Santiago de Chile.   Mar 16-04-2024
11:01

Los procesos existen

Es evidente que la continuidad de ideas en un plazo más o menos extenso sigue siendo una herramienta eficaz para aumentar los niveles o subir los porcentajes de triunfo.
Foto: Photosport
Sergio Gilbert26 de febrero, 2024
El concepto “proceso” es quizás uno de los más devaluados en el fútbol. Para muchos hinchas y analistas, el hablar de etapas o ciclos por cumplir para alcanzar el éxito competitivo no es más que un discurso vacío que solo termina por justificar los fracasos.

Hay que aclarar.

Ciertamente, hoy la exigencia por conseguir el éxito es tan alta que no parece haber espacio para desarrollar grandes proyectos que requieren tiempo para asentarse. Ganar aquí ahora y con lo que se tiene a mano es el primer mandamiento del fútbol que vivimos y eso lo saben y lo asumen los entrenadores de todo el mundo, sea cual sea el reto competitivo que tengan al frente.

Pero, a pesar de ello, es evidente que la continuidad de ideas en un plazo más o menos extenso sigue siendo una herramienta eficaz para aumentar los niveles o subir los porcentajes de triunfo.

Aun cuando las manos técnicas varíen.

El inicio del torneo nacional nos está dando algunas luces al respecto.
Huachipato, el campeón vigente, obtuvo su meritorio logro bajo la conducción técnica de Gustavo Álvarez. El equipo acerero ganó porque exhibió gran regularidad y mucha convicción colectiva pero no asentó una propuesta. Su embalaje final así lo corrobora: ahí las figuras individuales (Montes, Rodríguez, Martínez) fueron decisivas, más importantes que el ideario.

Por ello es que ahora con otra conducción técnica —la del uruguayo Javier Sanguinetti—, Huachipato no se ha notado igual de sólido como hace algunos meses pese a mantener en buena medida su plantel e incluso reforzarse en algunos puestos. Como no quedó una línea de juego muy establecida, Sanguinetti hoy no continúa sino que está en etapa de reconstrucción.

Lo mismo puede decirse en otros casos como los de la U, Unión Española o Audax. En todos esos equipos no se está haciendo la posta, sino que, derechamente, se está rearmando todo casi desde cero.
Distinto es el caso de otros equipos, como Cobresal, Coquimbo Unido, Palestino, Everton y Colo Colo aun cuando entre ellos hay diferencias.

Los cuatro primeros mantuvieron a sus entrenadores esta temporada luego de más de un año de trabajo (por eso no se puede contar en esta lista a Núñez en la UC, Basay en Copiapó o Azconzábal en O’Higgins). Y todos ellos están llevando a cabo sus pequeños procesos a partir de lo que ya lograron modelar y por eso que a pesar de que aún se están reacomodando, ya han mostrado un “discurso”, un “relato” que los pone en ventaja competitiva inicial.

¿Y Colo Colo? ¿Acaso Almirón empezó de cero también desechando el trabajo del ex DT Quinteros?

Quien diga o piense eso simplemente no está haciendo un análisis muy completo. Almirón está impulsando su propuesta a partir de bases que quedaron asentadas. Claro, el actual DT de los albos ha modificado cosas, ha puesto acento en otras, incluso ha cambiado funciones de jugadores. Pero todo puede hacerlo porque heredó algunas herramientas de su antecesor.

Eso es un proceso. Reivindiquemos conceptos.

Sergio Gilbert

es periodista titulado en la UC, especializado en fútbol. Profesor universitario y redactor en El Mercurio. En Twitter: @segj66

Relacionadas
A fondo con...