Santiago de Chile.   Lun 27-06-2022
11:50

Psicólogo de “Mito” Pereira: “En el alto rendimiento, con los ‘casi-casi’ se mejora y se crece”

“Hay un sabor amargo de que se pudo hacer historia, pero por otro queda que 'Mito' tiene todas las herramientas para competir en este nivel, siendo recién su primer año”, agrega Eugenio Lizama, especialista en neurociencia e integrante del equipo del golfista chileno que estuvo a tris de la gloria absoluta en el PGA Championship.
Antonio Valencia23 de mayo, 2022
Eugenio Lizama es psicólogo deportivo de elite. Trabaja con Guillermo Pereira desde 2018 y también integra el equipo de Joaquín Niemann, y el día después del domingo en que “Mito” pudo convertirse en leyenda, reflexiona sobre el PGA Championship, el major que se fue entre los dedos al golfista chileno.

“Fue un domingo difícil para todos lo jugadores. 'Mito' llevaba tres golpes de ventaja, y si analizamos a los escoltas que venían detrás de él todos hicieron +5, +3, +2, +1… el único que lo hizo bien fue Justin Thomas, que hizo un -3. Domingo complejo por condiciones climáticas y emocionales. Por estar jugando un major”, expone Lizama.

En simple, ganar ese codiciado certamen era como festejar el Grand Slam que Marcelo Ríos nunca logró. Y perderlo en el último hoyo fue como caer en la final de la Copa Libertadores en el último minuto.

—¿Qué pasó por su cabeza de psicólogo entre el hoyo 17, donde Pereira quedó a un centímetro del birdie, y el hoyo 18 en que se fue al agua?

“Depende de la mirada. Tenemos un proyecto con 'Mito', con quien trabajo desde 2018, y entre las metas de este año era estar en los mejores 50 del mundo, mantener la tarjeta y jugar la mayor cantidad de torneos posible y hacerlo bien. Esto ya está totalmente cumplido: ya tiene la clasificación, tiene la tarjeta, la clasificación del Masters 2023 y ascendió 51 puestos en el ranking mundial. Ahora, ¿qué queríamos todos? Pucha, que cerrara de la mejor manera posible. Nos falta harto por trabajar, por acostumbrarnos a estar en estas condiciones siendo protagonistas. Pero este es el camino. Ya no es el 'Mito' que lucha por mantener la tarjeta, ahora es el Mito que lucha por ser protagonista. Tenemos que desarrollar nuevas estrategias para estar en la elite mundial más arriba todavía”.

—De acuerdo, pero ¿qué pasó en ese hoyo 18?

“Difícil saberlo. Como equipo vamos a analizar el cierre del torneo. Vemos aspectos técnicos, físicos y mentales para analizar qué pasó. Que Mito nos describa cómo vivió él cada cosa. Tenemos estructurado un plan de trabajo, de rutinas de tiros, montones de cosas, y ver si algo cambió en esa rutina. A veces pasa que los muchachos en momentos importantes, y pasa en el fútbol, tenis o golf, se les cruzan pensamientos de no convicción de la decisión que tomaron, y eso hace que la ejecución motora venga de manera distinta. Tenemos que ver. Evito opinar sobre qué paso, porque las opiniones ensucian el rendimiento de los deportistas”.

—Por eso le preguntaba qué le pasó a usted a nivel de frustración, porque se le escapó el triunfo de las manos a Pereira.

“Más que frustración, tenía la expectativa, y la expectativa siempre juega un rol. Y claro, yo quería que él pasara a la historia, pero después de que pasó, que nos caímos en el hoyo 18, levantamos la cabeza como equipo y dijimos: ‘si nos decían el jueves que esto iba a pasar, todos hubiésemos dicho que sí poh, que nos gusta estar ahí'. Entonces es un sabor dulce y amargo”.

Estoy hablando con Mito y está bastante bien. Por eso nuestra óptica es distinta. Claro, hay un sabor amargo, un sabor de 'pucha, pudo salir primero y pasar a la historia’, pero por otro que tenemos todas las herramientas para seguir compitiendo a este nivel. Llegó a este torneo, fue líder, hay muchas cosas bien hechas, y esta nueva posición que tiene en rendimiento es para que tengamos nuevas herramientas para seguir avanzando. Estamos muy contentos en realidadEugenio Lizamasicólogo de Guillermo Pererira.

—Y a nivel de cultura popular, del seguidor del deporte chileno, eso de estar a punto de alcanzar un gran hito y no conseguirlo... ¿cómo ve esto del ‘casi-casi´?

