Santiago de Chile.   Dom 29-01-2023
3:11

Juan José Ribera: “Fui sparring de Chile en Francia 98 y ‘Matador’ Salas impresionaba, uno no quería ni tocarlo”

El “Coto” en modo Copa del Mundo: quiere poner un ojo en Bélgica, porque “tiene buen manejo de pelota, pero es agresivo al atacar” y le intriga cómo los seleccionados más débiles van a contrarrestar a las potencias. Desvinculado de Audax Italiano, pese a que anotó el mejor rendimiento después de Colo Colo, el entrenador firmó en Temuco.
Foto: El Mercurio.
Claudio Herrera de la Fuente26 de noviembre, 2022
El Mundial de Italia 1990 es la primera “noción” de estos campeonatos que atesoró Juan José Ribera, entrenador de Deportes Temuco desde el viernes pasado. “Me acuerdo del ‘Toto’ Schillaci, también del penal de Brehme en la final. Ya después en Francia 98 tuve la fortuna de ir al partido de Chile con Italia (2-2) en Bordeaux, estábamos de gira con la Católica por Holanda y Francia, una juvenil que agrupaba varios años porque fuimos los del 80, algunos del 79, 78, pero luego nos quedamos casi 14 días más, nosotros ni sabíamos, jugamos amistosos y fuimos dos veces sparring de la selección en la previa del partido con Italia, estaba el ‘Matador’ Salas e impresionaba uno no quería ni tocarlo; recuerdo al ‘Coto’ Sierra, Miguel Ramírez, Ronald Fuentes, el ‘Pelao’ Tapia, que era un crack con los juveniles. Después fuimos al partido, inolvidable”.

-¿Qué le interesa mirar ahora en Qatar?

“Me fijo en todo, cómo por ejemplo un equipo más débil van a contrarrestar a un equipo potencia, también cómo los favoritos van a plantear los partidos. En la Copa Libertadores me llamó la atención eso, cómo los buenos equipos, llenos de figuras, van construyendo el partido del minuto cero, no es que salen a avasallar. En el Mundial quiero ver quiénes y cuántas veces hacen presión alta, porque en Audax este año cambiamos un poco y presionamos más en tres cuartos, eso permitía que el rival saliera un poco más y generaba espacios a espalda de los centrales para atacar rápido. Me gusta mucho ver a Bélgica, juega hacia delante, con buena posesión, pero siempre con ataques agresivos. Habrá que considerar el factor climático”.

El brinco de Marcelo Salas ante Italia en el Mundial 1998. Ribera estaba en la tribuna de Bordeaux. Foto: El Mercurio.

—¿Qué otro equipo ha mirado en el último tiempo?

“Me gustó mucho la Copa Libertadores de Talleres, fuerte físicamente, ordenado, ataques rápidos, en la llave con Vélez fue extraordinario; también el Paranaense de Scolari, la capacidad que tiene de hacer pelear por el máximo cada equipo que toma. Independiente del Valle me llama la atención porque siempre saca jugadores con un estilo definido, incluso contrata refuerzos sin tanto nombre, pero encajan, hay un análisis atrás… A nivel de clubes estamos en deuda a nivel internacional, Colo Colo fue muy superior a nivel local, hizo una buena Copa pero quedó afuera igual. Es verdad que hay una diferencia de presupuesto, pero creo que igual se puede competir”.

¿Sobra lirismo y falta estrategia?

“Puede ser, Flamengo en la Copa quedaba con una menos y cerraba espacios, ahí son todos cracks y todos colaboran si tienen que defender cerca de área, los que terminan pasando en la Copa son los que manejan todos los momentos del juego y no solo uno”.

EL MILAGRO ITÁLICO


¿Le sorprendió su salida de Audax, pese a que metió al equipo en Copa Sudamericana?

