Santiago de Chile.   Dom 29-01-2023
4:06

El día en que Argentina puso US$25 mil en el camarín de Polonia

Mundial de Alemania 1974. La albiceleste necesitaba el triunfo polaco sobre Italia para avanzar. Y así ocurrió. Años más tarde, la confesión de Quique Wolff confirmó el escándalo: “Juntamos 25 mil dólares y se los ofrecimos. Así como lo digo: los incentivamos con dinero de nuestros bolsillos”. Una increíble trama de platas negras, comisiones fantasmas, traiciones y no uno, sino dos “hombres del maletín”: Italia quiso sobornar a su rival en el entretiempo. Este miércoles, Argentina se juega el paso a octavos de final contra Polonia.
Antonio Valencia29 de noviembre, 2022
Como guion de película de los bajos fondos, la historia de Argentina-Polonia en el Mundial de 1974 tiene confesiones, negaciones, traiciones, dinero sucio, personajes principales y los siempre relevantes actores secundarios.

“¿Cómo van a jugar contra Italia?”, preguntó el entonces director de la revista El Gráfico, Héctor Vega Onesime, a Robert Gadocha, crack apodado “El Garrincha polaco”, en una charla informal en el restorán de la concentración.

“Eso depende de los argentinos”, respondió el seleccionado europeo a través de un amigo que lo acompañaba en la mesa, un misterioso personaje argentino que vivía en Varsovia, que laboraba como gerente de la aerolínea Pan Am y que en dicho encuentro ofició de intérprete.

Vega Onesime tomó el teléfono y nada más colgar ya estaba arrepentido de lo que había hecho: avisó a la delegación albiceleste la postura polaca. A esa altura, el incentivo en dinero para los europeos, no había cómo frenarlo.

Argentina necesitaba dos resultados para pasar la primera fase del Mundial de Alemania: derrotar a Haití por una diferencia de tres goles, cosa que hizo (4-1), y que Polonia, ya clasificada, jugara con todas sus estrellas y venciera a la Italia de Dino Zoff, Gianni Rivera, Giorgio Chinaglia, Fabio Capello, Giacinto Facchetti, y Sandro Mazzola, cosa que también ocurrió.

En la Copa del Mundo Polonia había ganado sus dos primeros partidos en el grupo, a Argentina y Haití, y llegó clasificada al tercer juego frente a Italia. Los trasandinos esperaban que el entonces campeón olímpico vigente (1972) jugara con todas sus figuras contra Italia. Lo hizo y ganó.

“Gracias, Polonia. El milagro de Stuttgart”, tituló la revista El Gráfico, consumada la victoria por 2-1.

Años después, el zaguero Quique Wolff, integrante de esa selección trasandina junto a Ubaldo Fillol, Carlos Babington, Miguel Brindisi, René Houseman, Rubén Ayala, Roberto Perfumo y un nóvel Mario Alberto Kempes, confesaría que lo de Stuttgart tuvo poco de milagro.

“Juntamos 25 mil dólares y se los ofrecimos. Así como lo digo: los incentivamos con dinero de nuestros bolsillos”, escribió Wolff en su libro “Simplemente Fútbol”, publicado a principios de los 80. Mil dólares por jugador. El dinero se les descontó del viático.

La transacción la triangularon, según la versión más extendida, el delantero Gadocha, el argentino gerente de Pan Am de Varsovia, llamado Iggy Bocwinski, y el ayudante de campo de Argentina, Héctor Rial, quien habría entregado el bolso con dinero a un jugador.

Otras versiones incluyen a la esposa de Gadocha como puente. O que el dinero no llegó completo por una “comisión” que se desvió al bolsillo de Ayala. O bien, que finalmente la plata nunca llegó a toda la delegación rival porque se lo quedó... Gadocha.

