro Cisternas01 de septiembre, 2020
Cuesta encontrar un deportista que domine su disciplina de manera tan contundente como Lewis Hamilton en las últimas temporadas de la Fórmula Uno. En un año que la humanidad no olvidará por la pandemia del covid-19, el piloto inglés también deja una huella imperecedera: está cerca de pulverizar todos los récords conocidos en la máxima categoría del automovilismo mundial.

Seis títulos de F-1, 89 victorias, 93 pole positions y 157 podios enseña su increíble bitácora. Y nadie parece detener su abrumador avance. Está en la cima. Desde ahí tuvo tiempo para conversar con www.elmercurio.com/deportes a través de una videollamada.

El primer tema que abordó Hamilton, cómo no, fue el que afecta a todo el planeta: la pandemia por el coronavirus.

“Ha sido un año horrible para el mundo. Pero tenemos que tratar de encontrar lo positivo, aprender lecciones de lo ocurrido. Ha sido devastador ver tantas pérdidas de vidas, de trabajos… Es muy triste ver lo que está sucediendo en todo el planeta. Estamos juntos todos en esto”, indicó el piloto de Mercedes y atleta de Monster Energy.

—¿Cómo vivió el confinamiento y cuánto cambió su vida en este tiempo?

“Para mí no fue fácil. Por eso estoy muy agradecido de estar corriendo, en mi trabajo, algo que no todo el mundo ha podido. Ahora me concentro en hacer lo mejor. Como piloto, como deportista, hay que ser súper cuidadoso, mucho más que el resto de personas de mi edad. Mira lo que pasó con “Checo” (Pérez, piloto mexicano), que se perdió un par de carreras (contagiado de covid-19) y eso es algo que no me puedo permitir cuando estoy luchando por el campeonato. Es difícil, el aislamiento no le gusta a nadie, pero tengo un objetivo mayor, que es ganar el título”.

—¿Qué cosas positivas pudo sacar?

“Es la primera vez en muchos años que me quedé en casa por tanto tiempo y eso hizo que me diera cuenta de que me gustaría pasar más tiempo con mi familia. Me hizo pensar en las cosas importantes de la vida. Por eso quiero crear buenos recuerdos, entender lo que pasa en el mundo y ver cómo puedo impactar positivamente en la gente, en las minorías y también en el medioambiente”.

—Usted es uno de los deportistas más famosos del mundo. ¿Qué es lo mejor y lo peor de eso? ¿Qué haría si fuera anónimo por un día?

“(Ríe) Sí, sí tengo días de anonimato a veces. Cuando me hablan de la fama, pienso en mi experiencia personal. Conozco a otros famosos y son personas normales. La gente que nos mira nos ve como famosos, pero uno no se siente así. Es raro cuando alguien te reconoce en algún lugar, uno tiene que manejar su vida de manera diferente, cuidar su privacidad, lo cual no siempre es fácil. Pero creo que lo logro. En el receso de cada temporada nadie sabe dónde estoy, no tengo que usar el traje de piloto, uso chalas, salgo a tiendas, hago cosas normales y paso tiempo con mi familia como alguien normal, no la persona que ves en televisión”.

Hamilton cruzando la meta el domingo en Bélgica. Fue la 89ª victoria de su palmarés, a solo dos de igualar a Michael Schumacher. Foto: EFE

—Cada día se acerca más a batir los récords de Michael Schumacher. Y constantemente se lo recuerdan. ¿Es una presión? ¿Cómo la maneja?

“No siento presión por el tema de los récords. Toda mi vida ha sido así, desde que comencé a correr a los 8 años he enfrentado la presión por obtener resultados para no perder oportunidades. Siendo la única persona de color, sabía que tenía que trabajar extra duro para maximizar mis opciones. Al único que puedo decepcionar es a mí, porque yo me pongo presión. Cuando voy a las carreras y me empiezan a hablar de récords, honestamente creo que significa más para la gente que me lo pregunta. Soy un hombre que no se fija en eso. Por supuesto que cuando mi nombre es mencionado al lado de gente que crecí admirando es como ‘wow’… Tengo que tomarme un segundo para pensar y darme cuenta de lo que significa”.

—Su ídolo es Ayrton Senna. ¿Qué siente al haber logrado más que él?

“Es algo que es muy difícil de asimilar. Como niño lo admiraba, recuerdo cuando lo veía por televisión, dónde estaba y cómo me sentí el día que murió, la emoción que pasé en mi primera visita a Brasil en 2007 al visitar su tumba. Gané mi primer campeonato en Sao Paulo (2008). Lo que hizo él ayudó a crear mi sueño, me dio esperanza. No importa quién tenga más o menos, él fue un ícono, una figura que capturó los corazones de su país y de mucha gente en el mundo, como yo, sin que él lo supiera. Eso demuestra el poder que tiene el deporte”.

