Santiago de Chile.   Vie 01-03-2024
21:41

Matías González, arquero del fútbol para ciegos: “Te llegan bombazos más o menos cerca y son pesadas las pelotas”

El jugador cuenta su experiencia como golero de la escuadra nacional y explica las dificultades de enfrentar futbolistas no videntes. Chile juega este sábado contra Argentina en la definición por la medalla de bronce de los Juegos Parapanamericanos Santiago 2023.
Foto: Archivo personal
José Contreras24 de noviembre, 2023
Matías González es confeso hincha de la U y no vacila en asegurar que una visita al CDA en 2022 es “uno de sus mejores días de su vida”. El arquero de la selección de fútbol para ciegos llegó a compartir con los azules y uno de los jugadores no videntes, en el partido, le hizo un gol de taco al ecuatoriano Hernán Galíndez, que quedó asombrado. El golero le regaló indumentaria del equipo a sus compañeros y a su colega le dio sus guantes.

“Esa experiencia en el CDA… Estaba como un perro con dos colas, muy contento, emocionado de pisar el CDA, compartir con los jugadores, de mostrarles la disciplina y de hacer discusión. Creo que es uno de los días más felices de mi vida. ¿Los guantes de Galíndez? Los tengo guardados. Los ocupé una sola vez para un concentrado y después me dije ‘los vamos a recordar para siempre’”, relata González, de 29 años, kinesiólogo de profesión y portero titular de un equipo que este sábado enfrentará a Argentina en la definición por la medalla de bronce en Santiago 2023.

¿Cómo viven ustedes competir de local en estos Juegos?

“Lleva un poquito más de presión, de expectativas altas, pero lo hemos sabido llevar con el cuerpo técnico, psicólogos, familias, amigos. Hemos estado todos juntos, tranquilos, apoyándonos el uno con el otro. Nuestro objetivo es estar en el podio, queremos quedarnos con alguna medalla”.

¿Están muy lejos del nivel de las potencias?

“No tanto en el sentido de la preparación. Hemos hecho un trabajo súper bueno este último tiempo, que se acerca mucho a lo que hacen Brasil y Argentina, que entrenan casi todos los días y se dedican a esto, es su trabajo. Con este cuerpo técnico que encabeza David Soto hemos hecho un trabajo súper profesional y nos hemos acercado bastante a lo que ellos hacen. Hay diferencias, pero le podemos pelear igual a ellos”.

Estaba acostumbrado a jugar adelantado en futbolito o baby, ser parte del juego. Acá no puedo serlo, tengo que estar bien limitado a mi área, porque si me salgo es penalMatías Gonzálezarquero selección fútbol para ciegos

¿Cómo es su historia con el fútbol para ciegos?

“Llegué a la disciplina en 2018. En 2017 hicieron la Copa América acá y buscaban un arquero sub 23. Había postulado para ser voluntario, ayudar a los jugadores en la cancha, etcétera, pero como estaba terminando mi tesis no pude participar. Igual le di mi teléfono a un jugador de la selección y después se empezaron a contactar conmigo, me empezaron a invitar a los entrenamientos y fui hasta que quedé en la selección”.

Y eso lo lleva a jugar a Argentina…

“Se dio el año pasado, cuando fuimos a la Copa América en Córdoba. Llegamos a disputar el bronce, pero perdimos con Colombia 2-0 y quedamos cerca de clasificar por primera vez a un mundial. En ese partido tuve una buena actuación y se me acercó en el hotel el técnico de Córdoba. Me preguntó si quería jugar ahí, le dije sí y se fueron dando las cosas hasta que este año pude debutar en la liga de Argentina. Estoy muy contento por eso y también por ser el primer arquero que juega en otro país. Se hace mucho más difícil para un arquero sin discapacidad visual salir a jugar a otras ligas. Se da más en los jugadores ciegos. Pero ser el primero me alegra mucho y espero que muchos compañeros más puedan vivir esa experiencia”.

¿Siempre fue arquero?

“Desde los 6 años, he pasado por todas las modalidades del fútbol convencional: fútbol 11, fútbol 7, fútbolito, baby, futsal. Esta disciplina la conocí en la universidad en 2017 y poco a poco me fui metiendo en el fútbol para ciegos”.

¿Alcanzó a llegar al fútbol profesional?

“Yo fui más del fútbol de barrio, del día domingo, cuando armaban el equipo en el suelo con los carnets. También pasé por el fútbol universitario, que fue como lo más cercano a lo profesional. Mi intención fue ser futbolista profesional cuando era niño, pero después vi que el ambiente no era tan bueno y decidí irme por el lado profesional”.

