Santiago de Chile.   Mar 29-09-2020
7:30

Sebastián Muñoz, el mejor golfista latino del PGA: “Con Niemann tenemos el talento para pelear un major, pero hay que tener paciencia”

El colombiano, quien terminó en el 8º lugar de la última temporada del PGA, elogia el “talento y la madurez” del chileno, proyecta el futuro de ambos en el circuito y profundiza sobre el largo camino que tuvo que recorrer para llegar donde está ahora, incluida la “traumática” estación de perder la tarjeta en 2017 para recuperarla al año siguiente. Un testimonio que vale la pena conocer.
Foto: France Presse
Raúl Andrade16 de septiembre, 2020
Durante el breve descanso que se tomaron algunos golfistas antes de enfrentar el US Open, Juan Sebastián Muñoz (27 años, Bogotá) se da el tiempo para hablar largo y tendido de los doce mejores meses de su carrera.

Nacido en Colombia y criado en Clearwater (Florida, EE.UU.), “Seba” pegó sus primeros palos entre esos dos países. Luego, a los 17, se fue a estudiar a la North Texas University. Se hizo profesional en 2015 y en 2016 ganó en el Web.com (actual Korn Ferry) para llegar por primera vez al PGA. En 2017 perdió la tarjeta, pero la recuperó al año siguiente. La temporada 2019-2020 fue la de su consagración: ganó el Sanderson Farms Championship y remató en el 8º lugar del tour.

Ha sido algo muy especial lo que ha sucedido desde julio de 2019. Pasé 124 de 125 jugadores, me tocó guerrear los últimos cuatro torneos de la temporada anterior con Mateo, un amigo que me empezó a caddear (ejercer la función de caddie), quien me cambió la actitud y la mentalidad acerca de mi juego, lo que se vio inmediatamente reflejado, pues pude mantener la tarjeta y gané al mes siguiente. Siento que él fue un gran impacto para lo que me sucedió, admite.

Mi juego es muy similar, solo que cambió mi mentalidad. Él (Mateo) fue una gran pieza en mi carrera. Terminar como el mejor latino en el Tour Championship fue algo muy bueno en una temporada con un triunfo y un tercer puesto. Estoy muy orgulloso de que pude cerrar bien, como sentía que tenía que finalizar”, dice Muñoz.

—Usted realizó el camino largo para llegar al PGA Tour. ¿Cuánto se crece?

Sí, me ha tocado el camino largo. Pocos han tenido la suerte de hacer el corto como ‘Joaco’ (Joaquín Niemann). El camino largo te enseña más, te prueba más, ¿me entiendes? Llegar al PGA Tour, perder la tarjeta, perder la confianza, volver a jugar por bolsas más pequeñas te cambia la perspectiva. Te hace valorar mucho lo especial que es el PGA Tour y estar ahí con los mejores del mundo. Solamente te hace querer volver con más ganas. Lograrlo, mantener mi tarjeta, ser un ganador en el PGA, jugar los majors, los WGC, la verdad es que te hace valorar todo un poco más.

—¿Lo presionó o lo motivó tener un referente como Camilo Villegas (ganador de cuatro PGA)?

Camilo demostró que los colombianos lo podíamos hacer. Él fue un gran mentor cuando llegué al tour por primera vez, en 2016. Siempre se ha dado un tiempo conmigo y ha respondido mis preguntas. Ha sido muy generoso y le agradezco por todo. Cada vez que tengo dudas, lo llamo. No he sentido nada de presión, siempre ha sido un apoyo para mí.

Muñoz jugando el Tour Championship, en el que remató octavo. Foto: Reuters

—Se reunió una generación talentosa de latinos en el PGA…

Sí, creo se juntó una generación que quería demostrar que tenía lo suficiente para pelear en el tour. Está el caso de Abraham (Ancer), que subió y bajó, el mío, el de Carlos (Ortiz), a quien le pasó lo mismo; y se sumó ‘Joaco’, quien ha sido un talento desde muy joven y solo ha demostrado lo grande que es. Los cuatro somos muy cercanos, nos estimamos mucho. Ha sido un grupo muy especial, un núcleo donde solo nos motivamos para seguir mejorando en la disciplina.

—¿Cómo podría describir su relación con Joaquín?

La primera vez que lo conocí fue en 2015. En Perú, donde nos tocó salir juntos el último día en un Sudamericano Amateur. Me ganó. Quedé sorprendido con su talento. Luego lo volví a ver el 2017 en el Greenbrier, cuando él juega su primer torneo, curiosamente donde yo casi gano. Fui tercero. Desde ahí hemos formado una muy buena amistad, hemos intercalado buenas cosas. Él hace algo bueno, y luego yo hago algo bueno y se devuelve. Nos motivamos uno al otro para seguir mejorando y buscando nuestras metas. Estamos enfocados. Me sorprende su madurez a los 21 años y el deseo de querer ser de los mejores del mundo. Es lo que tiene en la cabeza y yo también. Compartimos los mismos ideales. Nos llevamos muy bien, ha sido bueno tenerlo en el grupo.


—¿Se ve peleando un major con Joaquín?

Sí, con ‘Joaco’ tenemos el talento para pelear un major, tenemos el juego. Simplemente falta que se nos den las oportunidades. Hay que tener paciencia para llegar ahí.

Raúl Andrade

es reportero de Deportes El Mercurio hace más de cinco años. Especialista en el área polideportiva, ha cubierto grandes eventos de tenis, golf y motor.

Relacionadas
A fondo con...