Santiago de Chile.   Jue 18-04-2024
13:32

La Roja del básquetbol consigue un histórico triunfo que esperó 69 años

Con un inmenso Manny Suárez y un elenco con pocas fallas, la selección nacional superó por 79-77 a los albicelestes, rivales a los que no vencían desde el Sudamericano de 1955. Juan Manuel Córdoba, el entrenador, graba una nueva hazaña en su palmarés y encamina a los nacionales al torneo continental del próximo año.
Foto: FIBA
Héctor Opazo M.26 de febrero, 2024
Histórico. Épico. Legendario.

Los adjetivos se hacen cortos para calificar la victoria por 79-77 que logró la selección chilena de básquetbol sobre Argentina, en la segunda fecha de las clasificaciones de la AmeriCup, en el coliseo Antonio Azurmendy, de Valdivia.

Histórico porque hacía 69 años que un combinado adulto no superaba a los trasandinos, desde un Sudamericano en 1955, siete décadas en que las derrotas, la mayoría palizas, se acumulaban una tras otra.


Épica, porque no era cualquier Argentina. No era un combinado local, armado con lo que se podía tener a la mano. Porque estaban Facundo Campazzo y Gabriel Deck, figuras estelares del Real Madrid, uno de los mejores equipo de Europa, liderando al mismo equipo que jugó el Preolímpico hace apenas unos meses.

Legendario, porque Chile se pone en carrera para clasificar a la AmeriCup, por el nivel mostrado por los jugadores y por la sapiencia del entrenador, Juan Manuel Córdoba, que se ha encargado de tachar todos los libros de historia tanto a nivel juvenil como adulto durante sus varios pasos por la cabina de la selección.

Enorme partido de Manny Suárez, que colaboró con 29 puntos, nueve rebotes y un bloqueo clave en los segundos finales del partido. Brillante trabajo defensivo de Felipe Haase, que se puso con nueve rebotes y un robo. Tremendo Franco Morales, que con cuatro triples y seis asistencias ratificó todo lo bueno que se dice de él.

Por 15 puntos se fue ganando la Roja el primer cuarto, aplastando en todos lados del parqué a los trasandinos, que no lograban entender qué diantres estaba pasando. La gente, enfervorizada, no paraba de aplaudir.

Pero Argentina despertó, opuso lo mejor de su repertorio y fue descontando, incluso hasta pasar arriba en la cuenta, lo que parecía devolver la normalidad al marcador.

Sin embargo, este Chile no quiere normalidad. En los momentos más álgidos, cuando se requiere cabeza fría, se equivocaron poco, eligieron los mejores tiros, defendieron como se debe y se llevaron el premio que se merecían.

Con la chicharra, la algarabía se desató en la cancha y las tribunas, y las cuentas que empiezan a cerrar: Chile está un paso más cerca de clasificar a la AmeriCup, cuya ruta se reanuda en noviembre, ante Colombia en casa.
Héctor Opazo M.

es coordinador de Deportes El Mercurio. Periodista de la Universidad de Chile, participó en la cobertura de los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 y en los JJ.OO. de Río 2016, entre otros eventos.

Relacionadas
A fondo con...