Santiago de Chile.   Jue 29-10-2020
19:06

El boxeo tiene un nuevo campeón mundial: Teófimo López, el más ligero de todos

En un polémico desenlace resuelto por las tarjetas y después de una pelea muy pareja, el boxeador estadounidense- hondureño derrotó al ucraniano Vasily Lomachenko, estropeó todas las apuestas y se coronó campeón mundial de los ligeros unificando los títulos de la AMB, la CMB, la FIB y la OMB. Habrá revancha.
Felipe Vial18 de octubre, 2020
No fue la pelea que todos esperaban: dos pugilistas muy estilísticos, que privilegiaron la estrategia, la observación y el estudio. No hubo cóctel de puñetazos en el aperitivo, por lo que quedó claro desde el principio que la velada se definiría por las tarjetas.

Claro que nadie imaginó que las decisiones de los jueces serían tan polémicas: no tanto por otorgar el triunfo a López como por el exceso de ventaja que le dieron, especialmente el cuestionado árbitro Julie Lederman, quien marcó 119 a 109 a favor del estadounidense, y lo vio ganar en 11 de los 12 asaltos. Imposible.

López justificó su ajustadísima victoria en los primeros siete rounds, cuando asumió mayor protagonismo maltratando la zona hepática de Vasily Lomachenko, quien desnudó el castigo en su rostro sufriente y demudado.

Un “Loma” irreconocible: lento de pies, débil de manos, más preocupado de mantener la guardia que de atacar, temeroso de que alguno de los temidos derechazos de López le adormecieran la quijada y la conciencia.

A excepción del segundo round, que fue algo más discutido, López ganaba con sorprendente facilidad hasta el octavo asalto, que marcó la inflexión del combate, porque por primera vez ambos se perdieron el respeto y se maltrataron de verdad.

Lomachenko entendió que debía darle un giro brusco a la pelea, pues la estaba perdiendo pasmosamente. Y casi lo logra. Desde el octavo en adelante, apareció la estrella ucraniana en su dimensión más conocida, hizo ver mal a López y pareció, especialmente en el 11º capítulo, que el esfuerzo de Lomachenko terminaba con su oponente en la lona del MGM de Las Vegas.

Pero no. Aguantó estoico el pugilista de 23 años hasta llegar a la manga final, en la que otra vez una nube negra se posó sobre el europeo: le propinó un cabezazo a López que derribó definitivamente sus aspiraciones, porque la penalización le costó el round y probablemente la pelea.

Fue un combate muy ajustado y discutido por la reacción final de Lomachenko. Sumando y restando, López lo ganó apenas. Pero lo ganó. Por eso fue tan repudiado por los expertos el veredicto del juez Lederman, quien le dio una ventaja irreal al boxeador local (119-109). Y sospechosa por lo exagerada.

“López ganó en 7 rounds y perdió en 5. Puedo ver 8-4, es una posibilidad. Pero no puedes anotarle 11 a 1 y decir que viste la pelea. Aconsejaría a cualquier luchador que pida a la comisión que no nombre a Julie Lederman”, expresó Bob Arum, promotor de la velada en Nevada. Mientras que el especialista Mike Coppinger fustigó a Lederman en el sitio The Athletic: “No estoy seguro de que él (Lederman) deba juzgar otra pelea de campeonato. Absolutamente indignante”, cerró.

Lomachenko también se molestó por la puntuación: “Revisaré la pelea para verla bien, pero creo que he ganado”, dijo el perdedor, quien de todas maneras hizo lo que se hace siempre en estos casos: dejar abierta la puerta para una revancha. Y seguro la tendrá. La merece él, el ganador y todos los que se quedaron esperando la “pelea del año”.


LOS MEJORES MOMENTOS DEL COMBATE


Felipe Vial

es el Editor de Deportes. Fue redactor en los diarios El Mercurio y La Época, en las revistas don Balón y El Gráfico; columnista de T13 Radio y Premio Nacional de Periodismo Deportivo 2014.

Relacionadas
A fondo con...