Santiago de Chile.   Mié 14-04-2021
21:09

Johnny Herrera: “No podría negarme si me llaman los nuevos dueños de la U, pero nunca trabajaría con Goldberg y Vargas”

El histórico capitán azul se despide en su estilo: “Tiene que haber un cambio total en la U para que el club merezca estar donde tiene que estar", dice. Y agrega: "Los resultados dicen que me retiro como el mejor arquero en la historia del club, solo me quedó la espina de no haber ganado la Copa Libertadores”. Las comunicaciones y estudiar para técnico están en su norte inmediato: “Si alguna vez dirijo a la U, jugará todo lo contrario a la actual. Tener a todos los rivales en las cuerdas, empujando y ganando con goles en los últimos minutos, esa sería mi forma. Así me crié”.
Foto: Photosport
Ramiro Fuenzalida07 de abril, 2021
Johnny Herrera corre contra el tiempo para darse un espacio en sus nuevas funciones como panelista de TNT Sports y atender a “El Mercurio”. “Voy entrando al canal, así que dale, pregunta”, comienza.

—¿Le da vueltas aún haberse retirado?

“Lo venía pensando hace rato, desde que salí de la U para ir a Everton. Ahora tuve varias ofertas, pero no me convencí, pese a que mucha gente me decía que siguiera jugando, porque tenía cuerda para un buen rato. Además, uno mira alrededor y ve cada cosa, que seguro hubiese rendido más que cualquiera, pero ya está. En todo caso, como digo, esta es una pausa, un intermedio, porque haré otras cosas, entre ellas estudiar para ser técnico y luego volveré a la cancha, en esa función”.

—¿Qué le quita el sueño al mirar su larga carrera deportiva?

“No haber ganado la Copa Libertadores, sin duda. Si hubiésemos mantenido el plantel del 2011 en 2012, con los goles de Gustavo Canales y Eduardo Vargas, más la solidez defensiva de Marcos González, que partieron, no nos ganaba nadie y el club hubiese tenido las copas Sudamericana y la Libertadores, te lo aseguro”.

—¿Y la espina de no haberse retirado con la camiseta de la U?

“Me dio vueltas también en la cabeza, pero hace poco me llamó Cristián Aubert, a quien respeto y valoro mucho, y me dijo que el club me abría las puertas para una despedida o lo que yo quisiera. Eso me sana, me saca esa espinita que tenía en mi corazón y hace que me vaya con tranquilidad del fútbol”.

—¿Quién es el mejor arquero de la historia de la U, usted o Sergio Vargas, por ejemplo?

“Siento que esa condición, a la hora de comparar, se define por los títulos logrados y a mí entender, por eso, soy el mejor de la historia de la U”.

¿Qué espera del cambio de dueño en la U?

“Tiene que haber un cambio total en la U para que el club merezca estar donde tiene que estar. Espero que la gente nueva tenga un buen proyecto, para que mi amado club vuelva a tener una identidad como siempre la tuvo y perdió, lamentablemente, hace años. Cualquier gestión que llegue, estoy seguro, va a ser mejor que la que hay. Debe haber una limpieza administrativa profunda”.

¿Se visualiza trabajando en esa nueva U, en una gerencia o dirección deportiva? ¿Conoce a los nuevos dueños de Azul Azul?

“A futuro me veo más dentro de una cancha. Como dije voy a estudiar para ser entrenador y espero volver al fútbol en ese ámbito. Sé quienes son (los nuevos propietarios) y si me llamasen todo es conversable, depende del proyecto que haya en la mesa. Insisto, yo estoy para aportar en lo que se pueda, en lo que me pidan, siempre que se reúnan las condiciones. No podría negarme a ayudar al club de mis amores, de toda la vida, a contribuirle en algo”.

¿Se refiere a que conoce a los nuevos dueños chilenos o a los estadounidenses?

“Quise decir que no los conozco, pero sí sé quienes son y obviamente les deseo lo mejor”.

Johnny Herrera no se guardó nada al referirse a Rodrigo Goldberg y Sergio Vargas. "No podría trabajar con ellos. No quisieron pagarle una operación a Jimmy Martínez... Tenemos principios completamente distintos", asegura. Foto: David Velásquez

¿Y si lo llamasen, trabajaría con Rodrigo Goldberg o Sergio Vargas?

“Ninguna posibilidad, cero, pero cero. Para decirlo de manera caballerosa: Somos personas con principios completamente distintos, esa es la verdad”.

¿Por qué lo dice?

“Yo, por ejemplo, jamás le negaría pagarle la operación a un jugador del club, como pasó en su minuto con Jimmy Martínez, quien tuvo un tumor en un ojo. Ellos no lo querían hacer y tuvimos que imponernos y pelearlo como plantel para que le pagaran la operación. Tampoco se me hubiese pasado por la cabeza echar a gente que lleva 20 años en la U, que su vida era el club y se habían sacrificado por esta institución. Son valores, principios que yo por lo menos no transo en mi vida. Muchas veces preferí salir perjudicado yo, que un compañero”.

¿Se puede volver a ver una U protagónica, como reclama el hincha?

“Estoy absolutamente seguro, solo se trata de gestionar bien y aunque me duela, solo hay que mirar hacia el frente y ver la gestión de (José María) Buljubasich en Universidad Católica. Ese es un buen trabajo. Por lo mismo, la U se debe reestructurar en profundidad”.

¿Sacando incluso figuras emblemáticas como Diego Rivarola?

“La U tiene que reestructurarse y ver si cada persona o personaje que está o estuvo aportó o no al club. Todas las empresas funcionan con evaluaciones y si es mala, muchas gracias. Los mejores siempre deben estar en cualquier organización, pero a veces se nivela al revés y hay de todo”.

¿Cómo se imagina a la U dirigida por usted como técnico?

“Me la imagino tal como me crié en el club. Llegué a los 13 años, a los 14 era tal mi pasión que era pelotero para estar en la cancha. El ‘Pato’ Cárdenas era el coordinador y nos mandaba a hacer esas funciones, crecí con el ‘¡Dale León!, ¡Dale León!’ y teniendo la U a todos sus rivales en las cuerdas, empujando y ganando con goles en los últimos minutos, ganando a lo U. Esa es la forma que yo conocí, que aprendí y con la que me críe. Si alguna vez me tocase dirigirla, esa sería mi forma de jugar, totalmente contraria a lo que hoy se ve y que se viene arrastrando hace tiempo”.

¿Sigue con su gimnasio?

“Le hemos puesto harto empeño con mi socio. Esta duro el tema de los gimnasios, esperamos poder reabrir. No nos están cobrando el arriendo, y agradecemos eso al dueño, porque de lo contrario hubiésemos quebrado”.

Ramiro Fuenzalida

es periodista de Deportes El Mercurio, con experiencia de más de 20 años en la materia. Especialista en fútbol, ha cubierto mundiales de la disciplina, adultos y juveniles, clasificatorias y copas América.

Relacionadas
A fondo con...