Santiago de Chile.   Sáb 25-05-2024
22:15

Restrepo y Gajardo son absueltos: no pudieron probarse las acusaciones

Luego de dos días de audiencias, 14 testigos interrogados y una deliberación de casi media hora, el CNAD determinó por unanimidad que no hubo maltrato ni discriminación de la dirigenta y el entrenador en la polémica de la posta 4x400 de Santiago 2023. Mientras los acusadores alegaron parcialidad del Comité, el ente se defendió: “En la sentencia se darán cuenta de los errores de su abogado”.
Foto: Claudio Cortés
José Contreras13 de abril, 2024
Absueltos.

El escándalo de la posta 4x400 de los Juegos Panamericanos, que ha tenido en vilo al atletismo chileno por más de cinco meses está terminando de forma favorable para Ximena Restrepo y Marcelo Gajardo. El Comité Nacional de Arbitraje Deportivo (CNAD), tras una larga audiencia virtual, decidió absolver a la dirigenta y al entrenador de las acusaciones de maltrato y discriminación contra Poulette Cardoch, Berdine Castillo y Juan Pablo Raveau.

Luego de que las partes no llegaran a una conciliación en la noche del viernes, la audiencia, que se reanudó a las 9 de la mañana y finalizó cerca de las 14 horas, recibió los testimonios de 14 testigos e involucrados, quienes debieron responder cerca de 40 preguntas cada uno. Tras los interrogatorios y el análisis de 19 documentos y un expediente de 142 páginas, como detalló el lado demandante, el CNAD determinó que Restrepo y Gajardo no eran culpables de infraccionar el decreto 22 del Ministerio del Deporte, que previene y sanciona acoso y abuso sexual, maltrato y discriminación en el deporte.

El fallo constó de tres páginas y ocho puntos; en el octavo se explica la decisión y en él, el Comité asegura que “no habiéndose creado convicción” y “al no alcanzar el estándar probatorio exigido por la ley para que se configuren las conductas vulneratorias denunciadas”, Gajardo y Restrepo fueron absueltos de forma unánime por los cinco miembros del tribunal, encabezados por Eduardo Arévalo.

En la parte demandada, el falló los dejó “contentos y satisfechos en el sentido de que estimamos que realmente nuestros representados no habían cometido conductas que vulneraran el decreto 22”, dijo el abogado de Gajardo y Restrepo, Carlos Castro. Sin embargo, el jurista reconoció que “resulta también como una alegría contenida porque, lamentablemente, a nadie le agrada que deportistas, dirigentes y entrenadores estén con diferencias tan grandes como las que se vieron. Esperemos que el tiempo arregle todo esto”.

Castro añadió que espera que ese mismo tiempo ayude a superar la eventual sanción social que recaiga sobre sus defendidos: “A veces basta una imputación sin conocer nada, ignorando los hechos, las pruebas y todo, basta una acusación para lapidar a la gente. De alguna manera, el tema tendrá que ir pasando. ¿Buscar una indemnización por esto? No se ha conversado, ni siquiera se ha planteado”.

En tanto, la decisión del CNAD caló hondo en los demandantes. “Me temía algo así”, se lamentó Juan Pablo Raveau, “después de escuchar a los jueces, cuando habló el presidente Arévalo, cuando llamó a conciliar. Me parecen insólitas sus palabras, que dejaran de jugar, que se dedicaran a entrenar. Me decía ‘¿pero cómo puede hablar de esa manera?’”, añadió el entrenador.

El 26 de abril se realizará la lectura total del fallo absolutorio, en la que se entregarán todos los argumentos del tribunal. Foto: Photosport.

Además, Raveau alegó parcialidad del CNAD en su actuación. “En muchos casos, cuando de repente nuestro abogado, Sebastián Buré, hacía alguna mención a algo, decían que eso no correspondía; los otros mencionaban cosas que tampoco correspondían y no había la misma actitud de los jueces para decirles lo mismo. Tampoco me pareció bien que estuvieran transmitiendo y que, cuando hubo testigos, cortaran”.