“Esto yo lo encuentro precioso. Que nos pasen estas cosas es tremendo, porque el alto rendimiento está hecho de esto, solo que como somos un país chiquitito, con apenas 17 millones de habitantes, no estamos acostumbrados a los 'casi-casi', nos ocurren muy a lo lejos y entonces solo nos quedamos con el 'casi-casi'. Pero si uno va a las grandes historias de los deportistas, de muchos 'casi-casi' se mejora y se crece. Sí, estamos en un 'casi-casi', pero es el primer año de 'Mito', entonces es una historia muy bonita para seguir contando. Estamos orgullosos, porque esto nos permite crecer como equipo para ayudar a 'Mito' a que mejore aspectos físico, técnico y mental. Nos deja un sabor súper bonito de lo que viene, porque él demostró en su primer año que puede estar peleando codo a codo con los mejores del mundo, en uno de los torneos más importantes del mundo”.


LA ANSIEDAD Y LA RUMIACIÓN”


Rodrigo Cauas también es sicólogo deportivo. El académico de la Universidad Andrés Bello aborda otros puntos. “Vi lo que pasó en el hoyo 17, con el putt que no entró, y el hoyo 18 con el golpe que lanzó al agua. En el tramo final, un deporte como el golf que requiere mucha tranquilidad, de golpe exacto, de coordinación fina allí donde hay manifestación de ansiedad. La ansiedad se puede manifestar en lo cognitivo con pensamientos negativos y falta de concentración. En lo fisiológico con dolor en la cabeza, estómago o dificultad para dormir la noche previa. Y la tercera manifestación es cuando afecta el movimiento: en el golf hay que preocuparse que la ansiedad no se manifieste de manera motora, pues puede afectar el gesto técnico. Seguramente en ese último tramo, por todo lo que implicaba para su carrera, para el golf y para el deporte chileno, algo pudo haber afectado el nivel de concentración y los golpes no los desarrolló de manera que está acostumbrado a hacerlo en condiciones de menos ansiedad”.

—¿Cómo se levanta Pereira?

“La carrera de un golfista es muy larga y él tiene que generar aprendizaje positivo, detectar muy bien cuáles fueron los elementos que impidieron desarrollar bien la última parte del torneo. El golf permite manejar la ansiedad con la automatización, el cerebro automatiza gestos para que, en altos momentos de presión y estrés, surja el movimiento de manera automatizada. Ellos saben perfectamente que la mejor forma de revertir esto es identificando el problema, repetir y automatizar. Eso permite sacarse el tema de la cabeza. Ahí algunos psicólogos que trabajan con golfistas hablan de esta capacidad rápida de pasar de un estado a otro sin necesidad de quedarse pegado, es decir, evitando la ‘rumiación’. Cuando en un hoyo me equivoco y me quedo pensando en que me equivoqué y en qué me equivoqué, eso se llama ‘rumiación’. Y en deportes como el golf, con tiempos muertos entre un hoyo y otro, hay que trabajar muy bien ese proceso. En el golf es muy difícil quedarse pegado entre un torneo y otro. Lo que es más habitual es quedarse pegado entre un hoyo y otro”.

—¿Usted cómo ve el fenómeno del casi-casi del deporte chileno?

“Siempre se ha dicho que al chileno le falta la 'chaucha pal peso' y todas esas cosas, pero mi mirada es distinta: en el deporte hemos logrado muchísimas cosas teniendo en cuenta que no tenemos un gran historial deportivo ni un gran desarrollo del deporte comparado con las grandes potencias. No tenemos el deporte en el ADN de las personas ni en los objetivos prioritarios del Estados ni de la empresa privada. Hemos logrado mucho con estas condiciones que no son tan favorables. Cuando me preguntan por qué en el fútbol no nos va bien, yo digo que nos va bien más allá de las condiciones que hay. Entonces cuando ha habido estas cosas en deportes individuales, como el 'Chino' Ríos o estos chicos del golf, surgen como una forma de enfrentarse de modo individual, no como país ni que haya una política detrás. Por eso lo que ocurre que con Pereira lo veo positivo, porque cuando alguien se propone algo, trabaja y se dedica, en general se tienen buenos resultados. Eso hay que hacerlo mas masivo para tener resultados como país y no casos individuales”.

El domingo de Pereira sigue dando vueltas. El día después también. Y Eugenio Lizama, que trabajó con pilotos de la Fórmula 1, Moto GP y en el grupo de neurociencia del AC Milan, retoma el diálogo

—¿Cómo se saca Pereira un momento así de la cabeza?

“Estamos trabajando en eso. Estoy hablando con Mito y está bastante bien. Por eso nuestra óptica es distinta. Claro, hay un sabor amargo, un sabor de 'pucha, pudo salir primero y pasar a la historia', pero por otro que tenemos todas las herramientas para seguir compitiendo a este nivel. Llegó a este torneo, fue líder, hay muchas cosas bien hechas, y esta nueva posición que tiene en rendimiento es para que tengamos nuevas herramientas para seguir avanzando. Estamos muy contentos en realidad”.

