Santiago de Chile.   Dom 21-07-2024
13:20

Messi se pelea con el gol, pero Argentina saca la tarea en el debut continental

Al capitán trasandino se le cerró el arco, pero fue influyente en el resultado participando en los tantos de Julián Álvarez y Lautaro Martínez, en el 2-0 sobre Canadá en Atlanta. El campeón defensor, que fustigó el estado de la cancha, que cambió de pasto sintético a natural dos días antes, supo gestionar un partido incómodo en la inauguración y el martes se medirá ante Chile en New Jersey.
Foto: France Press.
Equipo Deportes20 de junio, 2024
Las 70 mil almas apostadas en la inmensidad del Mercedes-Benz Stadium empezaron a clamar por el mejor jugador del planeta. “Meeeeessi, Meeeeessi…”, rugía el recinto del estado de Georgia en la segunda parte. El zurdo como atracción única, otra vez. Ayer, en la inauguración de la Copa América, el capitán trasandino ofreció un repertorio de primer orden, aunque el gol le fue esquivo.

El meta Maxime Crépeau impidió la jornada perfecta del rosarino. Le ganó dos mano a mano en el complemento, después de corridas largas y en solitario, con el equipo canadiense desequilibrado, pero el arquero de Portland Timbers podrá contarles a sus nietos que impidió con fiereza los aciertos del ‘10’, que primero intentó con un disparo violento (sacó el arquero abajo) y luego picando el balón con suavidad (desvió por muy poco).

Messi sin gol, pero no menos influyente en un equipo que lo necesitó sobremanera cuando el partido se puso espeso. El armador apareció al comenzar la segunda parte con un pase filoso para dejar a Alexis Mac Allister de cara al meta canadiense, acción que derivó en el acierto de Julián Álvarez, incansable para merodear al arco y ofrecer desmarques. Y la “Pulga” cerró el estreno del campeón vigente con una asistencia de manual a Lautaro Martínez, que definió entre las piernas de Crépeau cerca del epílogo.


Pasó susto también el crack trasandino. Moïse Bombito, el mejor de la zaga norteamericana, lo dejó tendido sobre el final cuando le metió la suela en el tobillo derecho. El astro se revolcó un rato de dolor en una cancha impropia, fustigada con dureza. “Era un desastre y por eso estos torneos son inferiores a la Euro”, dijo el “Dibu” Martínez, determinante en la primera parte para atajar un cabezazo amenazante de Stephen Eustáquio.

Argentina sacó la tarea y terminó encarrilando un trámite incómodo, porque Canadá fue ordenada para resistir con dos líneas de cuatro y se las arreglaba para poner a correr al lateral Alphonso Davies en los últimos metros. Dos desbordes a fondo del jugador del Bayern movieron el fondo de Lionel Scaloni en la primera etapa. El ingreso del zurdo Jacob Shaffelburg también agitó la banda de Marcos Acuña y ahí todos tuvieron que defender el rancho.


No fue el partido de Ángel di María –errático frente al arco y poco participativo- y Argentina se quedó sin aire por las bandas. Movía la pelota con paciencia, pero por mucho rato no tuvo ideas para llevarla a zonas de peligro ni tampoco era capaz de generar superioridades. Mejoró el tono con el ingreso de Giovani Lo Celso, gestor de pases y asociaciones. Los chispazos de Messi y el acierto de los dos artilleros que luchan por una camiseta pusieron en órbita a Argentina.

Está el campeón, sin grandilocuencia, pero el oficio se huele desde lejos. Se resguardó sin asco cuando se torció el trámite y se animó a jugar cuando el desarrollo lo permitió. Marcó tarjeta como el empleado que llega a la hora a sus tareas. Nunca el técnico Scaloni había ganado en sus estrenos de competencias oficiales. Y Messi, que se transformó en el futbolista con más partidos en la historia de la Copa América (35 jornadas) superado al “Sapo” Sergio Livingstone (34), sigue a tono. Eso ya es mucho.


Relacionadas
A fondo con...