“La verdad es que siempre pensé que íbamos a salir, nunca tuve la esperanza que nos abrieran la puerta para seguir, siempre supimos que el proyecto de los nuevos dueños era con gente de su confianza y es entendible. Lógicamente cuando uno va avanzando en el campeonato y pasas del objetivo de no descender a meterse en la pelea por copas, uno cree que se podrían abrir las puertas”.

Pero cuando lo contratan sí creían en usted.

“Sí, y ojo que con la gente del club funcionamos bien, nada que decir. Ellos nos llevan porque habíamos trabajado con el 80% del plantel y el momento era difícil, había que sacar puntos rápido”.


Pero con esa dinámica de propiedad de clubes, las plazas para dirigir se reducen.

“No sé, cuando salí de Antofagasta, nos fuimos 9° en el torneo y entendí que en ese momento tienes que esperar si no te contratan, es normal esperar después de una campaña irregular. Yo pienso que el trabajo va de la mano de los resultados y ahora con Audax 2022 los tuvimos, espero que eso prime a la hora de buscar trabajos, independiente de quien sea el dueño o quién maneje los clubes. Si a un cuerpo técnico le va bien debe tener las puertas abiertas en todos lados”.

¿Qué hizo para intervenir un equipo que estaba bien abajo?

“Encontré lo habitual en esos casos: jugadores con poca confianza, uno apela a los psicológico, al recurso humano. El jugar copas desconcentra (Audax fue eliminado por Estudiantes en la fase preliminar de la Libertadores), le pasó a Antofagasta, a La Calera, solo Everton fue el más regular de todos. Y pasa en otros lados, el Atlético Goianiense (semifinalista de Sudamericana) terminó descendido. Encontré un equipo con poco enfoque en el torneo. Al orden que nos caracteriza en nuestros equipos le sumamos harto gol y variantes porque los tantos se repartieron: convirtieron (Luis) Riveros, (Michael) Fuentes, (Fernando) Cornejo, (Matías) Sepúlveda, (Jorge) Henríquez, anteriormente solo hacía goles Lautaro Palacios. Añadimos las transiciones rápidas que nos caracterizan, logramos ser un cuadro fuerte, era difícil jugar contra Audax, utilizamos diferentes sistemas y fuimos impredecibles, pero uno no llega con la varita, los jugadores se comprometieron”.


¿Siente que ganó prestigio, es mejor técnico hoy?

“Mi capacidad es la misma, pero le agrego más experiencia, ya hemos vivido tantas veces esta situación (de tomar equipos complicados) que uno sabe dónde recurrir, dónde atacar, saber dónde ponerse para acompañar al jugador. Tuvimos buenos líderes además: (Roberto) Cereceda, (Osvaldo) Bosso, (Carlos) Labrín, Pablo Alvarado, uno sabe a qué jugadores recurrir para que te manejen el grupo y esto termine bien. En 23 fechas que dirigimos fuimos el mejor equipo tras Colo Colo (logró 39 puntos)”.

Su sistema de cabecera era la línea de tres, ahora sumó más cosas.

“Va de la mano de los características de los jugadores, en el ciclo anterior por Audax jugamos casi siempre 3-5-2 casi, ahora tenía más alternativas en ataque: jugamos con un punta, con tres, dependía de lo que buscábamos y del rival. Al Everton de ‘Paqui’ (Meneghini) le pusimos una línea de cuatro y creo que ellos siempre pensaron en tres, sorprendimos, metimos a Riveros sobre Barroso y eso les complicó. Con Antofagasta también hicimos algo distinto: tres puntas y a los 20 minutos íbamos 3-0, nos atrevimos, tuvimos la valentía porque no es fácil innovar cuando estás cerca del descenso. Nos sacamos el estigma de equipo pragmático, defensivo, desde que asumí fuimos el tercer equipo que más goles hizo: le marcamos tres a Antofagasta, a Unión, a La Serena, a Católica, a la U (...)”.

¿Ese matiz ofensivo obedece a algún cambio en su metodología?

