Santiago de Chile.   Sáb 25-05-2024
22:30

Cobreloa le hace un guiño a su rica historia y enmudece el Monumental

Con goles de Cristián Insaurralde y Gastón Rodríguez, dos expulsados y los reflejos del meta Nicolás Avellaneda, los loínos dieron cuenta de un Colo Colo muy errático. Arturo Vidal responsabilizó al árbitro.
Raúl Neira15 de abril, 2024
Doce años, tres meses y 29 días debieron esperar los hinchas de Cobreloa para celebrar en el Monumental. Y vaya cómo fue que volvieron a sonreír.

Con temple minero. Con valor. Con coraje. Con Rodolfo González —único sobreviviente del 3-2 de 2011, gracias al agónico festejo de Nicolás Trecco— capitaneando un equipo exuberante en hombría. “Por todo lo que significa la rivalidad y el esperar tanto tiempo un triunfo así, esto es histórico”, lanzó el defensa.

Fue una lucha electrizante. Encendida. Sin cuartel. Una reedición de los 80, época en que blancos y naranjas levantaron uno de los grandes clásicos del fútbol chileno.


Se jugó fuerte, sin miedos ni temores. Colo Colo empezó a toda máquina, presionando bien y sin pausas, pero con muchas debilidades en la zona de definición. Ni siquiera en los tiros de esquina (y tuvo muchos) pudo desnivelar.

Sí lo hizo Cristián Insaurralde, aprovechando que Arturo Vidal pinchó una pelota hacia su arco, maniobra que encontró a Maximiliano Falcón y Alan Saldivia clavados en el pasto. Buenos pasajes de Cobreloa que pronto se derrumbaron: en una decisión polémica, el juez Nicolás Millas expulsó al goleador y a partir de ahí, otro cuento.

Cobreloa entregó el terreno, pero al dueño de casa le costó juntar pases, y cuando lo hizo apareció Nicolás Avellaneda para abortar el gol.


Y como el fútbol es impredecible, una jugada que parecía no tener destino encontró a Gastón Rodríguez de cara al gol, finiquito perfecto y 2-0.

Las expulsiones del final, una por cada bando, no hicieron más que agrandar la gesta loína. Porque ganar con 9 es otra cosa. Y más de visita. “Lo tomamos como una final. Intentamos cerrar los caminos y aprovechar los espacios que dejaban cuando se iban al ataque”, declaró el héroe Avellaneda.

El lamento estaba en la esquina opuesta. “Después de un partido como éste, estoy seguro de que mis jugadores quieren jugar ya el próximo”, sostuvo Jorge Almirón, pensando, ya, en la UC.

LA TRASTIENDA DE PEDRERO


Opazo no pudo aguantar

En un duelo con Cristian Insaurralde, en la jugada donde el atacante loíno recibió la primera tarjeta amarilla (39’), el lateral Óscar Opazo sintió un potente dolor en el aductor derecho y, pese a que terminó el primer tiempo, tras el descanso no volvió al pasto de Pedrero. Su presencia ante la UC, el sábado, está en duda.

Barristas desordenados

Se cumplían los 12’ cuando el réferi Nicolás Millas detuvo el partido debido a que un grupo de hinchas locales trepó a los vidrios que separan la cancha de la galería sur, lugar que ocupó la “Garra Blanca” como sanción por el mal comportamiento en la Supercopa de febrero pasado en el Estadio Nacional.

Nuevamente los simpatizante de Colo Colo ofrecieron una conducta reprochable. Foto: Photosport

Sin Palacios ni Pizarro

Una lesión en la muñeca derecha, sufrida el miércoles pasado en el Maracaná, ante Fluminense, marginó a Carlos Palacios ayer y no está claro que llegue al duelo con los cruzados. Otro que no estuvo fue Damián Pizarro, aunque su ausencia se explica en una decisión técnica del entrenador Jorge Almirón.

Homenaje para el “Vicho”
Antes del compromiso, Blanco y Negro premió los 100 partidos de Vicente Pizarro en la primera categoría del equipo popular. Y lo hizo con una camiseta enmarcada, obsequio que entregó Daniel Morón, el gerente técnico, compañero del papá del “Vicho”, Jaime, en las épocas más gloriosas de Colo Colo.

Raúl Neira

es redactor de Deportes El Mercurio y especializado en fútbol. Con más de 25 años de carrera, cubrió la Copa Confederaciones de Rusia 2017, la Copa América de Chile 2015, copas Libertadores, sorteos y partidos clasificatorios a la Copa del Mundo.

Relacionadas
A fondo con...