Santiago de Chile.   Sáb 18-09-2021
0:37

Kristel Köbrich se da el gusto: en sus quintos Juegos, compite en su distancia favorita y es top 15

La nadadora nacional, con 35 años, nadó por primera vez los 1.500 metros bajo el modo olímpico y lo hizo en la serie más dura de todas, con Katie Ledecky incluida. Fue sexta y quedó a diez segundos de la final.
Foto: Twitter Team Chile
Equipo Deportes26 de julio, 2021
Kristel Köbrich tuvo que esperar cuatro Juegos Olímpicos para que, finalmente, pudiera competir en su mejor prueba. Tokio 2020 fue el debut de los 1.500 metros como disciplina olímpica y la nadadora chilena se dio el gusto de hacer la distancia que más le acomoda.

En la quinta serie de la distancia, la más competitiva de todas, Köbrich terminó sexta con un tiempo de 16:09.09 en un grupo de selectos nombres: la favorita estadounidense Katie Ledecky, la española Mireia Belmonte y la argentina Delfina Pignatello, entre otras, estuvieron en la piscina del Centro Acuático tokiota junto a ella. Ledecky ganó la manga (más de medio minuto más veloz), pero Belmonte y Pignatello quedaron debajo de la chilena.


Fue de menos a más Köbrich. Partió retrasada, pero no perdió el tranco con algunas que estaban sobre ella. Peleó con Belmonte para dejar el último lugar y lo logró en los 250 metros; a Pignatello la superó después en los 450. Para cuando quiso ir por el quinto lugar, la australiana Kiah Melverton ya estaba demasiado lejos y se resignó a defender su posición.

De todas formas, y pese a no poder mejorar su marca de presentación (fue tres segundos más lenta), avanzó una posición: llegaba como la 15ª mejor y remató 14ª en las clasificaciones. Se quedó a un poco más de 10 segundos de una final donde cuatro de las ocho que entraron estaban con ella en la serie.

"El balance sigue siendo más positivo que negativo, pero soy muy autocrítica, autoexigente. Trabajamos duro para disfrutar unos 1.500 metros y me parece que la marca pudo ser un poco menor, pero la serie fue dura, difícil, y los Juegos así lo exigen", analizó la nacional.

Antes, Köbrich había participado en los 800 metros, la distancia más larga que había en el programa olímpico para mujeres. No era su especialidad, pero cumplió: el 14º lugar de Londres 2012 fue su mejor presentación. Incluso, en Beijing 2008 debió salir de la piscina y afrontó los 10 kilómetros de las aguas abiertas, aunque no finalizó la prueba.


Ahora, a sus 35 años, y en su quinto y quizá último paso olímpico, Köbrich puede sacar de su lista de pendientes el hacer los 1.500 metros. Le queda una prueba más, los 800 metros, en la madrugada del jueves, pero la deuda ya está pagada. "No lo veo como un proceso para ir cerrando, los veo como unos Juegos Olímpicos más, que podrían haber sido distintos", aseveró.
Relacionadas
A fondo con...