Santiago de Chile.   Mar 29-11-2022
15:15

Huelga en la UC: “El daño que se le ha hecho al club es más de lo que estamos pidiendo”, dicen en el sindicato

Iván Contreras, histórico preparador de arqueros y presidente del sindicado de Cruzados, habla de la paralización de actividades que ya se extiende por una semana y provocó la salida del histórico Cristián Álvarez. Además, asegura que al plantel estelar “le dijeron que saliera por otra puerta, no la principal de San Carlos, para que nos eviten”. Desde el club se defienden: "Muchas de las cosas que se han dicho no tienen nada que ver con la negociación colectiva"
Sindicato Cruzados
Raúl Neira04 de octubre, 2022
Iván Contreras se define como uno de los mejores entrenadores de arqueros de Chile y también de Sudamérica. Lleva más de 20 años trabajando en los pastos de San Carlos de Apoquindo.

Hoy, sin embargo, su vida transcurre lejos de los arcos. “Antes de la pandemia estaba la idea de formar un sindicato; pensamos que podríamos tener más fuerza para conseguir lo que antes se había pedido y no se había conseguido: temas de descanso, de horarios, problemas con trabajadores administrativos. Era una inquietud de todos los departamentos… Al crearse el Sindicato Cruzados correspondía la votación para elegir los cargos: recibí el 100% de los votos para ser presidente, entonces ninguna posibilidad de decir que no. Lo acepté sin tener ninguna experiencia. Ni siquiera fui presidente de curso cuando estaba en el colegio. Carlos Ramírez es el tesorero y Álex Bahamondes, secretario”, cuenta.

Tengo mucha pena y tristeza. Llevo más de 20 años en el club y es primera vez que me toca vivir una huelga en el club. Me da tristeza con las jugadoras después de un esfuerzo muy grande realizado todo el año Ronnie Radonich DT del equipo femenino

El debut fue complejo: negociar con Cruzados un petitorio de 23 puntos. “Lo presentamos a nuestro empleador. Nos dijeron no a todo, entregándonos una contrapropuesta que estaba muy lejos de nuestras pretensiones. Después tuvimos cinco reuniones con sus representantes y tres con la mediadora de la Inspección del Trabajo. Bajamos a seis puntos. Y nada. Raya para la suma, de todo el petitorio ninguno fue resuelto. Queríamos un 8% de reajuste y nos dieron el 1,6% mensual, pero pedimos incorporar a ocho trabajadores de las escuelas de fútbol. Tampoco. Y eso gatilló la poca flexibilidad de parte del club. Desde el martes 27 de septiembre que hemos perdido el contacto. No hemos tenido ningún acercamiento”, dice.

—¿Qué otros puntos les rechazaron?

“Pedimos una entrada más para los partidos en que la UC juega de local. Nos dan dos, queríamos tres. Eran 38 entradas adicionales... Pedíamos el retiro programado: dos cupos anuales para que la gente que lleva muchos años en el club tuviera una salida sin necesidad de renunciar y perder todo. Alfonso Garcés, por ejemplo, está hace 48 años, si lo echan le pagan solo 11. Entonces pedíamos una vuelta de mano… Considerando que los sábados se juegan los partidos de las series menores, pedimos almuerzo… Queríamos un porcentaje por venta de jugadores… Todo fue no. ‘Perfecto’, dijimos, pero pedimos incorporar a los ocho profesores de las escuelas de fútbol. Y también fue no. El daño que se le ha hecho al club es más de lo que estamos pidiendo. El club arriesga perder su imagen, porque es una diferencia casi mínima. Quizás sea un tema de poder, porque de verdad no se entiende. La dirigencia dice que tenemos la mejor cantera, pero es por la gente que trabaja, y por eso queríamos un porcentaje”.

—¿Podría desarrollar el tema de los ocho profesores?

“Tienen contrato, pero hay diferentes tipos de contratos: jornada completa, media jornada y parciales. Ellos tienen contrato parcial, pues solo trabajan cuando funciona la escuela. El club ofreció un reajuste del 1,6% mensual para los sueldos menores a un millón de pesos, pero los profesores, que ganan 300 mil, no estaban siendo incorporados. Al club, ese aumento le significaban $5.500 mensuales por cada uno. Era lo que pedíamos”.

