Santiago de Chile.   Vie 24-05-2024
9:12

Nicolás Jarry deja Roland Garros con una frustración, pero con un nuevo estatus en el tenis mundial

El noruego Casper Ruud le ganó al “Príncipe” por 7-6 (3), 7-5 y 7-5 en más de tres horas de batalla y lo eliminó en octavos de final. “Me di oportunidades y faltó concretarlas. Me voy con más experiencia”, afirmó el chileno, que ahora va a la temporada de pasto como top 30 del ranking ATP.
Foto: EFE
Héctor Opazo M.05 de junio, 2023
Nicolás Jarry (35º del mundo) acaba de perder en la pista principal de Roland Garros, luego de más de tres horas de batalla épica y se despide con el brazo en alto, recibiendo una ovación del público que llegó al court Philippe Chatrier e incluso los aplausos de su victimario, el noruego Casper Ruud (4º).

Se va sonriendo, agradeciendo al público, pero también orgulloso. Dolido por la derrota, sin duda, pero satisfecho por vivir las dos mejores semanas de su vida tenística: fue campeón en el ATP de Ginebra y, sin apenas una pausa, concretó su mejor actuación en un Grand Slam en la arcilla parisina.

Podrán decirse muchas cosas. Que Jarry le regaló la mitad de los puntos a Ruud con errores no forzados, que arriesgó más de la cuenta —apuesta que le pagó buena parte del duelo pero que falló justo cuando no debía— o que no pudo hallar la receta para demoler la consistencia a toda prueba del escandinavo.

Pero lo cierto es que Jarry escaló hasta donde nunca había llegado en un Grand Slam. Que partió el año como 152º del mundo y que el próximo lunes será top 30. Y que su nombre ya es reconocido como peligroso cuando aparece en los cuadros ATP.

“Sirve muy bien y juega muy agresivo. Afortunadamente esta pista tiene mucho espacio, lo que me permite jugar bien atrás de línea de fondo”, alabó Ruud.

De hecho, el nacional tuvo opciones en todas las mangas. En la primera, levantó un 40-0 para romper el saque del europeo y nivelar el partido hasta forzar un tie break. En la segunda, quebró en el cuarto game y llegó a estar 4-1 y ventaja sobre el saque de su rival, que terminó dándole vuelta el parcial. Y en la tercera, se puso 4-2 con una ruptura, pero no pudo sostener un 40-15 en el juego siguiente y empezó a sellar su suerte en el pleito.

Y así lo ve el chileno, hidalgo en sus declaraciones después de su eliminación.

Ruud sacó toda su jerarquía de top 5 y de finalista de Roland Garros para vencer a Jarry en los octavos de final. Foto: France Presse.

“Pude haber ganado yo en tres sets, es duro perder así, sobre todo en estas instancias, pero así es el tenis. Me quedo con lo positivo, porque luché cada punto”, asumió el nacional.

“Me di oportunidades y faltó concretarlas. En otros partidos sí las concrete, pero en este no lo pude hacer. Pero batallé cada partido y cada punto. Lo dejé todo en la cancha”, añadió en entrevista con radio Biobío.

Por lo mismo, Jarry resaltó las virtudes que lo llevaron a alturas inéditas para su carrera en un torneo del Grand Slam.

“Me voy con más experiencia, el nivel de juego fue alto desde el primer minuto y me voy tras llegar a la segunda semana y compitiendo en este estadio, que es especial”, sentenció.

“Es extraordinario cómo ‘Nico’ Jarry ha mejorado este año, llegó con mucha confianza después de ser campeón en Ginebra, aunque un poco cansado. Ganó muy buenos partidos y el duelo ante Ruud se le escapó por pequeños detalles, partiendo porque su rival había jugado en la pista central y partidos decisivos en Grand Slam”, analiza la argentina Mariana Díaz Oliva, extenista y hoy comentarista de ESPN.

Para Cristóbal Saavedra, quien entrenó a Jarry antes de Juan Ozón, el balance es muy positivo más allá de la derrota parcial.

