EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Mié 20/10/2021

7:51
Atención a suscriptores

Santiago:   Mín. 5°C   |   Máx. 20°C   |   Actual 13°C

Peritaje psicológico para evaluar habilidades parentales

"...La literatura jurídica afirma que siempre se debe privilegiar el interés superior del niño por sobre el derecho del adulto. Esto, porque el primero es una persona vulnerable y en formación, el cual tiene el derecho de gozar de las óptimas condiciones materiales y espirituales que garanticen su pleno desarrollo psicológico y físico..."

Viernes, 08 de octubre de 2021 a las 9:45
  • Facebook
  • Twitter
Enviar
Imprimir
agrandar letra
achicar letra
Mauricio Pavez
Uno de los criterios que existen para distinguir cuando una persona es apta para los efectos de cuidar y velar por el desarrollo psicológico de un menor es indagar si esta presenta una estructura de personalidad normal o madura emocionalmente.

En términos generales, una persona es normal cuando goza de la capacidad de establecer relaciones altruistas para con sus semejantes y cuando puede adaptarse a las exigencias del entorno, así como también cuando presenta la facultad para establecer relaciones afectivas íntimas y profundas con sus semejantes. Estas capacidades, a su vez, son resultado de las facultades de; consideración (empatía), de la internalización de la conciencia moral, de la estabilidad emocional entre otras. Dichas condiciones psicológicas son fundamentales para los efectos de establecer si una persona reúne las habilidades parentales para velar por el adecuado desarrollo psicológico del menor que está a su cuidado.

La evaluación de dichas facultades tiene vital importancia, en especial, si consideramos que el adulto constituye la matriz o el modelo sobre el cual el niño va a empezar percibir afectivamente el mundo y vincularse con los otros. Al respecto, es preciso señalar que desde un punto de vista científico se ha podido establecer que aquellos niños criados por adultos maduros emocionalmente (normales) percibirían al mundo como un lugar amoroso y confiable, lo cual contribuiría para que estos puedan establecer relaciones afectivas profundas e íntimas con sus semejantes. En particular, los niños criados por padres que gozan de la facultad de empatía tienden a sentirse amparados emocionalmente cuando presentan problemas. Por último, se ha podido apreciar que los padres maduros emocionalmente, y, por consiguiente, que presentan una sólida conciencia moral, contribuyen a que los niños puedan incorporar la dimensión normativa y, como consecuencia de ello, puedan experimentar culpa y deseos de reparación para con la persona ofendida. Dicha instancia ha sido considerada fundamental para que el niño experimente sentido y responsabilidad respecto de aquellos compromisos que han sido asumidos.

Por el contrario, un adulto que presenta una patología mental estructural no reuniría las condiciones personales para ejercer el cuidado de un menor. Este fenómeno se explica porque aquel presenta ciertas condiciones psicológicas defectuosas, tales como intensos afectos depresivos y/o ansiosos y/o falta de control de impulsos y/o falta de tolerancia a la frustración y/o sentimientos crónicos de vacío y/o inestabilidad emocional. Las presencias de dichos rasgos son susceptibles de generar un profundo estado de sufrimiento intenso y crónico (psicológico) por parte del adulto, lo cual se traduciría, en la mayoría de los casos, en problemas adaptativos.

Por consecuencia, la vinculación entre un niño y un adulto con una perturbación mental podría suscitar como consecuencia que el niño perciba afectivamente el mundo como un lugar amenazante y hostil, y, por consiguiente, podría contribuir a que este carezca de la capacidad para establecer relaciones de confianza con sus semejantes. A modo de ejemplo, se puede afirmar que los niños que son “criados” por padres que padecen trastorno paranoide de personalidad serían susceptibles a presentar pensamientos de intensa (patológica) suspicacia y desconfianza. Dicha tendencia los tornaría susceptibles a adoptar comportamientos sumamente agresivos y/o defensivos para con sus pares, así como también a padecer un menoscabo en la expresión de la inteligencia. Ello, a consecuencia del predominio de la intensa angustia que padecen.

Si bien algunos autores afirman que las personas adultas que presentan patologías mentales permanentes son susceptibles de ser tratadas psicológica o farmacológicamente, lo cual podría generar las condiciones para que estos puedan velar por el cuidado de un menor, no se puede desconocer que siempre existe el riesgo de que la persona no se cure a consecuencia del tratamiento, o bien, reincida en la misma enfermedad (p.j. adicción), lo que evidentemente podría constituir una situación de riesgo para el menor.

