EL MERCURIO. COM
Versión para imprimir El Mercurio.com

Santiago de Chile. Mar 01/12/2020

22:04
Atención a suscriptores

Santiago:   Mín. 12°C   |   Máx. 29°C   |   Actual 18°C

El Código de Aguas y el fenómeno del Biobío

"...Es notable que al año 2020 todavía sea posible constituir una junta de vigilancia bajo las normas de 1981, hoy tan cuestionadas. Pero si queremos ser ecuánimes acerca de la efectividad y eficiencia de esta nueva junta de vigilancia en el cuidado de las aguas será necesario medir y cuantificar los beneficios que su gestión produzca..."

Lunes, 09 de noviembre de 2020 a las 10:19
  • Facebook
  • Twitter
Enviar
Imprimir
agrandar letra
achicar letra
Santiago Acevedo
Una de las características de la discusión pública actual es que está dominada por consignas más que por buenas razones. Se prefiere un hashtag al examen detenido de los pro y contra de las políticas públicas vigentes.

Esto ocurre con particular agudeza en materia del recurso agua. Los dogmas incuestionables que actualmente priman son: que el agua es pública y fue privatizada, que no hay agua suficiente y se privilegia el uso extractivo, que es necesario desmontar la legislación promulgada en el régimen militar por una nueva que restituya el carácter público y garantice la sustentabilidad del planeta.

El pasado 30 de septiembre, en la ciudad de Los Ángeles, tuvo lugar un fenómeno que quizás pasó desapercibido para el resto del país. Se suscribió la escritura pública de constitución de la Junta de Vigilancia de la Cuenca del Río Biobío.

Las juntas de vigilancia son ese tipo de organizaciones de usuarios de aguas (OUA) regidas por el Código del ramo a quien la ley encomienda la distribución equitativa de las aguas entre sus usuarios. A diferencia de las demás OUA, las juntas de vigilancia ejercen su jurisdicción sobre los cauces naturales y se les dota de facultades de fiscalización y resolución de conflictos.

En la mencionada fecha concurrieron en una misma escritura un grupo de usuarios que representan más del 80% de los derechos consuntivos y casi el 60% de los derechos no consuntivos catastrados en la cuenca. Todos ellos se comprometieron a velar por el correcto uso de las aguas en la cuenca, cuyo cauce principal tiene 380 kilómetros de extensión, atraviesa dos regiones y de cuyas aguas bebe el más de millón de habitantes del Gran Concepción.

Adicionalmente, por tratarse de un proceso de carácter voluntario, los firmantes pudieron incluir en sus estatutos no solo las menciones legales obligatorias, sino además una visión de sustentabilidad y gestión integrada del agua.

Es cierto que entre la constitución y el registro de esta organización en la Dirección General de Aguas queda un largo trecho por recorrer y que muchas OUA han tardado largo tiempo en registrarse. Esto es así porque los quórums legales son muy exigentes y la atomización de titulares y su difícil localización lo vuelven más complejo aún.

Sin embargo, nada ha impedido que esta junta de vigilancia haya empezado a operar, haya elegido a su directiva y comience a canalizar recursos e iniciativas en pro de la sustentabilidad del Biobío.

Es notable que al año 2020 todavía sea posible constituir una junta de vigilancia bajo las normas de 1981, hoy tan cuestionadas. Pero si queremos ser ecuánimes acerca de la efectividad y eficiencia de esta nueva junta de vigilancia en el cuidado de las aguas será necesario medir y cuantificar los beneficios que su gestión produzca. Y el grupo de profesionales de excelencia que la está liderando ciertamente se ocupará de visibilizar tales ventajas.

En el álgido momento de discusión pública que hoy existe es necesario admitir que las consignas no alcanzan para llegar a conclusiones razonables y sustentables. Se necesita mayor altura de miras para evaluar la bondad o maldad de la legislación imperante. Desde este punto de vista, el fenómeno que está ocurriendo en el río Biobío reclama un momento de tregua a quienes dar por sentado que la legislación de aguas existentes es perniciosa.

* Santiago Acevedo Ferrer es abogado de la Universidad de Chile, máster en Derecho Ambiental por la UNSW Sídney y profesor de Derecho de Aguas en la U. Santo Tomás.

EL MERCURIO.COM
Términos y condiciones de la Información © 2002 El Mercurio Online
El Mercurio

"...Este relevante fallo demuestra la importancia de hacer efectiva la protección con que cuentan las marcas comerciales, como manifestación del derecho de exclusividad que ellas otorgan, a través de las acciones judiciales que franquea la ley para evitar la posibilidad de dilución de las marcas, la confusión con terceros y otras prácticas de competencia desleal..."

El Mercurio

"...Si bien el sancionado es un concesionario de servicio público (la empresa sanitaria), la otra compañía (generación eléctrica), que no es sujeto del procedimiento sancionador, normativamente carece de esa condición, pero la Corte entiende que atendida su función debe calificarse de servicio público para imponer un deber de coordinación cuyo resultado no es jurídicamente simétrico..."

El Mercurio

"...Existe una interesante tendencia en aumento por parte del público usuario, consistente en recurrir al Servicio Nacional del Consumidor por sus diversas insatisfacciones. En otras palabras, en busca de mayor rendición de cuentas, el público consumidor estaría concibiendo al otrora profesional exótico y de saberes esotéricos en calidad de un proveedor de servicios expertos más..."

El Mercurio

"...El Sernac ha investigado particularmente el ámbito de los servicios de telecomunicaciones. La situación es pasmosa. Por un lado, no existen cláusulas abusivas ni de amarre que dificulten la salida de los contratos (...) El problema es otro: que las acciones necesarias para el término del contrato por el suscriptor son mucho más gravosas que las requeridas para la contratación del servicio..."

El Mercurio

"...La decisión del caso parece correcta, pero el tratamiento lógico y jurídico de la materia es tan confuso que el propio juez Urrutia se sintió autorizado para comentar la sentencia con la libertad de un parlamentario (...) La tarea de los tribunales —nacionales e internacionales— es dar precisión y claridad a las normas, no abrir interrogantes ni poner en entredicho la consistencia de los sistemas jurídicos..."

Ver más

Comentarios Recientes

Más Comentados

Ranking de Comentadores