Santiago de Chile.   Mié 12-06-2024
17:49

Damián Pizarro: “Debutar por la selección es una de mis metas a corto plazo, ojalá en la próxima fecha eliminatoria”

Conversación exclusiva con el ‘9’ de Colo Colo: sus inicios en clubes de La Pintana, el paso por Universidad de Chile, la llegada al Monumental y un ascenso tan vertiginoso como triunfante. Irreverente, también sin miedos, repasa un 2023 donde ha vivido la titularidad, el castigo por jugar una pichanga dos días antes del Superclásico y las nominaciones a los microciclos de la Roja. Sin embargo, espera una noticia con fervor: “De verdad anhelo jugar por la selección”, confiesa.
Foto: David Velásquez
Raúl Neira30 de septiembre, 2023
—¿Y si para empezar cuenta su historia?

“Primero que todo, hola…”.

Damián Nicolás Pizarro Huenuqueo, 18 años, casi un metro 90 centímetros de altura, abre una botella de agua sin gas y sirve un par de vasos. “Siempre me gustó la pelota, desde niño. Desde que empecé a dar mis primeros pasos siempre me llamó la atención. Era la pelota, la pelota y la pelota. Siempre me encantó. Jugaba en el barrio, en La Pintana”, recuerda.

“Jugaba por hartos equipos, el ‘Real Academia’, ‘El Esfuerzo’, o con mis amigos en la cancha de tierra, atrás de la casa de mi abuela, en el pasaje… Tuve una infancia con complicaciones, pero bonita. La pelota del colegio era harto papel enrollado con scotch o la tapita de una botella”, cuenta y ríe con la inocencia típica de los adolescentes.

—¿Cómo le iba en el colegio?

Vuelve a reír. “Era medio porfiadito, pero nunca le falté el respeto a nadie. Era medio desordenado, pero mal. Me portaba más o menos, hartas anotaciones”.

Ocho años tenía cuando comenzó a jugar por Universidad de Chile. “Llegué por un tema de locomoción más que nada. Ir a Colo Colo era micro, metro y caminar. Para llegar a entregar a la U solamente tomaba una micro y me dejaba al lado. Fue solamente por eso. Estuve hasta los 14 años”.



—¿Qué recuerdos tiene?

“Bien, bien, recuerdo buenos compañeros y sigo con algunas amistades. Igual, no me fui bien. Pero rescato lo bueno, las amistades. Tengo buenos recuerdos”.

—¿Usted siempre fue hincha de Colo Colo, no?

“Sí, de chico, por mi tata Sergio”.

—¿Cómo era jugar por la U siendo de Colo Colo?

“Sabía que era solo por el tema de la locomoción. Y a mí me gustaba jugar a la pelota, nada más que eso”.

—Dijo que no se fue bien de la U. ¿Cuál es la verdad?

“La verdad es que hubo hartos problemas. Me molestaban por el corte de pelo, por algunas notas en el colegio y me castigaban algunos partidos. Hasta que hubo un viaje a Argentina, a Córdoba. Tres o cuatro días antes me dio un tirón. Y le dije al ‘profe’, no recuerdo el nombre… ¿El ‘Relojito’”?

—Sí, Cristián Romero.

“Sí. Le digo que me haré un examen y él me dice ‘si estás desgarrado no vas, pero si no es nada, vas’. Salí del entrenamiento a tomarme el examen, porque era mi primer viaje. Al otro día me entregaron el resultado. Fui a entrenar contento, porque no era un desgarro. Los doctores me dijeron que no era desgarro. Pero resulta que llega el día de la citación y no me nombran. El ‘profe’ dice ‘necesito que vayan jugadores al 100 por ciento…,’. Y esa fue la gota que rebalsó el vaso. Le dije a mi papá que estaba esperándome afuera.. Y me fui, mal”.

—Llegó y se fue.

“Me fui. Me fui”.

—Su abuelo tuvo mucho que ver en que usted llegara a Colo Colo. ¿Es así?

