Santiago de Chile.   Mar 28-05-2024
22:38

Garín y Tabilo se instalan en semifinales y marcan un hito para el tenis chileno

El chileno despachó en sets corridos a Alexander Zverev (5º) y alcanzó en Múnich su mejor victoria en 13 meses y la cuarta sobre un top ten. En Bucarest, el zurdo también celebró, por lo que dos chilenos están en la ronda de los cuatro mejores por primera vez desde hace más de 18 años.
Foto: AP
Héctor Opazo M.19 de abril, 2024
Hay que retroceder hasta febrero de 2006, casi dos décadas, para hallar un hito similar: dos chilenos llegan a semifinales de torneos ATP en una misma semana. Esa vez, Fernando González y Nicolás Massú lo hicieron en Viña del Mar, en una semifinal que los enfrentó a ambos y en la que salió victorioso el anfitrión. En dos torneos distintos, el registro data de 2003, cuando González llegó a la ronda en Stuttgart y Nicolás Massú, en Amersfoort.

18 años después, el logro se repite. Christian Garín (106º) dio el campanazo de la jornada en el ATP de Múnich, deshaciéndose del ídolo local Alexander Zverev (5º) por 6-4 y 6-4, mientras que Alejandro Tabilo (41º) lo consiguió en Bucarest, superando al brasileño Joao Fonseca () mediante un más estrecho 4-6, 7-6 (5) y 6-4.

El ariqueño se convirtió en la estrella de la jornada, con la cuarta victoria de su vida sobre un top ten, que le sirve para instalarse en su segunda semifinal consecutiva, bajo la batuta de Gonzalo Lama, su coach viajero que parece haberle devuelto la confianza en su juego.

“Gonzalo conoce muy bien a Christian, sus luces y sus sombras, tanto tiempo compartiendo juntos. Y, además, si hay alguien que puede hablarle de sobreponerse a las dificultades, es él, con todo lo que vivió por su enfermedad de Crohn”, dice la extenista Macarena Miranda.

El chileno se vio cómodo durante todo el partido. Le rompió rápido el servicio al germano y salió de apuros las dos veces que enfrentó un punto de quiebre, incluyendo cuando sacaba por el set.

A esa altura, el frío bordeaba el 0° Celsius y una leve llovizna amenazaba con paralizar el partido. Pero Garín parecía feliz con el clima y sacó lo mejor de su repertorio. Estuvo cerca de romperle dos veces el saque a Zverev hasta que lo logró en su tercer intento, mientras que con su saque jamás se vio en apuros. El alemán, incluso, recibió un warning por una inútil discusión con el juez de silla y hasta el supervisor por un primer servicio y ni siquiera el público se volcó a su favor.

Zverev quedó con un récord negativo ante Garín: le ganó una vez y perdió dos, todos los partidos sobre arcilla. Foto: AP.

“Eran condiciones difíciles, mucho frío, pero traté de estar enfocado en mi juego. Le pegué muy bien a la pelota y traté de estar siempre preocupado de cada punto”, valoró el nacional.

Controlando siempre el juego, sólido con derecho y revés, usando (y a veces abusando) el drop y con una envidiable velocidad de piernas, era Garín el que parecía tener mejor ranking en el court central de Múnich, más allá de los 101 puestos de diferencia en el escalafón. De hecho, el ariqueño no vencía a un rival con tanta distancia en el ranking desde 2018, cuando en un challenger en Lisboa, siendo 211º, venció al japonés Taro Daniel, 84º entonces.

“Quizás las condiciones favorecen mi juego, no lo sé”, reflexionó Garín cuando le recordaron los 6º que había cuando ganó el mismo torneo en 2019.

Su siguiente desafío será el estadounidense Taylor Fritz (15º), no antes de las 7:30 horas de este sábado. En los dos partidos previos, hay una victoria para cada uno, ambas sobre arcilla: Garín se impuso en Houston en 2022 y el norteamericano, en Madrid el año pasado.

“Garín jugó un partido que rozó la perfección. Se le vio muy enfocado, muy cerca de su mejor nivel, muy fino para defender y muy agresivo, en un día de condiciones muy difíciles, porque la cancha fue muy pesada, lo que favoreció a Christian. Para mí la clave fue que sirvió bien y fue agresivo de principio a fin”, destaca el extenista argentino Diego Veronelli, que comentó el duelo para ESPN.

TABILO SE ESFUERZA


Menos de media hora llevaba el partido de Alejandro Tabilo ante Joao Fonseca y parecía una paliza del brasileño, que con dos quiebres sacaba por el set 5-2 y mantenía al chileno inerme al fondo de la cancha con sus tiros profundos, su soltura y la rebeldía adolescente que sus 17 años le confieren.

Pero el zurdo despertó y aprovechó el natural declive en el nivel de un juvenil para emparejar el partido, ganar un tie break en el que estuvo dos veces con mini quiebre en contra, y cerrarlo en una tercera manga contundente, en la que sí logró sentar en el campo su experiencia y su roce en la élite, a diferencia del brasileño, que jugaba recién por segunda vez los cuartos de final de un ATP, aunque seguramente serán muchas más en el futuro.

Tabilo lleva tres semifinales este año: Auckland, Santiago y Bucarest. En las dos primeras logró pasar a la final. Foto: EFE.
`


“La cancha estaba muy lenta por las condiciones del clima, estaba muy difícil, tuve que mantenerme mentalmente muy fuerte para sacar adelante el partido. Él juega my bien, pero tuve mis oportunidades y las tomé”, razonó el número dos nacional.

Con la victoria, Tabilo aseguró, al menos, alcanzar el puesto 39º e igualar su mejor actuación histórica (ya es 38º, pero Mariano Navone podría superarlo), con lo que sige creciendo y se ilusiona con ser cabeza de serie en Roland Garros. Este sábado enfrentará al húngaro Marton Fucsovics (82º).

“Siempre voy partido a partido, así ha sido todo el año. Mañana (sábado) toca un rival duro, pero tengo que dar lo mejor”, prometió Tabilo.

“Alejandro consiguió un muy buen triunfo ante un chico que tiene un potencial enorme y un gran presente. En un partido que comenzó adverso para él, supo darlo vuelta con la experiencia, sacando bien y siendo agresivo, pero también aprovechando los errores de Fonseca, sobre todo con la derecha”, analiza Veronelli.
Héctor Opazo M.

es coordinador de Deportes El Mercurio. Periodista de la Universidad de Chile, participó en la cobertura de los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 y en los JJ.OO. de Río 2016, entre otros eventos.

Relacionadas
A fondo con...