Santiago de Chile.   Mar 18-05-2021
19:20

Los otros Juegos Olímpicos de Tokio en la voz de los chilenos que compitieron en la cita de 1964

Hace casi medio siglo, la capital japonesa ya fue sede de los JJ.OO., con 14 exponentes nacionales que volvieron sin medallas pero con historias para contar, como el triste fallecimiento del caballo “El Gitano” con el que Américo Simonetti competiría en la equitación o el día en que el atleta Iván Moreno volvió escoltado a la Villa Olímpica después de perderse en la capital nipona.
Foto: Revista Estadio
Héctor Opazo M.03 de mayo, 2021
Dice Américo Simonetti (84 años) que los Juegos Olímpicos de Tokio 1964 fueron los peores de su vida. El destacado jinete, quien todavía se preocupa del cuidado diario de sus caballos en Malloco, se emociona cuando recuerda su experiencia en los primeros JJ.OO. que cobijó la capital japonesa.

“En el viaje se murió mi caballo, ‘El Gitano’. El traslado fue en un avión Constellation con hélice, no de esos jets de ahora. El viaje duraba cuatro días. Iba con todos los ejemplares del equipo argentino y ya lo había querido matar el piloto antes porque rompió su caja, pero finalmente en la última escala se enfermó, y como estaba en la isla Wake, una base militar, no había nada para cuidarlo bien y murió en las últimas ocho horas de vuelo”, cuenta Simonetti con la voz cortada.

“Lloré a mares cuando me llegó el cable. La gente se portó muy bien, hasta juntaron plata para comprarle unas flores y enterraron al caballo en Yokohama”, recuerda Simonetti, uno de los 14 deportistas que representaron a Chile en esos Juegos en Tokio.

Tras la muerte de “El Gitano”, Simonetti le pidió al Comité Olímpico de Chile (COCh) que lo bajara de la delegación que dos días después se embarcaba rumbo a Japón, pero el COCh no aceptó, lo forzó a viajar y a competir en la máxima cita deportiva.

“Con lo difícil que es participar en unos Juegos Olímpicos y más encima improvisar con un caballo que no conocía, que no era mío… No quería ir. Pero me obligaron y competí, aunque sin brillo. Yo había sido medallista panamericano, el mejor jinete en Argentina...esa fue la competencia más triste de mi vida”, recuerda Simonetti, quien terminó en la 29º posición en la modalidad de saltos.

Otro chileno que estuvo entonces en Tokio fue Iván Moreno (79 años). El velocista, que alcanzaría su mejor rendimiento en los Juegos de Ciudad de México 1968, avanzó una ronda y fue sexto de su serie en los cuartos de final, tanto en 100 como en 200 metros planos.

“Me acuerdo que llovía y fue raro, porque en Chile caían dos gotas y se suspendía todo. Además, cuando uno estaba en el túnel se sentía el rugido del público. Fue una gran experiencia que me sirvió mucho para cuando me tocó competir en Europa y luego en los Juegos de México”, recuerda Moreno.

Quien fuera considerado el blanco más rápido del mundo en su época (mantuvo el récord de Chile en 10.1 manual) aplaude la organización nipona y revive varias anécdotas de su paso por la Villa Olímpica y sus alrededores.

Iván Moreno fue uno de los tres atletas que llevó Chile a Tokio 1964. Además, hubo equitadores, boxeadores, esgrimistas, tiradores y un pentatleta.

“Varios queríamos comprar perlas, mi mamá me había encargado. Fuimos con el attaché a una tienda. Tendría unas 300 cajas con perlas y sacó una de ellas para mostrarla. En eso, su secretaria le dice algo en japonés y se va… ¡Dejó todas las joyas ahí, sin cuidado! Perfectamente podríamos habernos llevado algunas en el bolsillo y jamás se habría dado cuenta. Me impresionó la confianza que tenía en la gente. En Chile no habría quedado ninguna”, bromea Moreno, quien sigue activo en el atletismo, claro que ahora en distancias largas: “Fui tercero en Berlín en 2018 y sexto en Boston en 2019 en mi categoría. Y dos veces ya gané el maratón de Santiago”, se ufana.

A diferencia de lo que ocurrirá en la edición 2021, entonces Moreno y compañía pudieron salir a conocer Tokio con las facilidades que brindaba la organización a las delegaciones foráneas.

“Teníamos una tarjeta gratuita para ir en metro a cualquier lado. Salí varias veces con el ‘Pato’ Echeverry (lanzador de jabalina nacional) e íbamos solos para un lado y otro para conocer. Y nos perdíamos, claro, no sabíamos volver, pero para eso teníamos una tarjeta que le podíamos mostrar a cualquier policía, que mandaba llamar una radiopatrulla para llevarnos de regreso a la Villa Olímpica”, relata Moreno.

En total, Chile presentó 14 deportistas (todos varones), liderados por el esgrimista y pentatleta Aquiles Gloffka, quien fue el abanderado nacional en esa edición de los Juegos. La actuación individual más destacada la protagonizó el boxeador Guillermo Salinas, quien perdió en cuartos de final con el italiano Franco Valle y quedó a un paso de la medalla.
También dio un aviso el tirador Juan Enrique Lira, quien remató sexto en skeet en Tokio 1964 y al año siguiente se proclamó campeón mundial de la disciplina.


LAS FIGURAS MUNDIALES


Poco más de cinco mil atletas de 93 países llegaron a Tokio '64. Y de ese total, solamenmte hubo 678 mujeres, en una época en la que la mayoría de las disciplinas estaban reservadas para losa hombres.

Una de esas mujeres era la soviética Larisa Latynina, que ganó en Japón sus últimas medallas olímpicas en la gimnasia artística: dos oros, una plata y dos bronces, que la situaron por largo tiempo como el deportista con más preseas en la historia, 18 en total, récord que superó Michael Phelps en Londres 2012.

Larisa Latynina cerró su brillante carrera olímpica en Tokio. Como entrenadora de la selección soviética, ganó tres oros más. Foto: France Presse

También estuvo el etíope Abebe Bikila, quien retuvo su oro en el maratón, algo que nadie había logrado hasta entonces. En el atletismo, la victoria en los 100 metros planos fue para Bob Hayes, quien igualó el récord mundial con un tiempo de 10.06 segundos. Luego, Hayes se dedicó al fútbol americano y también ganó el Super Bowl con Dallas Cowboys.

Fue la primera edición para el judo y el vóleibol, mientras que la curiosidad la brindó Zambia, que declaró su independencia durante los JJ.OO. El desfile inaugural lo hizo como Rhodesia del Norte (colonia británica) y la clausura con la nueva denominación.

Joe Frazier se hizo profesional, categoría en la que consiguió 32 triunfos, un empate y solo cuatro derrotas: dos ante George Foreman y dos a manos de Muhammad Alí. Foto: France Presse
En tanto, en el boxeo, la categoría principal quedó en poder de un estadounidense de 20 años que se fracturó el pulgar en semifinales pero no le dijo a nadie antes de vencer, en decisión dividida, al alemán Hans Huber en la final. ¿Su nombre? Joe Frazier.
Héctor Opazo M.

es coordinador de Deportes El Mercurio. Periodista de la Universidad de Chile, participó en la cobertura de los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 y en los JJ.OO. de Río 2016, entre otros eventos.

Relacionadas
A fondo con...