Santiago de Chile.   Vie 30-10-2020
11:12

Por un golf inclusivo

El “fenómeno Niemann” ha permitido aumentar en más de un 200% la práctica del golf en el grupo de los jugadores que tienen entre 18 y 23 años de edad. Y la estadística presenta un aumento del 147% entre los menores de 18.
Paz Echeverría24 de septiembre, 2020
Los deportes explotan cuando aparece un referente que rompe los esquemas. Ocurrió con el “Chino” Ríos en el tenis y desde hace un tiempo Joaquín Niemann hace lo propio en el golf.

Es increíble observar cuánto ha crecido este deporte en Chile durante los últimos años. Si bien hay varias razones que explican el desarrollo, el denominador común es ese deportista que se transforma en ídolo, en un modelo, un farol que por sus éxitos, cercanía y empatía genera espíritu de superación y admiración entre los más pequeños.

El “fenómeno Niemann” ha permitido aumentar en más de un 200% la práctica del golf en el grupo de los jugadores que tienen entre 18 y 23 años de edad. Y la estadística presenta un aumento del 147% entre los menores de 18.

Golf Action, la asociación juvenil que reúne a los mejores golfistas de Chile y que “Joaco” integró hasta 2016, ha vivido un boom en los últimos años, casi doblando la cantidad de incorporaciones y abriendo puertas para que nuestros jugadores puedan medirse en el extranjero con los mejores del mundo en sus respectivas categorías, y quién sabe, hasta pavimentar el camino para postular a una beca deportiva que posteriormente les permita estudiar y desarrollar su carrera en Estados Unidos.

Es tal el compromiso de Joaquín Niemann con el desarrollo del golf en Chile, que el año pasado, después de ganar su primer título en el PGA Tour, decidió donar parte de sus ganancias a nuestro proyecto (Golf Action) para retribuir, en parte, todo lo que en su momento le ayudó a alcanzar a él, como los torneos a los que pudo asistir y los títulos que logró levantar.

Siendo Niemann el puntal económico para continuar con nuestra misión, su “apadrinaje” es lo que más valoramos porque es justamente lo que nos permite mantener a los niños motivados, buscando ser mejores deportistas emulando a su ídolo.

También es justo destacar la labor de la Federación Chilena de Golf en su afán por masificar la disciplina gracias a los programas de desarrollo de la última década, especialmente el plan de Iniciados, que permite que personas interesadas en aprender a jugar y que nunca han tomado un palo de golf, tengan un primer acercamiento. Asimismo, el programa de Golf Escolar permite encantar a los niños de colegios vulnerables, quienes aprenden en forma lúdica y disfrutando de espacios verdes y seguros por algunas tardes al mes. Lo que partió como un plan piloto hoy suma más de 200 niños. Y la propuesta de la federación es hacerlo extensivo a todo el país.

Destacable también ha sido el lanzamiento de la sección Pay & Play, en que gracias al esfuerzo conjunto de la federación y de los de los clubes de golf crearon una plataforma para que los golfistas sin club puedan reservar tee times durante los horarios de baja demanda. Esto último ha sido extraordinariamente beneficioso, porque relativiza el mito de que para jugar golf en Chile hay que ser socio de un club privado.

El golf está en un apogeo y es responsabilidad de todos quienes vibramos con este deporte aportar nuestro grano de arena para hacerlo cada vez más accesible, más inclusivo y más transversal. Que los triunfos de Joaquín y de los campeones que vendrán no sean solo de ellos, sino que de todos los chilenos.

Paz Echeverría

es ingeniera comercial y golfista. Jugó tres temporadas en el LPGA Tour y disputó siete majors. Hoy es directora ejecutiva de Golf Action, organismo que promueve el desarrollo del golf juvenil en Chile.

Relacionadas
A fondo con...