Santiago de Chile.   Mar 31-01-2023
11:15

Estados Unidos ante Irán, el partido con más morbo del Mundial

A las 16:00 horas, ambas selecciones buscarán la clasificación en un encuentro de dos países sin relaciones diplomáticas desde más de 40 años y cuya previa fue tensa: los asiáticos pidieron la descalificacion de sus rivales por ofensas a Dios, recriminaron al capitán norteamericano por su pronunciación y hubo cruce de declaraciones sobre cultura entre el DT iraní y un nacionalizado estadounidense.
Foto: France Presse
José Contreras28 de noviembre, 2022
El grupo B del Mundial tiene dos cosas por definir este martes: una es el par de clasificados a octavos de final. La otra es qué pasará entre Estados Unidos e Irán, dos equipos que, además de buscar el pasaje a la próxima ronda (16:00 horas en Al Zumama), enseñan una historia extrafutbolística que le añade salpimienta al partido.

Una gráfica en redes sociales del equipo americano con la bandera iraní sin su emblema ni las alusiones a Dios fueron el último capítulo de una rivalidad que excede con largueza la cancha: desde el 7 de abril de 1980 que están cortadas las relaciones políticas entre ambos países. La Revolución iraní, con el ascenso del ayatolá Jomeini por el derrocado Shah y el ocupación de la embajada estadounidense en Teherán fueron los detonantes de un quiebre sostenido e irreconciliable.

En mundiales, estadounidenses e iraníes se encontraron en Francia 1998, en Lyon, y los problemas comenzaron temprano. “Irán era el equipo B y Estados Unidos el A. Según el reglamento de FIFA, el equipo B debía ir hacia el A para saludarse, pero el líder supremo de Irán ordenó que no debían hacerlo”, recordó el iraní Mehrdad Masoudi, encargado de comunicaciones de la FIFA para el cotejo.


Incluso, se rumoreaba que se podría invadir la cancha del Gerland por grupos a favor o en contra de Irán, por lo que hasta la policía antidisturbios francesa estaba preparada en caso de actuar. Al final, nada sucedió. Los norteamericanos fueron a saludar a sus rivales, ambos posaron juntos, se sacaron una foto en común y los asiáticos entregaron rosas blancas, señal de paz en su país, por orden de la federación iraní. ¿El partido? Ganaron los persas 2-1, pero ambos quedaron eliminados.

Dieciséis años después, vuelven a encontrarse y el pase a los octavos de final está en juego, aunque en Irán alzaron la voz y pidieron la descalificación de Estados Unidos por la situación de la bandera, alegando que las omisiones son una ofensa “a la dignidad o la integridad de un país”, como expresó la agencia de noticias iraní Tasnim.

Luego, los estadounidenses rectificaron y publicaron una nueva imagen añadiendo los detalles ausentes de la bandera: su emblema central, una representación estilizada de la palabra “Alá”, y el takbir “Allahu Akbar” (Dios es el más grande), escrito 22 veces en los bordes de las franjas verde y roja.

Lo que podemos hacer es disculparnos en nombre de los jugadores y del personalGregg Berhalterentrenador de Estados Unidos

Tuvo que salir el propio técnico estadounidense Gregg Berhalter a ofrecer disculpas por la omisión. “No teníamos ni idea de lo que hizo la federación. No pensamos en cosas externas y lo que podemos hacer es disculparnos en nombre de los jugadores y del personal. Pero no es algo de lo que hayamos formado parte”, explicó el técnico en una conferencia tensa, donde incluso un periodista iraní encaró al capitán Tyler Adams por pronunciar mal el nombre de su país.

“Mis disculpas por mi mala pronunciación. Es importante la manera en la que me has enseñado la forma en la que se pronuncia el nombre de tu país. Es un progreso, y siempre que haya progreso es lo más importante”, se excusó el volante.

Al frente, Carlos Queiroz, técnico de los persas, visualiza el partido desde lo emotivo. “Será un partido muy especial para nosotros. Para mí, estar con la selección por tercera vez y poder pasar a la oportunidad de clasificarme es algo que nos enorgullece”, dijo el portugués, que horas antes se había enfrascado en una áspera discusión con el alemán Jurgen Klinsmann.

El actual miembro del Grupo de Estudio Técnico del Mundial le reprochó a Queiroz su comportamiento en la victoria iraní ante Gales. “Trabajan al juez de línea y al cuarto árbitro, están constantemente en su oído. Esta es su cultura, te sacan de tu juego”, apuntó Klinsmann, quien además posee nacionalidad estadounidense y fue su técnico entre 2011 y 2016.

“Esos comentarios sobre la cultura de Irán, la selección de Irán y mis jugadores son una vergüenza para el fútbol”, respondió Queiroz en Twitter.

Un episodio más donde la política y la diplomacia marca un partido de selecciones. Está lejos del ser el primero y no será el último.
José Contreras

es colaborador de Deportes El Mercurio. Periodista de la Universidad Uniacc con énfasis en el polideportivo, ha cubierto eventos como los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, Juegos Sudamericanos, el MotoGP, el mundial de Rally y certámenes de fútbol, tenis y otras disciplinas.

Relacionadas
A fondo con...