Santiago de Chile.   Sáb 24-09-2022
17:40

Serena Williams inicia el camino del adiós: se retira después del US Open

La última gran estrella del tenis femenino se despedirá con casi 41 años y 23 títulos del Grand Slam en sus bolsillos. “Cambió el deporte, le dio una notoriedad especial gracias a su estilo y a su personalidad”, estima Macarena Miranda. Dejó huella dentro de la cancha y también fuera de ella, con películas y hasta una línea de ropa deportiva.
Foto: AP
Héctor Opazo M.09 de agosto, 2022
El fin de una era. Se retira la tenista más dominante de los últimos años. La más popular. También, quizás, la mejor de todos los tiempos. La más importante.

A los 40 años, Serena Williams (407ª del mundo hoy) reconoció que ya está en la cuenta regresiva para su retiro, que podría producirse apenas termine su participación en el US Open, que parte el 29 de agosto en Nueva York.

“Llega un momento en la vida en el que tenemos que decidir tomar un nuevo camino. Siempre es un momento difícil cuando amamos tanto lo que hacemos. Y Dios sabe que amo el tenis. Pero ahora la cuenta atrás ha comenzado”, contó en una entrevista con la revista Vogue.

“Tengo que concentrarme en ser madre, mis metas espirituales y, finalmente, descubrir una Serena diferente, pero emocionante. Voy a disfrutar estas próximas semanas. No quiero volver a quedarme embarazada siendo deportista. Debo elegir entre tener los dos pies en el tenis o fuera. Voy a cumplir 41 años, así que debo escoger”, añadió la californiana.

En los números, hay bien poco que discutir respecto de su influencia: ganó 23 Grand Slams en la Era Open, más que ningún otro tenista (hombre o mujer) en la época y solo superado por la histórica Margaret Court, con 24.

Además, tiene 14 majors en dobles y dos más en dobles mixtos, además de un total de 73 títulos WTA, incluyendo cinco Masters, más un título de Fed Cup y cuatro medallas de oro olímpicas.

“Para mí, tanto ella como su hermana marcaron un antes y un después en el tenis. Su poderío físico, su velocidad de pelota, su estilo, todo eso ayudó a cambiar la cara del tenis femenino y lanzó una pequeña revolución. Incluso, en algún momento se volvió fome, porque sabías que ganarían casi siempre”, plantea Macarena Miranda, extenista nacional y directora del torneo WTA de 125 mil dólares que se escenificará en noviembre en Santiago.

“Es una gran pérdida para el deporte, porque Serena tiene un legado único tanto en lo deportivo como en lo humano. Sus números hablan solos: 23 títulos de singles de Grand Slams, más que Rafael Nadal, además creó el ‘Open Stance’ (una manera de jugar con los pies paralelos a la red), una manera de llegar a las pelotas en las esquinas, que hoy lo aplican tanto hombres como mujeres a nivel profesional”, aporta Andrea Koch, exnúmero uno de Chile.

Su sello también quedó marcado fuera de las pistas. Su imagen sirvió para revitalizar el tenis entre los afroamericanos, un deporte que, hasta antes de ella, era eminentemente de blancos.

“Impuso un estilo propio, que permitió que mucha gente se viera reflejada en ella. Generó un impacto también en la moda, con esas tenidas estrambóticas que lucían en los torneos y hasta sacó su propia marca de ropa. Popularizó el tenis femenino de un modo que no se había visto antes”, enseña Miranda.

Richard Williams, el padre de Venus y Serena, fue un personaje clave en la carrera de ambas. Una película cuenta la historia. Foto: AP.

Un detalle: su último Grand Slam lo ganó en Australia 2017, cuando estaba embarazada de Olympia, su hija. Tuvo un receso forzado por la maternidad y volvió, mientras todo el mundo esperaba que pudiera igualar o superar los 24 grandes de Margaret Court, algo que no pudo conseguir. Al menos hasta ahora.

“Desgraciadamente no estaba preparada para ganar Wimbledon este año. Y no sé si lo estaré para ganar en Nueva York, pero lo intentaré”, prometió.

“Sé que había una fantasía de los aficionados de que igualara el récord de Margaret en Wimbledon y lo superara en Nueva York antes de retirarme. Pero solo es un sueño bonito. No busco una ceremonia ni nada parecido. Soy mala para las despedidas”, completó.

MODA, CINE Y MÁS


Su irrupción fue precoz. Tanto, que antes de cumplir los 20 años ya había ganado su primer Grand Slam, en el mismo US Open que marcará su adiós. Contratos multimillonarios, portadas de revistas y una fama que la siguió desde los comienzos de su carrera.

“Hoy, hay mucha gente que no sabe de tenis, pero que sabe perfectamente quiénes son las hermanas Williams. Traspasaron esa barrera, algo que no es tan frecuente. Si le preguntas a alguien quién es Iga Swiatek o Ashleigh Barty, las últimas número uno del ranking, no sabrán, pero a las Williams seguro que sí las conocen”, apunta Miranda.

Además del tenis, Williams estudió diseño. Y lo hizo notar: creó su propia línea de ropa deportiva (Aneres, su nombre al revés) y ella misma diseña los modelos que luce en cada torneo. Un negocio que también le ha reportado millones de dólares.

“Más allá de si pega muy fuerte o no, ella genera algo que muy pocas otras tenistas han logrado en su historia. Están sus resultados, claro, nadie gana 23 Grand Slam sin ser tremenda, pero está entre las tenistas más importantes de la historia por la influencia y el reconocimiento que tienen. Como Steffi Graf, Gabriela Sabatini en Sudamérica, (Martina) Navratilova y Billie Jean King”, completa Miranda.

Por algo ha aparecido en varios capítulos de series populares como “ER”, “Ley y Orden” y hasta en una película, “Píxels”, con Adam Sandler. Pero, además, participó en la producción del filme “King Richard”, que narra las aventuras de su padre, Richard Williams, conviviendo con dos hijas talentosas y llevándolas al éxito. La película fue nominada a seis premios Oscar y su protagonista, Will Smith, ganó la estatuilla a Mejor Actor.

Además, se ha dedicado a apoyar a diferentes fundaciones y empresas en todo el mundo con buena parte del dinero que ha recaudado en su carrera, además de haber participado en campañas para luchar contra la desigualdad salarial entre hombres y mujeres, una de sus tantas batallas.

La moda es su otra pasión, seguramente a la que seguirá vinculada luego de su retiro del tenis. Foto: AP.

“Les abrió la puerta a cientos de niñas alrededor del mundo, porque además de ser la primera mujer afroamericana en llegar a la élite del tenis, fue una de las primeras que no tenía tantos recursos”, afirma Koch.

Una huella imposible de borrar.
Héctor Opazo M.

es coordinador de Deportes El Mercurio. Periodista de la Universidad de Chile, participó en la cobertura de los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 y en los JJ.OO. de Río 2016, entre otros eventos.

Relacionadas
A fondo con...