Santiago de Chile.   Sáb 25-05-2024
23:29

Sebastián Herrera gana la Eurocopa de básquetbol

El escolta chileno alcanzó un título inédito para un deportista nacional y tendrá la chance de ser el primero que dispute la Euroliga, tras la victoria de Paris Basketball sobre JL Bourg.
febachile
Nicolás Olea12 de abril, 2024
No se crea que el título de la EuroCup es poca cosa. Es cosa de ver que en la primera final ente Paris Basketball y JL Bourg estuvo presente un campeón del mundo con Francia, el legendario Lilian Thuram; y en la segunda definición, nada menos que el ex presidente galo, François Hollande. El político se puso una bufanda del equipo de La Bresse, con la esperanza de una victoria.

Pero quien realmente estaba llamado a hacer historia era Sebastián Herrera. El escolta chileno de ascendencia alemana, que vistió los colores de Universidad Católica antes de emigrar a Europa para iniciar su carrera internacional desde los cimientos, se convirtió en el primer basquetbolista nacional que grita campeón en el segundo torneo de clubes más importante del Viejo Continente, como antes lo había conseguido al levantar el trofeo de la Champions League con el Telekom Baskets Bonn en 2023.

Un registro de siete puntos, dos rebotes y un bloqueo en 17 minutos de juego, permitieron que el capitán de la selección chilena rubricara la victoria parisina por 89 a 81, y una corona muy significativa, ya que le permite clasificarse a la próxima temporada de la Euroliga, la competencia cestera más renombrada de ese continente.

Herrera ahora puede convertirse en el primer chileno en esas instancias, aunque restan algunos protocolos. Que se mantenga en el conjunto de la capital francesa y que su club acepte la invitación a la máxima justa continental. El año pasado, el Gran Canaria rechazó el cupo pese a ser campeón de la Eurocopa, alarmado por el millonario desembolso que significaba su presencia y con sólo seis años de vida, París deberá sopesar su participación.

Más convencido, eso sí, parece Tuomas Iisalo, entrenador del Paris y gran impulsor de la carrera de Herrera, con quien viajó desde Bonn a Francia a fines del año pasado. “Jugar la Euroliga será un gran desafío: se necesitará más dinero para partidos adicionales, viajes adicionales, jugadores adicionales, etc. Pero creemos que podemos afrontar este desafío: de todos modos, el club está muy avanzado en los preparativos”, dijo el técnico finlandés.

Pero todo puede cambiar en los próximos meses, ya que mientas se define la Pro-A, máxima liga francesa de baloncesto, comienza a oírse el canto de sirenas de otros equipos históricos del continente por los baluartes parisinos. No sólo por Iisalo, sino que también las máximas figuras del equipo, como el estadounidense T. J. Shorts, máximo anotador y MVP de la Eurocopa.

Pero en la noche de ayer sólo hubo espacio para celebraciones. Un Herrera eufórico daba vueltas a la cancha y luego participó de la tradicional ducha a su entrenador en la conferencia de prensa. Todo esto bajo la atenta mirada de Juan Manuel Córdoba, el entrenador de la selección chilena, que estuvo presente en la serie y gritó como un hincha más la corona de uno de los pilares de La Roja del Básquet.
El escolta no quiso ser menos, y con la bandera amarrada al cuello, lanzó un “¡viva Chile, mierda!” inédito en estas lides. Y que espera, sea anticipo de logros todavía mayores.
Nicolás Olea

es colaborador de Deportes El Mercurio, periodista de la Universidad Católica, coberturas en Copas del Mundo, Copas América y otros torneos nacionales e internacionales. Escribió tres libros.

Relacionadas
A fondo con...