Santiago de Chile.   Mar 31-01-2023
11:36

Se baja el telón

La presión está con Cobreloa, los pupilos de Emiliano Astorga. Son el equipo con historia, el cuarto grande y desde la intuición, es posible que buena parte de los futboleros del país hinchen por los naranjas en la definición por el ascenso ante Copiapó.
Foto: Photosport
Danilo Díaz25 de noviembre, 2022
Este domingo concluye en Calama la temporada 2022 del fútbol chileno. Justo cuando el Mundial recorre su segunda fecha en la fase de grupos, Cobreloa y Deportes Copiapó buscan el segundo pasaje a Primera División. El empate 0-0 en el “Luis Valenzuela Hermosilla” solo dejó contentos a los loínos, que esperan sellar en el “Zorros del Desierto” una campaña sobresaliente.

No fue bueno el cotejo de ida. Se jugó poco, hubo simulaciones, descontrol y un arbitraje que permitió un diálogo excesivo con los protagonistas, y de esta manera el juego careció de ritmo. Cobreloa está invicto en su cancha, pero este tipo de definiciones requiere de respuestas futbolísticas y anímicas. La presión está con los pupilos de Emiliano Astorga. Son el equipo con historia, el cuarto grande y desde la intuición, es posible que buena parte de los futboleros del país hinchen por los naranjas, acaso rememorando los derechazos del ”Chueco” Merello, los piques de Juan Carlos Letelier, el empuje de Mario Soto, la jerarquía del “Mocho” Gómez, el vigor de Héctor Puebla, la categoría de Marcelo Trobbiani y, más cerca en el tiempo, la simpleza de Luis Fuentes, el desequilibrio de Patricio Galaz y la imagen fresca de un Alexis Sánchez al natural, simple e incontrolable.

Es maduro el conjunto de Astorga. Posee un plantel confiable en la categoría, aunque puede sentir las ausencias por suspensión del capitán Rodolfo González, Eduardo Farías y Nicolás Palma. La presencia de Jorge Espejo, eficaz como lateral o volante en ambos costados, es un arma en los naranjas. El mano a mano de Maximiliano Cerato y la contundencia de David Escalante resaltan en el cuadro que dirige el exzaguero central.

Deportes Copiapó jugó la historiada promoción frente a Huachipato, en enero de este año, por ganar el playoff de la Primera B. Un hito que reitera a partir de su contundencia en casa. En el torneo 2021 sumó 52 puntos, la misma cifra de este campeonato. Héctor Almandoz conoce a este grupo desde su paso anterior, cuando se fue a mitad de temporada ante el llamado de Deportes Antofagasta (2020). Luego dirigió a Cobreloa y no es un despropósito decir que los salvó del descenso. Los “leones” atacameños saben de qué se trata disputar este tipo de partidos y disponen de alternativas en todas las líneas.

En el fondo, el zurdo Diego García lidera la zaga. El mediocampo es un factor clave en los copiapinos. La presencia de Marco Medel genera desahogo y equilibrio defensivo. La tarea de Juan Jaime, uno de los volantes más parejos de la división, es relevante en el planteo del “Coio” Almandoz. El 23 copiapino va y viene, con un trabajo sustantivo en la recuperación y la salida. La figura es Jorge Luna, determinante con su pegada y remate con ambas piernas. Si ajusta la mira, en 30 metros, en la altura calameña, puede complicar al golero Matías Cano. En el ataque, Maximiliano Quinteros aguanta y define. El venezolano José Bandez, Carlos Sosa o el veterano Isaac Díaz son otras opciones para un elenco bien balanceado en su conformación.

A pesar de todo, el fútbol chileno regala emoción.

Danilo Díaz

es un comentarista, periodista deportivo y escritor chileno. En 2009 obtuvo el premio de Premio Nacional de Periodismo Deportivo de Chile.

Relacionadas
A fondo con...