Es precisamente por esta última razón que la literatura jurídica afirma que siempre se debe privilegiar el interés superior del niño por sobre el derecho del adulto. Esto, porque el primero es una persona vulnerable y en formación, el cual tiene el derecho de gozar de las óptimas condiciones materiales y espirituales que garanticen su pleno desarrollo psicológico y físico.

En lo relativo a la metodología que se emplea para evaluar las habilidades parentales se puede afirmar que a nivel mundial se aplican pruebas psicológicas (p.ej. Rorschach). Estas permiten brindar resultados cuantitativos y, por consecuencia, derivar a conclusiones objetivas. Estas son de suma utilidad para evaluar cuando un sujeto presenta un desarrollo normal (maduro), o bien, presenta una patología determinada, como, por ejemplo, pedofilia o trastorno narcisista de personalidad, las cuales podrían constituir una situación de riesgo para el menor. A diferencia de los cuestionarios y entrevistas, los test no se basan en el relato subjetivo e interesado del adulto y, por consiguiente, los resultados no serían susceptibles de ser falseados conforme a los intereses de la persona examinada.

Al respecto, es importante destacar que en una entrevista una persona puede resultar sumamente encantadora y afable, así como también parecer confiable en virtud de la coherencia del testimonio que relata. Sin embargo, a través de la aplicación de un test se puede apreciar con posterioridad que la persona presenta un trastorno narcisista de personalidad, patología mental que se caracteriza por una tendencia a idealizarse a sí mismos y a degradar a los otros.

Por esta razón, la coherencia lógica de un relato y la impresión subjetiva que puede tener un perito respecto a la persona evaluada, la mayoría de las veces conduce a conclusiones y generalizaciones arbitrarias. Es precisamente por esta razón que se sugiere que las conclusiones se basen en test científicos y, por lo tanto, no sean derivadas a partir de la aplicación de cuestionarios y entrevistas, los cuales son susceptibles de ser manipulados. Debido a que la persona entrevistada siempre tiende a responder conforme a los criterios socialmente aceptados y, por consiguiente, a falsear o deformar la información brindada para obtener un beneficio personal.

En consecuencia, se puede aseverar que las habilidades parentales corresponden a facultades psicológicas que son inherentes al sujeto adulto y, por consecuencia, no constituyen un conjunto de destrezas o hábitos susceptibles de ser aprendidos de manera práctica mediante, por ejemplo, la instrucción de un tutor o la lectura de un libro de autoayuda. Afortunadamente, en la actualidad existen diversos test psicológicos que permiten evaluar dichas habilidades y, en particular, para indagar si el sujeto adulto goza de la madurez emocional (normalidad), lo cual lo habilitaría para velar por el desarrollo psicológico de un menor.

* Mauricio Pavez Diez es perito psicólogo externo de la Defensoría Penal Pública, la Corte de Apelaciones de Santiago y el Ministerio Público.

EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"....Los afanes por constituir un Derecho Penal y una Política Criminal 'nuevos', distanciados notoriamente de los principios cardinales o capitales del Derecho Penal —limitativos del ius puniendi estatal— por anticuados y rígidos, y que pretenden obtener a través de una legislación penal flexible la felicidad colectiva y el aseguramiento del futuro en la sociedad moderna, llevan envuelto el grave riesgo de transformar al Derecho Penal en prima ratio..."

El Mercurio

"…Tanto las partes interesadas como la jurisprudencia muestran un cierto desconocimiento de una materia regulada cumplidamente en la legislación vigente, como es la adquisición por prescripción del derecho real de servidumbre eléctrica…"

El Mercurio

“...El caso (Pronova) revela otro aspecto que es clave para comprender el razonamiento de la Corte y es que el limitado ámbito de la competencia del Tribunal de Compras Públicas tiene como incentivo utilizar la nulidad de derecho público como una acción amplia para la contratación pública (...) Una nueva solución jurisprudencial frente a un caótico e incierto sistema de acciones contenciosas administrativas...”

El Mercurio

"...Lo interesante de este debate —que es, por lo demás, uno que no solo tuvimos intensamente al comienzo de la transición, sino que en el contexto del proceso constituyente de la Presidenta Bachelet— es que comienza a consolidarse un diagnóstico compartido acerca de las falencias del modelo político vigente y los objetivos de la reforma..."

El Mercurio

"...El documento está muy lejos de realizar una exposición científica y exhaustiva de la doctrina chilena sobre la materia, o del conjunto de la jurisprudencia y de la legislación (...) Su mérito es otro: recoger sentencias ejemplares y formular citas ilustrativas de la doctrina chilena para ofrecer la interpretación jurídica que el propio organismo tiene respecto del tema planteado..."

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores