Santiago de Chile.   Mié 10-08-2022
9:54

Se acerca el fin de su castigo: Nicolás Jarry toca puertas para recibir invitaciones a torneos

El tenista chileno busca un lugar para su regreso al tenis, luego de más de diez meses suspendido por doping. No le ha ido muy bien: en el challenger de Guayaquil le dijeron que no, mientras que el de Santiago aún no está confirmado en el calendario de la ATP.
foto: France press
Diego Aguirre Diez19 de octubre, 2020
Cada vez falta menos para que Nicolás Jarry pueda volver a jugar al tenis de manera oficial: el 16 de noviembre se cumple el castigo que tiene al chileno sin poder competir desde enero de este año, luego de que fuese notificado por un doping positivo al detectar sustancias prohibidas que venían de un multivitamínico que tomaba el jugador.

La idea del “Príncipe” era hacer su estreno en el challenger de Guayaquil (Ecuador, arcilla) que comienza el mismo día en que el jugador termina su sanción, pero no podrá ser. “Nicolás (Jarry) me llamó para ver la posibilidad de darle una wild card, pero le dije que estábamos muy complicados, porque solo tenemos tres invitaciones este año, que están reservadas para los tres jugadores del equipo ecuatoriano de Copa Davis. Entiendo que está un poco difícil para él, porque no se están realizando muchos torneos en el continente”, explica el extenista Andrés Gómez, director del certamen ecuatoriano.

Ante la negativa, el entorno del tenista estaría haciendo las gestiones para que Jarry —que volverá a la actividad sin ranking— reciba una wild card por parte del challenger de Orlando, Estados Unidos, que también inicia el 16 del próximo mes, aunque en cancha dura. En ese aspecto, la empresa norteamericana IMG, que representa al jugador de 25 años, tendrá un rol fundamental.

Desde el momento en que se conoció su doping positivo, Jarry fue claro: “No hice trampa”, se defendió. Foto: Reuters


No sería el único campeonato al cual apuesta entrar el espigado jugador: el challenger de Santiago tiene reservado un puesto para el nieto de Jaime Fillol, aunque el torneo capitalino aún no está confirmado en el calendario de la ATP, ya que la organización está esperando los permisos de las autoridades sanitarias del país. Si se llega a realizar, la fecha del torneo sería del 30 de noviembre al 6 de diciembre, en paralelo al challenger de Campinas, Brasil.

Actualmente, Jarry se encuentra entrenando en Estados Unidos, lugar donde ha podido jugar al tenis sin restricciones, pese a la pandemia que azota al mundo.

EL CAMBIO DE HÁBITOS DE “NICO”


“Lo más difícil fue aceptar esta mala suerte, por qué me pasaba a mi…”, decía a “El Mercurio” en abril de este año, cuando recién conocía la duración de su castigo.

Los dos primeros meses fueron muy duros para el tenista. En el proceso de asimilar su suspensión no entrenó y se desconectó de todo. Recién en marzo, cuando se acercó a un centro deportivo en la zona oriente de Santiago, volvió a ejercitarse.

“Emocionalmente no se veía bien cuando llegó. Era de esperarse, sobre todo después del castigo que tuvo, pero entendía que debía agarrar las riendas y que era hora de entrenar. No lo vi con mucha energía, o al menos no con la misma con la que está actualmente. Estaba tenso”, cuenta su preparador físico, Tomás Landerer.

El tenista chileno entrenó a fondo durante los meses de castigo y está listo para volver. Foto: Instagram


“Nico” quería iniciar su nuevo proceso con cambios, y por eso buscó a Landerer, quien le fue recomendado debido a su experiencia con atletas de gran estatura como la suya: el profesional trabaja con los voleibolistas Marco y Esteban Grimalt, por ejemplo.

“No estaba en su mejor condición física. Le dolía la espalda y las rodillas. Estaba muy tieso, y mal aeróbicamente. El punto de partida fue bajo, pero agarró un ritmo de entrenamiento, con cuatro días a la semana, y ahora está al cien por ciento para volver a jugar”, asegura el PF, quien siguió asesorando por videollamada a Jarry cuando este se fue a Norteamérica.

Con el recuerdo fresco de la sanción, al tenista le costó construir una relación de confianza con sus nuevos asesores. En Motion Center, donde trabajan con varios deportistas de élite en Chile, confiesan que Jarry se mostró reacio a recibir cualquier sustancia externa. En una oportunidad, al atleta le dolía bastante la cabeza luego de haber subido un cerro capitalino, y en el gimnasio le ofrecieron una pastilla para aliviarle el dolor. “No no, gracias. No sé que pueda tener”, contestó rápidamente.

Es más, durante varios meses no se dejó asesorar de manera estricta por nutricionistas, y llevó una dieta por su cuenta. En agosto, sin embargo, y luego de confesar que se sentía sin energías en los entrenamientos, se preocupó y comenzó una pauta alimenticia en el mismo centro donde entrena. “Se le hicieron recomendaciones en la dieta, pero no quiso nada de suplementos ni vitaminas”, aseguran en el gimnasio.

Diego Aguirre Diez

es periodista de Deportes El Mercurio desde 2016, especialista en el área polideportiva, cubriendo tenis, golf, rugby, atletismo, básquetbol, entre otras disciplinas.

Relacionadas
A fondo con...