Atención a suscriptores
Santiago de Chile.   Mié 24-02-2021
14:36
En primera persona
Novedades y proyectos de escritores contados por ellos mismos
Alonso Cueto
18 de Febrero del 2021

Autor de una veintena de novelas, así como de cuentos y ensayos, Alonso Cueto (Lima, 1954) es uno de los escritores más reconocidos de su país. Formado en Literatura en la Pontificia Universidad Católica del Perú y doctorado en la Universidad de Texas, Estados Unidos, ejerce la docencia universitaria y colabora en diversos medios de prensa. También ha sido jurado internacional del Premio Revista de Libros de El Mercurio. Entre sus numerosos reconocimientos se cuentan el Premio Herralde de Novela por La hora azul y el Premio Anna Seghers (Alemania) por la totalidad de su obra.
La pandemia trajo el silencio a mi calle y creo que fue por eso que pude escribir una novela sobre el poder de la música. Su protagonista es Albino, un cantante viudo, de sesenta años que durante el día trabaja como profesor en un colegio. Su verdadera pasión, sin embargo, es la de cantar valses en un local nocturno los fines de semana. En “la peña” donde canta, un lugar hecho de humo y maderas astilladas, Albino ve una noche a una mujer joven que lo deslumbra. Al día siguiente, va al cementerio a contárselo a su esposa. Durante las siguientes semanas, se siente cada vez más atraído por esta mujer que sigue yendo a escucharlo. La novela se llama Otras caricias y aparecerá este año con Penguin Random House. Creo que hay mucho de mí en este personaje, pero lo más importante es que hay mucho de él mismo. 

Estoy escribiendo ahora una novela histórica sobre la vida de Francisca Pizarro, la hija que el conquistador del Perú tuvo con la hermana del último inca, Atahualpa. La vida de Francisca está llena de peripecias. A los tres años la entregaron a una madre española sustituta para que la educara en la religión católica. A los siete años fue casi testigo del asesinato de su padre, Francisco Pizarro. A esa edad tuvo que huir al norte. A los diecisiete fue enviada a España para casarse con su tío Hernando, el hermano de su padre. Pero esa no iba a ser su última aventura. Me fascina este personaje porque creo que siempre buscó en secreto un reconocimiento de su lado indígena, sin renunciar a su lado español. Por la cantidad de encomiendas que recibió y por su linaje, Francisca fue llamada la princesa del Perú. 

Desde hace algo más de un año estoy siempre con Francisca. Trato de meterme todos los días y todas las noches en su piel, en su conciencia, en sus frustraciones y esperanzas. Es un proceso lento y difícil pero estoy tan atraído por ella que sigo insistiendo. Entre los libros que he leído sobre la época está el de Isabel Allende sobre otro personaje excepcional del siglo XVI en Chile, Inés de Suárez. 

Nuestros países nos ofrecen personajes memorables. Es un privilegio ser un escritor latinoamericano y poder aprovechar sus historias. Una razón más para cuidarse del virus. 

Anteriores