“Algo de metodología y también adaptarnos a lo que teníamos. Me gusta mucho la velocidad en ataque y poner a ‘Lucho’ Riveros, que era extremo, de centroatacante nos ayudó. En metodología, en ataque éramos muy analíticos, repetir ejercicios, mecanizar diagonales, recogimiento de un punta para generar espacios, desdoblamiento de volantes a zonas libres, antes con siluetas al frente, pero ahora le agregamos oposición, que podían ser sparring, para que fuese más real, así el jugador mecaniza, pero al mismo tiempo va tomando decisiones en base a lo que le opone el rival. Cada partido es una vida diferente, no vamos a mantener lo que hacemos solo porque ganamos, cada rival requiere una forma, sin dejar nunca nuestra esencia que son las transiciones”.

En metodología, en ataque éramos muy analíticos, repetir ejercicios, mecanizar diagonales, recogimiento de un punta para generar espacios, desdoblamiento de volantes a zonas libres, antes con siluetas al frente, pero ahora le agregamos oposición, que podían ser sparring, para que fuese más real, así el jugador mecaniza, pero al mismo tiempo va tomando decisiones en base a lo que le opone el rival

Recuperó jugadores.

“Fuentes le agregó gol a su trabajo y asistencias. Retomamos el nivel de Jorge Henríquez, que estaba un poco perdido, terminó siendo muy importante. Fernando Cornejo el 2018 casi no jugó conmigo, pero le dije del comienzo: ‘ahora eres otro jugador y nosotros otro cuerpo técnico’ y aportó un montón. Lo de Riveros fue un acierto y fuimos osados con Tomás Ahumada, el 2018 lo subimos al primer equipo con 16 o 17 años, (Federico) Elduayén me dio el mejor informe de él y dije vamos. Tuvo tapadas que definieron partidos. No sé qué equipo peleando el descenso hace debutar un arquero juvenil”.

En algún momento cuando el Barcelona era furor, usted decía que miraba otras referencias, ¿de dónde va sacando cosas?

“Es que me gusta la estrategia, uno tiene que mantener un sello, que no varía, pero sí retocar detalles para sorprender. Por ejemplo, si un rival juega con rombo, como lo hacía O’Higgins, era todo un dilema, equiparas uno contra uno o buscas otras variantes. El mayor problema del rombo es ante los cambios de frente, no alcanzas a cubrir el ancho. Para eso se trabaja mucho cambio de frente, el pase de central a extremo, el envío de volante al volante contrario, pero el problema lo tienes en el juego interior, porque el rival tiene uno más. Todo eso es materia de análisis, soy fanático de eso. Pero le repito, el rasgo de ataque rápido no varía, aunque la gente lo malentiende por pelotazo, pero no es así, este año aumentamos la posesión a un 48% que para los equipos nuestros es harto”.

Sí creo que nos tienen menos paciencia (al técnico chileno), lo siento, pierdes dos partidos y te empiezan a mirar feo

También salió Mario Salas de Huachipato, ¿el mercado es duro con el DT chileno?

“Nos tienen menos paciencia, pero tengo cero problema con el técnico extranjero, como jugador era de los que acarreaba en el auto al extranjero, me llevaba bien con ellos, lo que hace Quinteros, Holan, ‘Paqui’, es muy bueno. Sí creo que nos tienen menos paciencia, lo siento, pierdes dos partidos y te empiezan a mirar feo. Por eso me pone contento lo del ‘Nico’ Núñez, lo de Damián (García), Jaime (Muñoz), cómo se sostiene en el tiempo Gustavo Huerta, lo que hizo Miguel Ramírez en la U. de Conce. Siempre es bueno que con resultados los entrenadores chilenos nos ganemos un espacio y que se entienda a lo que juega cada técnico, porque formas hay miles, pero que es clave que seamos reconocibles”.

Claudio Herrera De La Fuente

es redactor de Deportes El Mercurio, especializado en fútbol y en atletismo de fondo, especialmente en maratón y pruebas de ultradistancia, con más de 20 años de experiencia en periodismo escrito.

Relacionadas
A fondo con...