Santiago de Chile.   Jue 28-01-2021
11:19

Selknam abre la ruta al Mundial de Rugby de 2023

Sin posibilidad de jugar amistosos antes del inicio de las eliminatorias, a mediados de este año, el equipo que defiende a Chile en la Superliga americana servirá de base para los “Cóndores”, que buscarán una inédita clasificación planetaria.
Foto: Isaac Correa
Héctor Opazo M.11 de enero, 2021
La semana pasada, al mando de Nicolás Bruzzone, comenzó el trabajo de Selknam, la franquicia que defiende a Chile en la Superliga de Rugby, que este año se disputará entre marzo y mayo, si las condiciones sanitarias lo permiten.

Por ahora, el trabajo empezó con los locales, a la espera de que se integren los refuerzos foráneos, que por ahora son los argentinos Patricio Baronio, Bautista Stavile, Ignacio Albornoz (quienes estuvieron en el plantel 2020) y Santiago Portillo, aunque podrían sumarse un par de nombres más antes del inicio del certamen.

“Partimos el lunes 4 con los exámenes PCR a todos, salieron todos bien. Los muchachos y el staff se han portado muy bien y han cumplido todos los protocolos, así que pudimos partir sin problemas”, valora Bruzzone, quien se hará cargo del equipo en sustitución del head coach Pablo Lemoine, que concentrará toda su atención en el trabajo de la selección que disputará el inicio de las eliminatorias para el Mundial de 2023.

“Pablo sigue siendo la cabeza del rugby chileno, pero la dirigencia y él mismo decidieron que se enfocara en la clasificación al Mundial y, en ese escenario, era difícil dirigir también la franquicia; pero de todos modos él igualmente participará con nosotros de manera presencial, supervisando, porque el trabajo tiene que ser mancomunado”, explica el coach.

Estamos trabajando en conjunto para aprovechar la Superliga para llegar bien preparados a las eliminatoriasNicolás Bruzzoneentrenador de Selknam

El foco de 2021 estará puesto en el inicio de las eliminatorias para el Mundial de 2023, en cuya primera fase los “Cóndores” se medirán con Brasil, Paraguay y Colombia en busca de dos pasajes para la siguiente etapa, en la que espera Uruguay. Y sin el suspendido Americas Rugby Championship, la única medida para los jugadores será el torneo de franquicias continentales.

“La mayor parte del equipo será nacional, porque mantenemos la idea de poder clasificar a Francia 2023 como objetivo a largo plazo. Si bien nuestra idea es obtener los mejores resultados posibles, valorar el rugby local y el esfuerzo que hacen nuestros jugadores, también está la otra meta y estamos trabajando en conjunto para aprovechar la Superliga para llegar bien preparados a las eliminatorias”, confía Bruzzone.

Para esta edición, el formato selectivo cambió: los dos mejores del cuadrangular chocarán con Uruguay y el vencedor de ese grupo irá contra el mejor de Norteamérica; mientras que el segundo —a diferencia de ediciones anteriores— tendrá una nueva opción ante el subcampeón de América del Norte.

“Falta mucho para poder pensar en eso, lo primero es la Superliga, pero sí, sin duda que el nuevo formato permite tener más oportunidades, no solo para nosotros, sino para todos los países de Sudamérica. Tener dos cupos va a significar demostrar el nivel que tienen los equipos de la región”, afirma el trasandino.
Héctor Opazo M.

es coordinador de Deportes El Mercurio. Periodista de la Universidad de Chile, participó en la cobertura de los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 y en los JJ.OO. de Río 2016, entre otros eventos.

Relacionadas
A fondo con...