—Senna era muy religioso. ¿Usted también? ¿En qué cree?

“Me crié como católico. Iba a la iglesia cada fin de semana con mi familia hasta antes de empezar en el automovilismo; ahí empecé a ir menos. Estuve en un colegio católico también. Cuando era un veinteañero diría que fui muy cercano a Dios. A veces he experimentado sensaciones de iluminación y me pregunto cosas. Por ejemplo, pienso que soy el único piloto negro aquí, ¿por qué yo? O después de una vuelta de clasificación, me cuestiono de dónde viene la fuerza para lograrlo, ¿cómo hice eso? Realmente creo que hay un poder más grande que nosotros en alguna parte del universo, no sé si alguien lo pueda saber verdaderamente. Me siento más espiritual que antes, estoy leyendo sobre lo que pasa con los planetas. Soy muy curioso sobre el espacio, es una de mis cosas favoritas: mirar las estrellas, estudiar la gravedad… Diría más bien que soy una persona de energías, creo en la energía que me dan los fans y trato de usarla”.

Cuando pequeño me subía en un auto era capaz de hacer cosas y poner el auto en lugares que otros no podían. Eso fue una experiencia inspiradora. Entonces comencé a perseguir este sueño


SEGUIR O PARAR


Hamilton debutó en la Fórmula Uno en 2007, con 22 años. En la temporada siguiente se convirtió en el campeón más joven de la historia, marca que batió Sebastian Vettel en 2010. Pero su época de gloria llegó después: a los 29 fichó en Mercedes y conquistó las coronas de 2014, 2015, 2017, 2018 y 2019. Hoy, con 35, se encamina inexorablemente a su séptimo campeonato.

—¿Hasta cuándo se ve en la Fórmula Uno? ¿Ha pensado qué hacer después del retiro?

“No sé por cuántos años más siga corriendo. He hablado con muchos deportistas retirados y he leído sobre el tema. Algunos se van muy pronto, otros lo hacen tarde, se quedan mucho tiempo y su rendimiento va bajando. Yo siento que estoy mejorando cada vez más. Este año estoy rindiendo mejor que nunca, sigo corriendo fuerte, me siento sano, en forma y muy enfocado. No me veo parando prontamente, pero sí pienso en lo que viene después y en lo que quiero hacer. Es una vida totalmente diferente. Ahora mismo que tengo más edad he empezado a entender el mundo y el impacto que los humanos tenemos en él. Me gustaría involucrarme en tecnología que es sustentable; pelear por los que no tienen voz, como los animales: las industrias de la moda y de los autos usan cuero, me gustaría tratar de cambiar eso; buscar que los niños tengan más acceso a la educación: todo niño se merece la oportunidad de desarrollar sus habilidades”.

—La Fórmula 1 no deja tiempo para otras cosas…

“Claro, es mi trabajo principal y consume la mayor parte de mi vida. La gente ve solo tres días en la televisión, pero no sabe lo que pasa detrás, lo difícil que es llegar aquí y hacer lo que hacemos. Hay tiempo de preparación, de estudio, la parte física, dormir, la alimentación, la técnica. Hay mucho para enfocarse y no es fácil hacer otras cosas”.

—¿Qué lo motiva a seguir habiéndolo ganado todo?

“En mi esencia está que amo las carreras desde que era un niño, amo los autos. Como todo el mundo, he tenido muchos problemas. Cuando pequeño me deprimía porque no me iba bien en la escuela, muchas veces me dijeron que no era suficientemente bueno. Pero cuando me subía en un auto era capaz de hacer cosas y poner el auto en lugares que otros no podían. Eso fue una experiencia inspiradora para mí. Entonces comencé a perseguir este sueño. Ahora estoy aquí y veo a mucha gente que me sigue y estoy agradecido por eso. A veces leo que gente me escribe y me dice ‘tuve un mal día, pero lo que hiciste me ayudó a superarlo’. Eso me hace pensar cuánto nos necesitamos los unos a los otros. Por eso siento que esto que hago me da la plataforma para hacer escuchar mi voz”.

RACISMO Y LEGADO


Lewis Hamilton ha llevado la bandera de la lucha en contra del racismo entre las estrellas del deporte: Mercedes pintó sus autos de negro y la F-1 estableció protocolos para manifestarse en contra de la discriminación, básicamente como respuesta a la protesta del piloto británico.

