Santiago de Chile.   Dom 29-01-2023
3:45

Senegal, mezcla de furia y método, despide a Ecuador del Mundial y debilita la tropa de la Conmebol

Después de 32 años un seleccionado africano venció a un representante de Sudamérica. Los “Leones de Teranga”, vigentes monarcas continentales, golpean la mesa con un salto cualitativo en organización táctica e individualidades probadas en las mejores ligas europeas. El emblema de la gesta fue el defensor Kalidou Koulibaly, autor del desnivel en el 2-1.
Foto: France Press.
Claudio Herrera de la Fuente29 de noviembre, 2022
El tributo tiene varios dueños en Senegal.

Tras conseguir la clasificación a octavos de final, marca que se le negó hace cuatro años por una increíble eliminación vía “Fair Play” (los africanos tuvieron numéricos idénticos a Japón, pero pagaron la indisciplina en el desempate de ubicaciones), los “Leones de Teranga” recordaron nombres inspiradores. Los que están cerca y también a los que partieron. El técnico Aliou Cissé y sus jugadores recordaron a los fallecidos Papa Bouba Diop (justo este martes se cumplían dos años de su deceso) y Bruno Metsu (murió en 2013), jugador referencial y técnico, respectivamente, de la campaña mundialista de hace 20 años, y también hubo mimos para el ídolo Sadio Mané, que se quedó fuera del desafío por una inoportuna lesión.

“La unidad trae la victoria”, es la muletilla del coach Cissé, casi una frase basal en el proyecto que lidera hace siete años. Senegal sacó del Mundial a Ecuador, que redondeó un buen campeonato, pero en el asalto final le faltó músculo y oficio para sostenerse ante un rival que es mucho más que talentos espontáneos, que por cierto los tiene. Los titulares del vencedor compiten en Chelsea (2), Everton, AS Monaco (2), Marsella, Leipzig, Salertinana, Betis, Rayo Vallecano y Watford, el único de una segunda categoría (Champiosnship), lo cual garantiza un rigor competitivo.


El técnico Cissé, que también jugó el Mundial 2002, aporta el resto. “El Táctico” le suele llamar el presidente de la nación Macky Sall, que no dudó en agasajar al equipo con tierras en Dakar y un premio de 80 mil dólares por cabeza tras conseguir la corona en la Copa Africana de Naciones 2022. El entrenador de peinado rasta es inspiración para el continente, porque estimuló a las cúpulas para que confiaran en entrenadores nativos al mando de las selecciones africanas (como sucede con las cinco que están en Qatar 2022), históricamente dóciles a fichar europeos. Pero Cissé, que se crió desde niño en Francia, no desestima el aprendizaje de foráneos. Lo agradece. Fue asistente del galo Alain Giresse y hoy tiene como adjunto a Regis Bogaert, un entrenador que lo formó desde juvenil en Lille.

“Senegal tiene una organización que está a la vista, con mucha influencia de la escuela francesa. En los ‘macro momentos’ del juego tiene muy claro lo que hace, su estructura le permite ser profundo, ves su disposición con la pelota y es un equipo amplio, va ubicando jugadores entre líneas a espalda de la presión rival. Y cuando perdía en balón hacía un pressing fuerte, a ratos en zona alta, a veces un repliegue más bajo, con una estrategia muy adaptada al rival, lo que denota un análisis profundo. Años atrás las selecciones africanas sorprendían por un talento espontáneo, ahora mantienen calidad individual, con jugadores que son entrenados por técnicos de primera línea en sus clubes, y le agregaron un salto cualitativo en lo táctico. Senegal juega un fútbol moderno y si sostiene lo que hace puede llegar muy alto”, observa el técnico Leonardo Zamora, que como arquero militó en la liga egipcia.

Ecuador fue acorralado por su rival en el primer tiempo y no tuvo respuestas. “Entramos en el juego de ellos, si no sosteníamos la pelota era imposible sostener el ritmo”, admitió el técnico Gustavo Alfaro. El gol de la apertura, tras un penal atolondrado de Piero Hincapié y cuyo disparo dejó paralizado a Hernán Galíndez (44’), fue obra del extremo Ismaila Sarr, uno de los tantos futbolistas formados en Generation Foot, un academia dakariana que sirve de filial al Metz francés (de ahí salió Mané).

La decepción del equipo ecuatoriano fue total. “Nos equivocamos en el partido clave”, dijo Alfaro. Foto: France Presse.

La “Tri” adelantó líneas tras el descanso, pero jamás pudo poner a sus atacantes de cara al meta Edouard Mendy. Enner Valencia, desmejorado por los golpes, no repitió las actuaciones del inicio y el equipo se quedó sin malicia en los últimos metros. El empate, gracias a una pelota detenida (anotó Moisés Caicedo en un corner que pivotea Félix Torres) fue casi testimonial, porque de inmediato Senegal pegó de vuelta mediante, mediante el zaguero Kalidou Koulibaly, que definió con delicadeza el rebote de un tiro libre. “A Koulibaly no le he visto perder ningún duelo en el Mundial, es notable, además el equipo tiene un arquero de mucha categoría”, aprecia Zamora.

