Santiago de Chile.   Mar 16-04-2024
3:11

Mirando a junio

Es necesario tener en cuenta que la selección chilena mantiene el mismo problema desde 2017: carece de delanteros confiables, de nivel internacional y ratifica la importancia de Sánchez
Foto: AP
Danilo Díaz29 de marzo, 2024
El primer dato que deja el estreno de Ricardo Gareca es que Chile recobró eficacia. No transformó en figuras a los arqueros Thomas Strakosha y Mike Maignan, de Albania y Francia, respectivamente, pero anotó cinco goles y generó un puñado de opciones.

La victoria sobre Albania (3-0) y la derrota con Francia (3-2) dejaron la impresión de que la Roja de Gareca comienza a asemejarse a la idea del entrenador. Con reminiscencias del Perú que dirigió, Chile intenta hacerse fuerte desde la tenencia, otorgando mucho valor a los mediocampistas y su trajín. No presiona en la zona inicial, salvo cuando pierde el balón. Si no la recupera de inmediato, se estaciona en tres cuartos de cancha, con dos líneas de cuatro.

El marcador ante los galos habla de un partido apretado. El trámite dice otra cosa. La obvia superioridad del rival se apreció desde el momento en que Marcelino Núñez puso el 1-0, luego de una maniobra colectiva que recordó la sociedad que formaron Mauricio Isla y Alexis Sánchez. En ese instante los volantes Youssouf Fofana, Aurélien Tchouaméni y Eduardo Camavinga impusieron ese tranco que los reconoce como parte de la élite del fútbol mundial.

Aceleró Francia y vinieron los goles del conjunto de Didier Deschamps, maquillados en el complemento por el descuento de Darío Osorio y antes por el cabezazo de Vargas en el vertical. Cuesta evaluar a “Turboman”. Tocó un par de pelotas con Albania y abrió la cuenta; repitió su repertorio con Francia, esta vez con dos de situaciones. No participa en el juego, pero incide en los últimos metros. El tiempo dirá si esa expedición satisface las expectativas del seleccionador.

En junio vienen los amistosos con Paraguay y Bolivia, ensayos generales antes de la Copa América. Lo sensato es tomar los encuentros con Perú, Argentina y Canadá — rivales en el grupo— como el laboratorio de prueba antes del retorno de las eliminatorias. Dependiendo de los resultados, la presión ambiente moverá el termómetro hacia el optimismo desatado o la depresión generalizada, a partir del facilismo que hoy se observa en el análisis. En Chile, el fútbol se examina sin rivales y sin evaluar las circunstancias o el contexto.

Es necesario tener en cuenta que la selección chilena mantiene el mismo problema desde 2017: carece de delanteros confiables, de nivel internacional y ratifica la importancia de Sánchez. Con ritmo en Inglaterra, más allá de que el Sheffield United esté casi descendido en la Premier League, Ben Brereton es una rueda de auxilio. El alza de Víctor Dávila en Rusia y el crecimiento paulatino de Osorio en Dinamarca dan más cartas a Gareca.

Al grupo se sumarán Erick Pulgar, Diego Valdés y Guillermo Maripán. Resta ver la evolución de Maximiliano Guerrero, la recuperación de Felipe Loyola o si se considera a Víctor Felipe Méndez. Chile demostró que puede jugar sin Gary Medel y Arturo Vidal. Nadie los descarta, pero ya no son número puesto. ¿Claudio Bravo? Sin continuidad en el Betis, su actuación en Marsella no fue buena. Lento en el primer gol, en el segundo no salió, como siempre lo hizo.

Nada ha cambiado en Sudamérica. La batalla de Chile será meterse sexto en la ruta al Mundial o al menos séptimo para ir al repechaje. Difícil, pero no imposible.


Danilo Díaz

es un comentarista, periodista deportivo y escritor chileno. En 2009 obtuvo el premio de Premio Nacional de Periodismo Deportivo de Chile.

Relacionadas
A fondo con...