“Sí, igual sí. Jugaba en una cancha que queda en La Bandera y una vez fue Daniel Morón. Estaba mi tata, acompañándome, y Morón se acercó a hablar conmigo, me pidió el número. Conversamos, conversó con mi abuelo, nos tomamos una fotito…”.

—Y consiguió una prueba en el Monumental que duró pocos minutos.

“Fueron 15’ o 20’ de entrenamiento. Nos dicen que tomemos agua y el ‘profe’ Ariel (Paolorrosi) me dijo ‘ya está, solo faltan los papeles’. Me sentí bacán, mi familia igual, mi tata lo mismo, siempre del Colo… Aparte que me llevé súper bien con los compañeros de esa serie. Estaban Javier Rojas, Nico Suárez, Leo Hernández…”.



—El único que llegó tan rápido a Primera fue usted.

“Sí. Fue todo muy rápido, muy rápido. Llegué a los 15 años, en plena pandemia. Si con mi serie no jugué casi nada”.

—Le tocó debutar en pandemia, con Audax Italiano en 2021, cuando los titulares quedaron descartados por Covid.

“Fue de la noche a la mañana. Sabía que había un problema por Covid, y en la noche anterior me llama el ‘profe’ Hugo Gonzalez y me dice que tengo que presentarme al otro día, temprano, porque posiblemente podía jugar. Y así fue… No me puse nervioso, solo estaba emocionado. No vi que jugaba porque otros compañeros no pudieron, sino como una oportunidad que fue de la nada. Así lo vi, son cosas que no se dan casi nunca”.


LA CONSOLIDACIÓN Y LA SANCIÓN ANTES DEL SUPERCLÁSICO: “FUI IRRESPONSABLE”


Después del estreno ante los itálicos, en Rancagua, Pizarro continuó jugando en las series menores. Y tras la pretemporada de 2022, Gustavo Quinteros lo notificó que oficialmente era parte del plantel de honor. “Fue una alegría total para mi familia. A la primera que le dije fue a mi mamá, después a mi abuela”, cuenta con orgullo.

—Su carrera ha sido muy rápida. Una prueba que duró pocos minutos, de ser suplente ante Cobresal a convertir un gol y no salir más de la titularidad.

“Que haya sido rápido no significa que no me haya esforzado; es un premio a lo que he trabajado, a entrenar día a día siempre bien, a que doy todo en los entrenamientos… Todo lo que hice desde chico se vio reflejado en la oportunidad que me dio el ‘profe’”.

—Una buena cuota de sacrificio también. No salir, no ir a fiestas…

“Poco, hay que saber cuándo salir. Un día libre, quizás. Pero como he jugado casi todos los partidos, entonces me canso y prefiero descansar. Cuando se puede salir, salgo con mis amigos”.

—Según el portal Transfermarkt, su cotización es de US$ 3,5 millones.

“Me importa jugar no más. Jugar por Colo Colo, lo otro llegará solo”.



—Según Arturo Vidal, usted será mejor que Humberto Suazo.

“Lo tomo normal, yo sigo entrenando. No cambia mucho en mí lo que diga el resto, la verdad que no”.

—Vamos a un tema menos grato. ¿Qué pasó antes de jugar con Universidad de Chile, cuando fue grabado en una pichanga con Jordhy Thompson y unos amigos?

“Fue de cabro chico no más. Fui irresponsable. Ofrecí las disculpas que tenía que dar y a quien tenía que dárselas”.

—¿En cuánto lo afectó?

“Más que afectarme, me hizo cambiar, cambiar el chip, porque hasta ese problema no me daba cuenta quién era. Que voy a tal lugar y me piden una foto… Cuando pasó el tema no lo podía creer. Fue un momento en que me sentí mal, ‘qué hice’, me pregunté, pero después dije ‘está hecho, hay que dar vuelta la página, vamos para adelante’. Sí entendí que había que tener más precaución”.

—Y la responsabilidad que significa ser profesional.

“Sí, si. Me di cuenta altiro y asumí las consecuencias. Me puse los pantalones ‘sí, fui yo, yo quise ir a jugar’. El tema era cómo me paraba después de eso, cómo iba para adelante”.