Los volantes senegaleses terminaron por descifrar el partido. Punto alto el petiso Idrissa Gana Gueye, que metió 33,4 kilómetros recorridos en el GPS de la primera fase y 107 presiones defensivas. Incansable. Otro jugador funcional es el lateral Youssouf Sabaly —pupilo de Manuel Pellegrini— que lidera las estadísticas de pases (172) y rupturas de líneas (59).

“El míster nos había preparado para eso, teníamos que ganar. Jugamos para los 17 millones de senegaleses. Esta victoria también está dedicada a Sadio Mané, porque es nuestra estrella, un jugador icónico. La Copa del Mundo comienza ahora para nosotros”, avisó Koulibaly, capitán de un combinado que incita una rebelión africana histórica en mundiales, que solo una vez tuvo dos representantes en la fase de 16 mejores (en 2014, con Nigeria y Argelia). Marruecos y Ghana están en zona de clasificación, mientras Túnez y Camerún llegan al cierre con chance matemática.

TAMBALEA EL PODER DE CONMEBOL


Con Ecuador eliminado, los equipos sudamericanos en octavos de final serán, en el mejor de los escenarios, tres: Brasil ya está blindado, mientras que Argentina y Uruguay dirimen su suerte en la última fecha. La última vez que la Conmebol metió tres representantes en octavos fue en Alemania 2006 (Brasil, Argentina y Ecuador, con Paraguay eliminado). Después, siempre hubo más presencia en la ronda de eliminación directa: cinco en 2010 (Brasil, Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay), cinco en 2014 (Brasil, Chile, Colombia, Uruguay, Argentina) y cuatro en 2018 (Brasil, Uruguay, Argentina y Colombia, con Perú en el camino).

“Es un golpe muy duro, una frustración muy grande que tenemos, la diferencia se marcó por detalles, nos tocó cometer los errores en el partido clave y nos queda con sabor a poco, queríamos clasificar. El dolor que debe tener el país no debe perder de vista la camada de esto chicos, espero que les sirva, esa templanza que hay que tener las dan las batallas, la experiencia”, analizó el técnico Gustavo Alfaro, cuyo contrato con la Federación de Ecuador expiró e incluso dejó en duda su futuro en la actividad.

“Nos quedamos al margen de un sueño muy lindo. Necesito tiempo para saber qué voy hacer con mi carrera profesional. Tengo que parar la pelota yo y ver qué quiero hacer, si seguiré dirigiendo o no, lo más prudente es pensarlo tranquilo, ahora estoy embargado por el dolor de la eliminación”, agregó el argentino.

Quizás clasifiquen dos a octavos y es poquísimo, el Mundial es otra cosa, ya no alcanza con el fútbol creativo, predomina la velocidad y la potencia, y eso no pasa la cuentaPolo Carreraexseleccionado ecuatoriano

Polo Carrera, exseleccionado ecuatoriano, analiza el desempeño de la región: “Es un paso atrás, porque Uruguay es muy difícil que se meta, Argentina la tiene muy difícil, mientras Brasil está en otro nivel. Quizás clasifiquen dos a octavos y es poquísimo, el Mundial es otra cosa, ya no alcanza con el fútbol creativo, predomina la velocidad y la potencia, y eso no pasa la cuenta. Respecto a Ecuador, generó un colchón de puntos ante Qatar y después fue decayendo, debió rematar ante Países Bajos porque Senegal era un rival muy superior. No me gustaron los cambios del técnico, pasar en tres días de defender con cinco a línea de cuatro no salió bien, el primer tiempo el equipo estuvo mal parado, su discurso fue conciliador y dio esperanzas de clasificar lo que no pasó. En 2006, la selección pasó de fase con un equipo de más experiencia, eso faltó”.

Carlos Restrepo, técnico colombiano que ha formador parte del Grupo Estudio Técnico de la orgánica sudamericana, tiene su lectura: “Acá siempre decimos que tenemos la eliminatoria más difícil del mundo, pero cuando vamos al Mundial nos quedamos cortos. Estamos bajitos, no olvidar que hace 20 años que una selección de la Conmebol no consigue ganar el título. Algo pasa y es motivo de revisión. Brasil está fuerte, tiene juego e intensidad para competirle a todos, es el que puede llegar más lejos, pero a Argentina, que era la otra carta y que tan bien estuvo en la Copa América, ha tenido muchos problemas para imponerse. Es el momento de comparar, ver qué están haciendo los europeos y nos falta nosotros, pese a que desde acá les mandamos a los mejores jugadores”.


Claudio Herrera De La Fuente

es redactor de Deportes El Mercurio, especializado en fútbol y en atletismo de fondo, especialmente en maratón y pruebas de ultradistancia, con más de 20 años de experiencia en periodismo escrito.

Relacionadas
A fondo con...