—¿Cuándo compite de nuevo?

“Estamos evaluando. En seis semanas más está el British Open, en tres semanas más está el US Open… ahora hay que dejar un día tranquilo y ya mañana (martes) nos reuniremos para ver el calendario”.

—Aseguró presencia en ambos torneos, de hecho.

“Exacto. Si lo que pasó ayer es como darse un porrazo al último, pero por otro lado te levantas y dices: ‘mira, corrí toda la maratón, llegué, estoy vivo y clasifiqué para las próximas maratones’. Es muy, muy bonito todo. Nos tiene muy motivados. Todos queríamos que saliera primero, pero queda mucho todavía, tanto con ‘Mito’ como con Joaco Niemann hay mucho golf para Chile, y vienen un montón de otros muchachos. Por eso digo que quienes trabajamos en el deporte, tenemos que darnos cuenta que los ‘casi-casi’ también son positivos si es que uno sigue trabajando para que eso se convierta en una victoria. El problema es que en los deportes llegamos una vez y no volvemos a estar en el alto rendimiento para que se nos den las chances. Por eso ese ‘casi-casi’ es tan importante. Por eso ahora tenemos que darle más herramientas para que tenga una revancha.”

—¿Y la cabeza de Mito cómo es? ¿No se queda pegado en ese proceso que llaman ‘rumiación’?

“Estamos trabajando en eso. Si llegó ahí es porque ha avanzado mucho. Todos rumiamos, pero va a aprender a llevar eso de la mejor manera. Entrenamos para que nuestros deportistas aprendan a manejar las rumiaciones y tengas estrategias específicas para cada tipo”.

—¿Pereira habrá visto la repetición por TV de lo que le pasó?

“No sabría decirlo. Yo también trabajo con motociclistas, y cuando uno se cae, hacemos que se suban inmediatamente a la moto”.

—¿Y con Pereira?

“Debiera ser que lo viéramos. Si no quiere verlo, le diríamos míralo, míralo, míralo, hasta que ya le resulte hasta chistoso. Es como decir, me saqué la mugre en bicicleta y paso por ahí una vez y otra vez hasta que de tantas veces que pasé por ahí, al final ya pasó”.


LEONARDO VÉLIZ: “EL CASI-CASI SE HA IDO DESTERRANDO”

Unión Española 1975 perdió en el tercer partido de definición la Copa Libertadores, tal como Colo Colo en 1973, ante Independiente de Avellaneda. Ambas frustraciones las vivió Leonardo Véliz.


El pequeño Leonardo Véliz tenía 10 años cuando Chile tuvo, y se le escapó en casa y a estadio lleno, la Copa América de 1955. “Fue en Estado Nacional, campeonato Sudamericano. Argentina fue campeón”, recuerda el “Pollo”.

Con 76 años, Véliz sabe de historias y de gestas que no fueron. En el boxeo —desde Arturo Godoy a Martín Vargas y los títulos mundiales que se cayeron a golpes— como también en el fútbol. En rigor, las vivió en carne propia.

“Me persigue no haber hecho historia estando tan cerca dos veces de ganar la Copa Libertadores de América. Me persigue no haberla ganado antes que ese Colo Colo 91 de Mirko Jozic. Estoy escribiendo un libro y aquí explico qué pasó”, dice.

—¿Y qué pasó?

“En 1973, con Colo Colo, nos robó el árbitro, un robo absoluto, algo que no estaba en nuestras manos sino del arbitraje del Atlántico. Y en 1975, con Unión Española, perdimos bien porque llegamos mermados, lesionados, sin el equipo que empezó la Copa, sin todos los titulares. Me dolió y aún me duele. Pero como somos drásticos, quedó eso del ‘casi-casi’, aunque en ese tiempo, en los 70, no se hablaba del ‘casi-casi’, sino que se valoraba hasta dónde habíamos llegado. ¿Qué países pueden ostentar ese estigma? Lo miro como una ironía, porque no somos un país que llega y llega a finales”.

—¿Vio lo de Pereira en el golf?

“Supe que se fue al agua en el último hoyo. Lamentable. Pero yo creo que el casi-casi se ha ido desterrando y Chile, a diferencia de antaño, puede decir algo: las dos Copa América, el respeto que tuvimos con la misma selección durante una década… Está lo del “Chino” Ríos, las medallas olímpicas de Massu y González… Ahora está Tiane Endler en el fútbol femenino, y están con estos dos cabros del golf como Niemnan y Pereira. No es fácil estar a ese nivel de elite siendo tan jóvenes. Tienen un futuro grande”.

Relacionadas
A fondo con...