Santiago de Chile.   Jue 28-01-2021
11:46

El abandono de Cornejo, la última de una saga de infortunios de los chilenos en el Dakar

En 2006, una penalización discutible sacó a Carlo de Gavardo de la pelea por el título; Francisco López sufrió un accidente cuando estaba a punto de subirse a su segundo podio en 2011; Pablo Quintanilla iba a un minuto del líder cuando se fracturó el tobillo en 2019… La mala suerte se ensaña con los nacionales en motos.
Foto: AP
Héctor Opazo M.13 de enero, 2021
Cuenta la leyenda que, en 2006, le jugaron una mala pasada a Carlo de Gavardo. Entonces, el “Cóndor” estaba en la pelea por el título en las motos justo antes del día de descanso: marchaba tercero, a 11 minutos del español Marc Coma, pero con campo libre para avanzar, pues salía bastante más atrás que su compañero de equipo en la novena etapa.

Sin embargo, durante el asueto, De Gavardo fue informado de una penalización de una hora por exceso de velocidad según el registro de su GPS, aunque fue el único de los pilotos de punta que recibió el castigo. Apeló, pero no fue escuchado, y se esfumaron sus opciones de pelear por la corona. Terminó quinto, a más de tres horas de Coma, pero en su entorno siguen creyendo que le hurtaron el triunfo…

De Gavardo pudo ganar el Dakar en 2006, pero una penalización de una hora lo sacó de carrera. Apeló pero no fue oído. Foto: AP.

La mala suerte también se ensañó con Francisco López cuando conducía motos. En 2011, cuando tenía en sus manos repetir el tercer lugar del año anterior, enfrentó una falla mecánica en la última etapa que le hizo perder más de una hora y lo dejó fuera del podio. Y tres años más tarde, en su mejor momento, sufrió una caída en la sexta etapa que le obligó a abandonar cuando marchaba tercero, y muy cerca de los líderes.

"Chaleco" aclamado por la multitud. En 2011, su máquina se dañó en la última etapa y cedió el tercer lugar de la carrera. Foto: Cristián Carvallo.

Otro que sufrió fue Jeremías Israel en 2014. Ese año, el chileno mostró su velocidad y peleaba el tercer lugar de la general, pero un accidente en la décima etapa —que incluso pudo costarle la vida— lo sacó de competencia. “Miro el vaso medio lleno, aunque estaba peleando el podio, pero en el Dakar siempre puede ser peor. Salí con múltiples fracturas, pero no fue más grave”, cuenta el penquista, que se declara amigo personal del “Dragón”.

“Yo aprendí a navegar con ‘Pepe’ Cornejo, su papá. En mis años dakarianos me iba a quedar en su casa en Iquique y ‘Nacho’ era el niñito que siempre me acompañaba a la ruta. Por eso, todas las mañanas me levantaba a mirar cómo iba y quedé muy apenado por el accidente, pero también orgulloso por todo lo que está haciendo. Y como decía, pudo ser peor”, admite Israel.

Jeremías Israel "volaba" en el Dakar 2014, pero un accidente en una de las etapas finales cortó su carrera. Foto: Prensa Jeremías Israel.

La lista sigue con Pablo Quintanilla, quien en 2019 empezaba la última etapa apenas a un minuto del australiano Toby Price, una mísera diferencia en una prueba de este nivel. Sin embargo, cuando apenas llevaba 10 kilómetros de carrera, sufrió una caída que le provocó una fractura de tobillo.

Quintanilla y su tobillo fracturado. Sin la lesión, podría haber peleado el título del Dakar 2019. Foto: Mauricio Quezada.

Aun así, adolorido y todo, terminó la etapa, pero casi 20 minutos más lento que el oceánico, lo que le significó finalizar cuarto, a 20:46 de diferencia y con la sensación de que todo pudo ser mejor.

Ahora fue el turno de José Ignacio Cornejo. El piloto de Honda marchaba primero y con una ventaja tranquilizadora respecto de sus escoltas cuando restaban tres etapas para el final de la prueba, pero una caída lo dejó fuera de combate y hospitalizado en Arabia Saudita.

“Estábamos todos ilusionados con que ‘Nacho’ podía ser el primero en ganar en motos, que junto con los autos son las categorías más importantes y tradicionales del Dakar. No pudo ser ahora, pero tiene mucho futuro por delante. Es joven y su familia siempre lo está apoyando. Acá estamos esperándolo para darle un abrazo”, comenta Israel, quien también es patrocinador de Cornejo.

La mala suerte no se detiene.
Héctor Opazo M.

es coordinador de Deportes El Mercurio. Periodista de la Universidad de Chile, participó en la cobertura de los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 y en los JJ.OO. de Río 2016, entre otros eventos.

Relacionadas
A fondo con...