Santiago de Chile.   Lun 27-06-2022
14:13

Las claves del 3x3, la disciplina que puede llevar el básquetbol chileno a los Juegos Olímpicos

En 2022, las delegaciones nacionales estarán presentes en los seis mundiales de la novel modalidad, incluyendo la categoría adulto, cuya competencia arrancó este martes en Amberes. “Si seguimos trabajando igual, clasificar a unos Juegos puede ser una realidad”, dice René Navarrete, coordinador nacional 3x3. Por ahora, los seleccionados son los mismos del básquetbol convencional.
Foto: FIBA
Héctor Opazo M.21 de junio, 2022
Su primera participación mundialista viven, en estos días, las selecciones masculina y femenina de básquetbol 3x3, en la ciudad belga de Amberes. Las mujeres comenzaron su participación con dos derrotas (21-10 ante Canadá y 21-15 contra España), mientras que los varones se estrenan este miércoles enfrentando a Alemania (11:05 horas) y Lituania (12:25).

Los equipos están formados básicamente con jugadores del básquetbol tradicional. En damas, Ziomara Morrison y Bárbara Cousiño lideran el equipo, mientras que Jorge y Fernando Schuler, habituales en la Roja convencional, afirman la nómina masculina.

“A nivel mundial no existen países que estén totalmente enfocados al 3x3. Los jugadores básicamente son los mismos que juegan básquetbol convencional en sus clubes. Es lo que ocurre en Chile, donde hemos ido posicionando un grupo de jugadores para que sea la base de los procesos de selección”, cuenta desde Bélgica René Navarrete, coordinador nacional de 3x3.

Por lo mismo, aún los nombres se repiten en ambas modalidades, más allá de que para el formato reducido, que se juega con un solo aro y que es heredero del básquetbol urbano, se requieren otro tipo de habilidades y destrezas.

“Si bien la elección de los equipos puede variar, en el 3x3 siempre se intenta tener un equipo dinámico, que pueda atacar y defender a alta intensidad. Físicamente deben estar preparados a jugar con mucho roce y técnicamente a atacar tanto de frente como de espaldas al aro. En muchos países se ocupa esta mixtura de jugadores 5x5 especialistas en 3x3”, expone Gustavo Vega, seleccionador nacional de la modalidad.

“Depende mucho de las capacidades del deportista de aguantar el ritmo de juego, que es más rápido y dinámico, tiene menos pausas y eso lo vuelve más exigente. No a todos los basquetbolistas convencionales les acomoda el 3x3, y al revés, quienes se sienten más cómodos en 3x3 no necesariamente rinden en 5x5”, completa Navarrete.

El desarrollo, más allá de lo novel de la modalidad, ha ido creciendo conforme pasan los años y, de la mano, las aspiraciones se hacen más grandes.

“Trabajamos con esta modalidad porque vemos la posibilidad real de obtener resultados deportivos. Ya hemos ganado sudamericanos, medallas panamericanas, que en el básquetbol de cinco son muy difíciles. Así, motivamos a Ziomara Morrison para que confiara en el proyecto, porque ve muy cercana la opción de clasificar a unos Juegos Olímpicos”, confía Irán Arcos, presidente de la Federación de Básquetbol de Chile.

El dirigente cuenta, además, como nace el interés nacional por una disciplina que ya vive su séptima cita planetaria (la primera fue en Atenas, en 2012).

“En 2017, en mi primer año de gestión, voy a la asamblea FIBA en Hong Kong y me reuní con el encargado de 3x3 de la FIBA, quien me explicó que es un deporte que iguala a los países, donde un grande puede perder con un chico y como federación pensamos que nos podría venir bien desarrollar la disciplina, así que empezamos a organizar torneos, lo que se vio refrendado con el oro en los Juegos Sudamericanos de la Juventud en 2017, cuando le ganamos la final a Brasil”, recuerda el timonel.

GRAN PROYECCIÓN


Por lo mismo, las expectativas de conseguir resultados históricos en la novel disciplina son elevadas.

Ziomara Morrison, dada su potencia física, se adapta bien al básquetbol tradicional y al 3x3. Es la líder del equipo mundialista. Foto: FIBA.

“Este año vamos a disputar los seis mundiales: los dos adultos ahora en Bélgica, en agosto jugaremos los U18 en Hungría y en octubre iremos a los U23 en Rumania. Las modalidades simplificadas le quedan bien al país, como ya lo vimos en el vóleibol playa. En toda la historia, Chile ha clasificado a cinco mundiales en básquetbol convencional y nosotros en un año ya estaremos en seis”, destaca Navarrete.

“Es una disciplina que cada vez toma más fuerza en el país, dadas todas las posibilidades de competir internacionalmente que tiene. Además, es atractiva para los jugadores y jugadoras, porque les permite ir mejorando su juego a través de la toma de decisiones y las variantes tácticas que existen”, aporta el DT nacional Gustavo Vega.

Por lo mismo, la proyección apunta a seguir creciendo y soñar, por qué no, en París 2024 o Los Angeles 2028, Juegos Olímpicos que ya confirmaron a la modalidad en su programa.

“El 3x3 le acomoda a Chile, la federación está apostando fuerte a esta disciplina y estamos comenzando a ver los resultados. Tenemos que ganar experiencia y lo que sumemos aquí en Bélgica nos servirá para preparar los próximos eventos. Estoy convencido de que si se mantiene el trabajo, clasificar a los Juegos Olímpicos puede ser una realidad”, asegura Navarrete.

“Tenemos posibilidades reales de jugar una ida a los Juegos Olímpicos y estoy seguro de que si mejoramos nuestros procesos y seguimos creciendo y especializándonos en esta disciplina, llevaremos al básquetbol del país a comenzar a ser más protagonistas en las citas más importantes del mundo”, concuerda Vega.
Héctor Opazo M.

es coordinador de Deportes El Mercurio. Periodista de la Universidad de Chile, participó en la cobertura de los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 y en los JJ.OO. de Río 2016, entre otros eventos.

Relacionadas
A fondo con...