—¿Qué le dijeron los jugadores más grandes del plantel?

“La verdad, siento que… Fue lo normal que me pudieron decir: ‘fue una cagada’, ‘fuiste poco responsable’, ‘le faltaste el respeto a tus compañeros y al cuerpo técnico…’. Perdí un poco su confianza, y ahora estoy trabajando, cuidándome, tomando responsabilidades para ganarme la confianza que había perdido”.

—No le costó mucho: volvió con Cobresal y anotó dos goles.

“Fue gracias a Dios nomás, sirvió para olvidar un poco lo que había pasado”,

—Están a siete puntos de Cobresal. ¿Cómo ve la pelea por el título?

“La veo con ansias de jugar todos los partidos. Quiero jugar y ganar todos los partidos. Veo bien al equipo. Igual todos los partidos son difíciles, complicados. Pero por ser Colo Colo hay que ganar, ganar y ganar…”.

—Usted fue nominado a los microciclos de la Roja. Pero su ambición es la adulta.

“Sí. Es una de mis metas a corto plazo, debutar por la selección. Estoy esforzándome, trabajando día a día, porque de verdad anhelo jugar de titular por la selección”.

—¿Qué es el corto plazo?

“Si Dios lo permite la próxima fecha eliminatoria”.

—A Chile le faltan delanteros que anoten.

“Me da lo mismo eso… Si me gano esa nómina que sea por lo que he entrenado y jugado”.

—Usted tiene 18 años y le queda poco más de un año de contrato en Colo Colo. ¿Qué piensa cuando se mencionan ofertas por su carta?

“Quiero jugar por Colo Colo, estoy enfocado en el club y salir campeón. Pero sí, mis aspiraciones son jugar en Europa. ¿Un equipo? Me gusta uno, pero… Me gustaría el Barcelona, pero para eso paso a paso”.

Idolatra a Arturo Vidal y a Alexis Sánchez. “Dios mío, esa dupla”, exclama. De afuera elige a Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. Escucha reggaetón, “salsa, por mi mamá… Jasson Mix. Y también música antigua”.



Pero además ve fútbol. “Miro al rival que me toca el fin de semana. Ahora jugamos contra la ‘Cato’, entonces veo un partido de la ‘Cato’. Y si después nos toca Cobreloa, miro Cobreloa. Y así. Hago un análisis global, porque el fútbol se juega en equipo. De pronto veo algo, y si se lo puedo decir a un compañero, se lo digo”.

Sigue viviendo en La Pintana, pero pronto se mudará cerca del Monumental. “Después de entrenar llego a la casa, almuerzo con mi mamá, porque vivo con ella, mi hermana, mi abuelo y mi abuela… Si no tengo doble jornada con Colo Colo, voy a entrenar a un gimnasio, por mi cuenta. Siempre”.

—¿Si no, no alcanza para destacar?

“Si no, no alcanza. Vi una entrevista de Alexis Sánchez cuando dijo ‘si hago un gol el fin de semana, quiero hacer otro y otro…’. Y así pienso yo… No tenía muy claro eso, hasta que comencé a trabajar con VibraFútbol. Se han portado un siete, me ayudaron a sacarme algunos monos que tenía en la cabeza y con los que estaba un poco colapsado. Me ayudaron personalmente y han sido fundamentales en mi carrera. Buena parte de lo que soy, es por ellos, porque siempre han estado a mi lado”.

Pizarro se despide porque es hora del entrenamiento personal: “Siempre he sido bajo perfil, serio. No me gusta que sepan mucho de mí”.

Desde hoy, usted conoce un poco mejor al ‘9’ de Colo Colo.
Raúl Neira

es redactor de Deportes El Mercurio y especializado en fútbol. Con más de 25 años de carrera, cubrió la Copa Confederaciones de Rusia 2017, la Copa América de Chile 2015, copas Libertadores, sorteos y partidos clasificatorios a la Copa del Mundo.

Relacionadas
A fondo con...