Matías González y la selección chilena en un torneo en India: “Tenemos para jugar otro período más de cuatro años”, asegura. Foto: Archivo personal

¿Cómo es la adaptación desde el fútbol convencional al fútbol para ciegos?

“De manera resumida, la cancha cuenta con vallas laterales, es de 40 por 20 metros y son cuatro jugadores ciegos más un arquero. La cancha se divide en tercios y el arquero solo puede hablar cuando el balón sonoro está en su tercio. Atrás del arco rival hay un guía llamador que orienta al delantero para que haga goles. Nosotros tenemos un área súper limitada, de cinco metros de ancho por dos de largo, por lo que estamos obligados a trabajar harto la velocidad de reacción, el achique. En el convencional se da que te enfrentas uno contra uno y el delantero mira a veces dónde le va a pegar. Acá, con el futbolista ciego, no puedes ver dónde le va a pegar: va dominando el balón por la izquierda y te saca un puntete arriba a la derecha. Es harto trabajo de velocidad de reacción. Te llegan bombazos más o menos cerca y son pesadas las pelotas, por los cascabeles. Duelen, pero es cosa de costumbre”.

¿Se trabaja en algún lenguaje especial para coordinarse con los jugadores de campo?

“No, lo único que tenemos que hacer es dar instrucciones cortas y precisas, porque si estás hablando todo el rato vas a desorientar al jugador y no va a poder escuchar el balón. Por ejemplo, le digo ‘dos metros a tu izquierda’ o delante tuyo, dale. Ahí ya me quedo en silencio para que él se pueda orientar un poquitito más”.

Debe ser complicado, porque el arquero, en general, es gritón…

“Y también con lo del área. Estaba acostumbrado a jugar adelantado en futbolito o baby, ser parte del juego. Acá no puedo serlo, tengo que estar bien limitado a mi área, porque si me salgo es penal. También con las indicaciones debo estar concentrado porque si estoy dando órdenes y otro le pega, me pilla paveando”.

¿Cómo es el trabajo táctico con los jugadores? ¿Aportan los arqueros en esto?

“Este cuerpo técnico que llegó nos dijo que ‘a ustedes los vamos a tratar como futbolistas convencionales’, así que la diferencia no es mucha. Se hacen algunas adaptaciones, instrucciones más claras. A veces tomas al jugador, le muestras el movimiento y él entiende. O cuando le muestras con tu gesto, que te toque y sienta el movimiento del cuerpo o los brazos, él se adapta rápidamente a los movimientos. Pero lo que más importa son las indicaciones, avisarle que no vaya a chocar con la valla o entre ellos”.

De los arqueros de la actualidad, ¿ve a alguno con condiciones para jugar en esta disciplina?

“En el nivel nacional tenemos muy buenos arqueros. Podría decir que Claudio Bravo, que es un referente para todos. Brayan Cortés andaría bien en esta selección, lo mismo Cristóbal Campos o el ‘Zanahoria’ (Sebastián) Pérez, que me gusta mucho. A un arquero muy alto puede que le cuesten algunos balones abajo”.

¿Cómo se proyecta en el tiempo la disciplina en Chile?

“Se está trabajando a través del Comité Paralímpico. Han ido a regiones a hacer clínicas de fútbol, se hace difusión del deporte, buscando talentos y gente joven para que se sumen. Estos Juegos, además del legado de infraestructura, van a hacer que la gente se empape de deporte, que le llame la atención el deporte adaptado. Queremos seguir como equipo, nosotros siempre decimos que tenemos como una ‘generación dorada’, creo que tenemos para jugar otro período más de cuatro años, nos queda harto camino por recorrer”.

¿Es muy difícil para un futbolista ciego adaptarse al juego?

“Para un futbolista convencional es mucho más complicado adaptarse, que de un momento a otro le restrinjan la visión. Quedan como desesperados, desorientados. Hemos compartido con varios equipos del fútbol profesional, empresas y amigos, les pones el antifaz y se desorientan completamente, es bien complicado”.
José Contreras

es colaborador de Deportes El Mercurio. Periodista de la Universidad Uniacc con énfasis en el polideportivo, ha cubierto eventos como los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, Juegos Sudamericanos, el MotoGP, el mundial de Rally y certámenes de fútbol, tenis y otras disciplinas.

Relacionadas
A fondo con...