Santiago de Chile.   Vie 01-03-2024
20:23

Gareca ya ha revisado más de 300 partidos de los chilenos en el extranjero

El “Tigre” ha trabajado intensamente con su staff y el equipo de la Federación de Fútbol de Chile, especialmente en la revisión de la actividad de los potenciales nominados para su flamante proceso.
Foto: France Presse
Nicolás Olea11 de febrero, 2024
La designación de Ricardo Gareca como nuevo entrenador de la selección chilena tiene un objetivo claro: la clasificación de Chile al Mundial 2026.

“Lo mío estrictamente pasa por la selección mayor, lo quiero dejar en claro. Quema una barbaridad. Uno tiene que estar totalmente enfocado, es lo único que me va a ocupar”, expresó el “Tigre” en su presentación oficial.

En ese sentido, y más allá de una reunión con Nicolás Córdova para salir de algunas dudas del último Preolímpico —como la razón por la que jugadores como Alexander Aravena o Damián Pizarro no estuvieron a la altura de sus antecedentes—; la labor de Gareca solo se ha circunscrito a los jugadores con los que contará para el ciclo que iniciará el 8 de marzo, con la nómina para los amistosos contra Albania y Francia.

Por esto, junto con sus asistentes Sergio Santín y Néstor Bonillo, convocó rápidamente a sus colaboradores permanentes en el área audiovisual (Taiel Bonillo, hijo del PF, Hugo Alves y los hermanos Lucas y Tomás Argento) para pasar revista al material con el que cuenta.

Taiel y Néstor Bonitllo, analista y preparador físico del cuerpo técnico de Ricardo Gareca.

Ahí recibió el apoyo del área de scouting de la Federación de Fútbol de Chile, liderado por Marko Biskupovic, para revisar, en poco más de diez días, más de 300 partidos de unos 50 futbolistas chilenos que actúan en el exterior. Un trabajo agobiante que le significó pasar de lunes a viernes, de 8:00 a 14:00 horas, en Juan Pinto Durán. En el resto de las jornadas aprovechó para conocer Santiago, cortarse el pelo y definir la logística de las próximas semanas.

Pese a que inicialmente comentó la posibilidad de contar con un exseleccionado chileno como asesor, de la manera en que actuó Nolberto Solano en su paso por Perú, eso no pasó de una intención preliminar. Además, en Quilín aclaran que el pago debiera salir del bolsillo del entrenador.

El “Tigre” no quiere ampliar su círculo de hierro. Bonillo padre mantendrá el contacto permanente con los jugadores, y Santín —“un uruguayo bonachón”, lo definen— se encargará del día a día a nivel grupal. Los otros cuatro colaboradores aparecerán en las fechas FIFA.

EL TRABAJO PLANIFICADO


A diferencia de lo que hacía en Perú, Gareca no tendrá microciclos. Tampoco preparará un equipo de sparrings, uno de los legados que dejaron Marcelo Bielsa y Jorge Sampaoli en la Roja.

“Es bien práctico. No se ha preocupado de aquello para lo que no lo contrataron. Por ejemplo, mucha gente ha criticado el Complejo Juan Pinto Durán, pero a Gareca le encantó. Lo encuentra impecable, las canchas y el hotel. Y sobre todo familiar, como la casa en la que se reúnen los jugadores desde que estaban en series menores, donde conocen hasta a los cocineros”, puntualizan desde el añoso búnker de Macul.

La premura de cara a la próxima fecha FIFA, el 21 de marzo ante Albania y el 26 contra Francia, ha hecho que el “Tigre” por ahora posponga su deseo de visitar a los jugadores que militan en el exterior. No se descarta, eso sí, que lo haga después del apronte que disputará en Marsella, al menos con los que actúan en Europa.

Precisamente este contingente, encabezado por Claudio Bravo, fue el primero con el que tomó contacto Gareca. Y en su mensaje ha incluido el deseo de rescatar el espíritu de la selección chilena de antaño, citando incluso el período de Nelson Acosta o la sintonía que alcanzó con el público en la Copa América de 2015, cuando enfrentó a la Roja en semifinales al mando de Perú.

“Él quiere que su fortaleza sean el grupo y el Estadio Nacional todo de rojo, el abrazo y la arenga. Y tratar de unir al país en el objetivo de volver a la Copa del Mundo”, explican quienes han seguido sus primeros pasos en Chile. Es la receta de Gareca.
Nicolás Olea

es colaborador de Deportes El Mercurio, periodista de la Universidad Católica, coberturas en Copas del Mundo, Copas América y otros torneos nacionales e internacionales. Escribió tres libros.

Relacionadas
A fondo con...