Santiago de Chile.   Mar 31-01-2023
10:41

Brasil paga caro su noche de suplentes y mancha su ruta al hexacampeonato

El Scratch pierde 1-0 ante Camerún y desvela a los supersticiosos: siempre que salió campeón del mundo lo logró de forma invicta. Tite, alertado de las 72 horas que lo separan de octavos, puso en escena un equipo alternativo. “Es un porfiado, no puede hacer eso en un Mundial”, fustiga Severino Vasconcelos. Neymar da señales para reaparecer ante Corea del Sur.
Foto: Associated Press.
Claudio Herrera de la Fuente02 de diciembre, 2022
A los brasileños la derrota los enerva. Perder les incomoda y no lo disimulan. “Con este técnico se puede esperar cualquier cosa, no puedes poner a los reservas en un Mundial, no es un partido de clubes, ¡es un Mundial! Tite es un porfiado, es una vergüenza perder con Camerún, Brasil era el único invicto y eso había que mantenerlo, siempre debes poner lo mejor, no puede ser”, dice un mosqueado Severino Vasconcelos, brasileño que dejó huella en el fútbol chileno.

“¿Sabe lo que pasa? Esta selección depende de Neymar, él va al frente. Yo tenía miedo de jugar ante Uruguay (en octavos), porque nos conocen mucho. Ahora Corea del Sur te exige otra cosa, ellos no son malos con la pelota, son muy rápidos, y los brasileños van a tener que marcar, y eso les incómoda”, añade el exvolante oriundo de Pernambuco.

El apaleado Tite entendió que no debía desgastar a los estelares, porque el lunes empezará la fase de eliminación directa. Y el recaudo terminó siendo inservible, porque en tiempo extra Camerún armó un contraataque letal: corrida de Jerome Ngom Mbekeli y cabezazo cómodo de Vincent Aboubakar, entre los estáticos Bremer y Eder Militao, para marcar el 1-0 histórico. Parado Ederson. “Perder nunca es bueno, pero perdimos cuando se puede perder”, se consoló el defensor de Juventus.


En la sexta derrota de su ciclo (no perdía desde la final de la Copa América 2021 ante Argentina), Tite tampoco deformó el equipo. Hubo nuevos nombres, pero emuló comportamientos: el veterano Dani Alves subió muchas veces al eje (como Danilo), Fred tuvo recorridos de conector (al estilo de Lucas Paquetá) y el desequilibrio llegó con extremos a perfil invertido (un símil de Raphinha y Vinicius), en el caso del zurdo Antony y el diestro Gabriel Martinelli, que tuvo las ocasiones más claras. Pero cada partido esconde acertijos. Se lesionó Alex Telles y Marquinhos ingresó de lateral izquierdo. Aún así, metió dos pases-gol sobre el final.

“No es una derrota que nos elimine, pero debemos aprender, no podemos errar tantos goles”, fustigó Fabinho, testigo de algunas grietas defensivas hasta ahora imperceptibles, porque recién en el tercer partido Brasil concedió remates contra su portería. Tite también puso la cara. “La lección es la verticalidad y efectividad del rival. Sí, va a quedar aquí delante mío: ‘El seleccionador que perdió con Camerún fue Tite’”, respondió con disgusto ante el interrogatorio.

La disputa aérea de Fabinho y Aboubakar en Lusail. Los africanos de despiden con Qatar mientras Brasil va por Corea del Sur. Foto: AP.

El Scratch, que no perdía en la fase de grupos del Mundial desde 1998, cuando resbaló ante Noruega en Marsella, reza por Neymar, lastimado en el tobillo derecho desde el debut. El “10” se dejó ver trabajando con pelota en los salones del hotel, mientras los otros contundidos, Danilo y Alex Sandro, ya tienen rutinas de cancha.

Leonardo Miranda, analista de desempeño de la CBF Academy, alerta sobre lo que viene: “Esta es la Copa del Mundo más impredecible de la historia. Pero hay que analizar con calma. Brasil y Francia, con sus equipos titulares, jugaron excelentes partidos y son los grandes favoritos. Inglaterra y España, lo mismo. Sigo viendo a estos cuatro con grandes chances y a Argentina con un jugador capaz de decidir partidos. Aún así, es muy difícil. Son grandes oponentes. Estados Unidos está entre los equipos más organizados de la Copa, Australia impondrá dificultades, al igual que Corea del Sur, aunque en el último partido con Brasil lo hizo muy mal (1-5 en un amistoso de junio). Está muy lejos de ser un juego fácil para los favoritos. Creo que pasarán, pero con mucha dificultad”.

En definitiva, Brasil se graduó primero, pero manchó el traje y desacomodó el nudo de la corbata. Y Vasconcelos sigue rumiando. “Tite es un porfiado…”.


Claudio Herrera De La Fuente

es redactor de Deportes El Mercurio, especializado en fútbol y en atletismo de fondo, especialmente en maratón y pruebas de ultradistancia, con más de 20 años de experiencia en periodismo escrito.

Relacionadas
A fondo con...