Más aún: leyendas del automovilismo de todos los tiempos, como Mario Andretti y Jackie Stewart, criticaron a Hamilton por su activo rol en contra del racismo. Pero él defiende con fuerza su postura. Lo hizo varias veces en el último tiempo. Y ahora profundizó:

“Después de ver lo que ha pasado en el mundo, mi gran objetivo es luchar contra el racismo y toda forma de discriminación. Es una batalla constante que se está peleando hace cientos de años. Nelson Mandela y Martin Luther King pelearon por ello y seguimos en lo mismo. Me interesa empujar por la diversidad en esta industria, algo que nadie había hablado antes, simplemente se aceptaba como era. A medida que he crecido me he dado cuenta de mi propósito en la vida: no estoy aquí solo para ganar y romper récords. Eso me da la oportunidad de hablar de los temas que realmente pueden cambiar el mundo, me da una plataforma para tratar de cambiar las cosas para mis hijos, tus hijos e intentar crear un mundo mejor. Eso me inspira a seguir peleando”.

Hamilton decoró su casco con el mensaje “Black Lives Matter”. La lucha contra el racismo es una de sus principales preocupaciones fuera de la pista. Foto: Daimler AG

—Hace un tiempo se hizo vegano. ¿Por qué?

“Crecí comiendo lo mismo que todos: carne, leche y sus derivados, dulces, chocolates, pollo, pescado. Las fajitas mexicanas son mi plato favorito. Cuando voy a México y me ofrecen tacos… ¡Oh Dios mío! Es mi favorito. Pero empecé a conocer personas que eran veganas y me explicaron algunas cosas que para la gente pasan inadvertidas. Cuando vas a un restorán, no te preguntas de dónde viene lo que comes, el impacto que hay detrás. Fue como un despertar. A veces me dolía el estómago y no entendía por qué. Empecé a remover ciertas comidas de mi dieta y fue beneficioso: inmediatamente me sentí mejor apenas dejé de comer carne. Después, enterarme de las matanzas de vacas de la industria de la carne me hizo sentir muy triste. Son cosas que no te enseñan en la escuela. No es algo que se da de un día para otro, es un proceso. Ser vegano es la mejor decisión que he tomado, junto con tener mis perros. Es algo que me ha dado energía. Y no soy el único vegano, hay otros deportistas, como (Novak) Djokovic, número uno del tenis. No es coincidencia. No quiero forzar a la gente, pero sí digo que no comería algo que tiene una madre. Si piensas realmente en eso, es horrible”.

No estoy muy interesado en los E-Sports… Cuando era más joven, con mi hermano hacíamos competencias online, pero básicamente jugábamos FIFA. Es fenómenal lo que se ha hecho con los juegos actualmente, pero no sé qué vendrá en el futuro, si será más sofisticado o más realista

—¿Cómo le gustaría ser recordado?

“No pienso mucho en eso. Solo quiero asegurarme de vivir al máximo, porque nadie sabe cuánto tiempo nos queda. Ahora mismo tengo en mente a Chad (Chadwick Boseman), un héroe de la vida real que será muy recordado, tenía solo 43 años. Hay que aprovechar al máximo cada día, crear recuerdos, ayudar a la gente. Espero mirar atrás algún día y saber que ayudé a un niño a superar sus miedos, o a alejarse de problemas o a impulsarlo a hacer algo que no creía que era capaz. Pienso en ese impacto positivo en la vida de la gente”.

—Para cerrar, ¿algún mensaje a sus fans en Chile? ¿Sabe algo del país?

“Nunca he estado ahí, pero he querido ir. De hecho, trabajo con gente que tiene familia allá (Rosa Herrero, su asesora de prensa). He visto imágenes increíbles del país, en especial cómo se ven las estrellas en el cielo. Como dije antes, soy loco sobre el espacio, así que espero ir allá algún día. No sé cuántos fans tendré en Chile…”.

—Muchos.

“Oh, hombre, gracias. Solo quisiera decirles que crean en sí mismos. Y que en los tiempos actuales se cuiden: usen mascarilla, protéjanse ustedes y a sus cercanos. Les mando mi energía positiva y espero que 2020 termine de la mejor manera posible”.

Palabra de Lewis Hamilton.

Alejandro Cisternas

es coordinador periodístico de Deportes El Mercurio. Ha cubierto eventos nacionales e internacionales de fútbol, automovilismo, golf, básquetbol, tenis y otras disciplinas.

Relacionadas
A fondo con...