El tratamiento de los testigos tuvo polémica. Buré aseguró que la decisión del CNAD de cortar la transmisión de la audiencia previo a los testimonios no había sido informada, lo que los tomó por sorpresa. Incluso, pidió el viernes un recurso de reposición para que se siguiera emitiendo, que fue rechazado. “Es cierto que existen normas para proteger a los testigos, es un argumento lógico. Yo creía que iba a ser completamente transmitido el procedimiento, el tribunal debía haber hecho esta salvedad”, apuntó Buré.

Arévalo defendió la decisión. “Todas las audiencias son públicas y teníamos preparada la sala para todos, pero la parte demandante pidió que fuera por Zoom y se eligió transmitirla por YouTube, pero no se puede transmitir la declaración de testigos por algo muy simple: el testigo 2 no puede saber lo que declara el testigo 1. Con una transmisión en directo no teníamos seguridad de que el testigo que venía a continuación ya sabía lo que se había contrainterrogado, por lo que el procedimiento iba a estar viciado. Esto se les explicó antes a los abogados”, aseveró. ¿Parcialidad? “Es una opinión respetable de Raveau, pero no es abogado, primera cosa. Y segundo, cuando lea la sentencia se van a dar cuenta de cuáles fueron los errores que cometió su abogado”.

El propio presidente detalló los motivos para la decisión unánime del tribunal. “Ninguno de los testigos que presentaron las denunciantes precisó o dijo haber visto una conducta discriminatoria o de maltrato. Ninguno. Incluso reinterrogado y contrainterrogado, todos ellos señalaron que no habían escuchado ni garabatos ni conductas racistas ni maltrato”, explicó.

Ninguno de los testigos que presentaron las denunciantes precisó o dijo haber visto una conducta discriminatoria o de maltratoEduardo Arévalopresidente del CNAD

“Nosotros hacemos mención a lo que dice la ley sobre discriminación y, en el caso de Gajardo, bueno o malo, fue una decisión técnica, una cuestión interna de la federación que no se enmarca dentro de las conductas vulneratorias que señala la ley, por lo que no se aplica el decreto 22. ¿Con Restrepo? Ella reconoce haber hablado fuerte, pero cuando el gerente técnico Felipe de la Fuente fue interrogado dijo que no recibió garabatos. Lo que hubo fue un intercambio de conversación en términos bastante fuertes y ningún testigo pudo decir lo contrario”, añadió Arévalo.

De los involucrados en el escándalo, solo Restrepo pudo dar su versión, algo que fue solicitado por Castro. En el caso de las atletas, ninguna pudo hablar “por no haber sido solicitado oportunamente por el abogado de las denunciantes”, según indica el fallo.

No obstante, Arévalo reveló que “permití que Cardoch pudiera expresar lo que necesitaba decir al final de la audiencia. Hizo una intervención muy breve, se quebró en el relato y no pudo seguir hablando. La aconsejé, le dije que estuviera tranquila, que se estaba haciendo todo lo que en derecho correspondía, pero que en los juicios se ganaba o se perdía”.

A falta de la lectura de sentencia el 26 de este mes, el llamado “caso Restrepo” está cerca del final y solo la decisión de Cardoch, Castillo y Raveau de continuar con el proceso puede alargarlo. Ese día se sabría si los tres deciden ir a nuevas instancias, que van desde los tribunales ordinarios hasta el TAS o ante World Athletics.
José Contreras

es colaborador de Deportes El Mercurio. Periodista de la Universidad Uniacc con énfasis en el polideportivo, ha cubierto eventos como los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, Juegos Sudamericanos, el MotoGP, el mundial de Rally y certámenes de fútbol, tenis y otras disciplinas.

Relacionadas
A fondo con...