“Es su mejor resultado, desde toda su perspectiva el balance es buenísimo. A uno, como espectador, le hubiera gustado que ganara por lo menos un set, que perfectamente pudo ser cuando estuvo 4-1 y punto de quiebre. Quizás cambiaba la historia, pero ‘Nico’ no estuvo tan fino como en los partidos anteriores”, admite el extenista y entrenador.

“Ruud mantuvo la calma, está más familiarizado con lo que significa jugar un Grand Slam y ganar partidos allí. A diferencia del partido en Ginebra, en el que Jarry jugó de chico a grande, por llamarlo de alguna manera, ahora si bien no tenía la responsabilidad de ganar por ranking, había una expectativa por haberle ganado”, añade el actual coach del argentino Facundo Mena.

Además, Saavedra valora no solo el resultado y el alza en el ranking, sino la ganancia también a nivel psicológico para enfrentar el resto de la temporada, en la que apenas defiende 272 puntos.

“Ha mostrado un alza muy grande en su capacidad de controlar las emociones, de tomar buenas decisiones y eso ha marcado la diferencia que le permite ganar más partidos. Él está trabajando bien desde hace tiempo, pero lo mental marca resultados de manera importante y esta actuación le dará mucha confianza”, asegura.

VIAJE A LA HIERBA


El nacional deberá cambiar totalmente el chip para aventurarse, desde la próxima semana si su cuerpo técnico y médico no deciden algo diferente, en el ATP de Stuttgart, en el inicio de la temporada de tenis sobre hierba, que desembocará en Wimbledon, el tercer Grand Slam y en el que Jarry llegó alguna vez a segunda ronda.

Y aunque él mismo ha dicho no sentirse tan cómodo lejos de la arcilla, su potente servicio y su cada vez más precisa volea son herramientas útiles en el césped, con botes más bajos y pelotas que vuelan a mayor velocidad.

Además, con el nuevo estatus adquirido después de una temporada mágica, será un rival de temer para quien se cruce en su camino.

“Creo que al llegar a octavos de final ya me estaban viendo de otra manera, principalmente con el buen desempeño de la semana pasada”, asumió Jarry.

Su exentrenador confía en que sus mejores armas pueden ayudarle a rendir en la hierba, aunque reconoce que deberá ajustar su juego para adaptarse a las nuevas condiciones que hallará en la ruta a Londres.

Jarry está inscrito sucesivamente en Stuttgart, Halle, Eastbourne y Wimbledon. Foto: EFE.

“Indudablemente que el saque es una de sus mejores armas y en pasto es un gran factor, pero si le ha ido mejor en arcilla es porque tiene tiempo para preparar sus tiros. Cuando le juegan más rápido, como ocurre en pasto, no tiene tiempo para preparar bien la derecha y tiene la tendencia de hacer más errores”, analiza Saavedra, quien sí destaca que llegará con dos o tres torneos previos a Wimbledon.

“‘Nico’ sabe hacer saque y red y, como todos los jugadores, tendrá que hacer adaptaciones a su juego. Los desplazamientos son distintos, varían un poco los patrones de juego, pero va a ser más difícil ser agresivo desde el fondo, porque no va a poder atacar con tanta comodidad”, plantea.

Algo parecido opina Mariana Díaz Oliva, que siguió sus partidos en las transmisiones oficiales.

“Jarry estuvo a la altura, fue una actuación súper positiva, se dio cuenta de que puede jugarles a todos de igual a igual. No solo mostró su mejor tenis, sino tendrá su mejor posición histórica en el ranking. Se está consolidando como un jugador muy completo y muy peligroso, no solo en polvo de ladrillo, sino también en lo que viene en pasto y pista dura, gracias a su saque y sus tiros tan potentes”, confía.
Héctor Opazo M.

es coordinador de Deportes El Mercurio. Periodista de la Universidad de Chile, participó en la cobertura de los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 y en los JJ.OO. de Río 2016, entre otros eventos.

Relacionadas
A fondo con...