Robert Gadocha, “El Garrincha polaco”, en la foto enfrentando a Franz Beckenbauer, acordó el arreglo del partido por 25 mil dólares. El intermediario del acuerdo, el famoso “hombre del maletín”, lo acusa de apropiarse de US$18 mil y no repartir nada. El resto se lo habría quedado el jugador trasandino “Ratón” Ayala.

Como sea, la bomba la había detonado Wolff. Y la bola de nieve no paró de crecer.

Negó Perfumo, negó Kempes y negaron varios más. El Tribunal de Disciplina de la AFA inició una actuación de oficio para investigar el caso. Se habló de una suspensión de uno a cinco años para los que seguían activos. “Yo no soborné a nadie”, diría el “Matador” Kempes en 1983.

Pero poco a poco surgieron detalles e historias. El astro polaco Grzegorz Lato, que coincidió con el “Ratón” Ayala en el Atlante mexicano, relataría años después una charla que tuvo con su compañero argentino en una distendida y regada convivencia: “‘¿Qué hicieron con el dinero que les dimos?’, me preguntó Ayala”, relató al diario deportivo el Przeglad Sportowy.

Además de darse por enterado del ofrecimiento que nunca le llegó, Lato describió otros pormenores. “Me confirmó que los 22 jugadores colocaron mil dólares cada uno. Pero Ayala agregó que ‘de ese dinero, pusimos 18 mil’”. ¿Qué pasó con la diferencia? “Y Ayala, con su mayor sinceridad, me respondió: ‘¡Algo me tenía que quedar yo!’”, relató el polaco.

No sería la única comisión en la historia.

En 2004, Iggy Bocwinski, el misterioso gerente argentino de Pan Am que ofició de traductor entre Gadocha y el reportero Vega Onesime, brindó una nota al diario polaco Super Express. Y en ella no solo confirma que fue el “hombre de maletín” y que hubo 18 mil dólares en la bolsa porque que la diferencia se la quedó el “Ratón” Ayala.

Enrique Wolff, seleccionado argentino en el Mundial de 1974, hizo detonar el escándalo al confesar que hicieron una “vaquita” con dinero de sus viáticos y bonos para incentivar a Polonia para que ganaran a Italia. La Azzurra perdió 2-1.


“Los jugadores argentinos me dijeron que trajera una carta de Gadocha en la que dijera que aceptaba el acuerdo”, confesó primero. Lo increíble sería su siguiente afirmación: “Robert Gadocha se guardó el dinero para sí mismo. Cuando le entregué el dinero le pregunté cómo iba a dividirlo, y me dijo: ‘¿Sabes qué? No les digas nada a los muchachos’”.

¿Más? Wladyslaw Zmuda, zaguero de esa selección polaca, contó en su libro autobiográfico lanzado en 2021 otro asombroso episodio: Italia quiso sobornar a Polonia en el mismísimo entretiempo, cuando la Azzurra ya perdía el pleito.

“Nos dirigíamos al vestuario para el descanso, y en el túnel nos esperaba un hombre. En su mano tenía un maletín y al abrirlo aparecieron fajos de billetes, un montón de dólares. No me lo podía creer: ¡Un tipo con un maletín de dinero en mitad de un partido de la Copa del Mundo! Creo que entonces uno de los miembros de nuestro staff empezó a forcejear con él y entonces alguien dijo; ‘¡Pero si este es Allodi, el vicepresidente de la Federación Italiana de Fútbol!’”, cuenta Zmuda.

En fin. La historia del día en que Argentina ofreció 25 mil dólares a Polonia no podía terminar sin el testimonio de un actor principal: Robert Gadocha.

Apareció en 2013 radicado en EE.UU. y, tras años de silencio, dio una nota a Polsat Sports. Allí negó todo: “Mi nombre fue usado. Se llegó a decir que debían darle ese dinero a mi esposa en una caminata… Rastree mi carrera, no hay información sobre arreglos de partidos”, dijo Gadocha antes de cerrar su defensa exclamando: “¡Fui puro como una lágrima!”.
Antonio Valencia

es redactor de Deportes El Mercurio.

Relacionadas
A fondo con...