Contreras cuenta que el sindicato está conformado por 42 socios. “Fútbol femenino, área de comunicaciones, fútbol formativo, entrenadores de arquero, utilería… De hecho no sabemos cómo están funcionando, porque nadie les pasa ropa. Hernán Madrid, que es el técnico de la Sub 20, no está sindicalizado, sigue trabajando, pero no sabemos quién le pasa la ropa”, relata.

Dentro de los afectados por la huelga está el histórico capitán cruzado Cristián Álvarez, quien renunció a sus funciones en la categoría Sub 12. “Le mandó un mensaje al presidente Juan Tagle, a Rodrigo Astudillo (N. de la R. Jefe Técnico de las divisiones menores), a Nelson Parraguez (N. de la R.: Gerente del Fútbol Formativo) y nadie le respondió. Y se fue. Es Caballero Cruzado y no le respondieron”, explica Contreras.

—Dice que desde el martes pasado que no conversan con Cruzados. ¿Le extraña?

“A mí y a toda la gente. Los socios preguntan ‘¿De verdad no hemos tenido ninguna respuesta?’. Nos ha sorprendido mucho la postura del club, del plantel. Al plantel le dijeron que saliera por otra puerta, no la principal de San Carlos, para que nos eviten. Pensábamos tener una respuesta acorde a lo que está viviendo el club: un nuevo estadio de US$ 40 millones, venta de jugadores, mejor campaña en la última década… Pero parece que no estábamos en la misma sintonía. Pensábamos que íbamos a ser considerados. Nos ha pegado harto este tema, porque no teníamos experiencia. Mejor club canterano, mejor en la formación y que no tengamos respuesta”.


Y agrega. “Hay libertad para poder integrarse al sindicato. Hicimos la consulta a la Inspección del Trabajo y el único que no puede estar es el Gerente General (N. de la R: Juan Pablo Pareja). Todos los demás, sí. A Astudillo le dije ‘está toda tu gente, por algo es’ y decidió no incorporarse”.

—¿Quiénes son los representantes del club en la negociación?

“Juan Pablo Pareja, Claudio Echeverría y Rodrigo Veloso. Y no hemos tenido comunicación en una semana y es lo que más me ha sorprendido. Mario Lepe también se sorprende de que seamos tan invisibles”.

—¿Teme que después el club le pase la cuenta por este conflicto?

“Nooooo, soy uno de los mejores entrenadores de Chile y de Sudamérica. Llevo 20 años en el club, nunca he faltado a trabajar. Por mi trabajo no puedo ser cuestionado. El sindicado se creó para formalizar el descontento de la gente en todos estos años. Si me tienen que echar, renuncio al fuero sindical. Que no tenga que ver una cosa con otra. ¿Si el problema es otro y no los ocho profesores? Si no lo dicen no vamos a saber. Pensábamos que éramos importantes, pero no era tan así. Nos consideramos parte de los 10 años más exitosos del club y nunca nos han dicho que trabajamos mal, al contrario”.


LA VERSIÓN DE CRUZADOS: “NOS PREOCUPA MUCHO EL CLIMA POSTERIOR A LA HUELGA”


En Universidad Católica, dicen, no quieren que la situación se convierta en una guerrilla de declaraciones. “Aquí hubo un proceso largo de negociaciones, con muchas reuniones, con muchas concesiones de ambas partes. Como todo proceso de negociación colectiva hay momentos duros, complejos. Es un derecho de los trabajadores tener un sindicato y presentar una postura muy, muy extrema al comienzo, con peticiones muy exageradas desde el punto de vista nuestro. Se fue avanzando hacia un acuerdo, pero no se produjo. No queremos debatir por la prensa, pero se han hecho aseveraciones algunas injustas, otras inexactas. Confiamos en que la huelga va a terminar; tenemos que proteger le clima interno. Muchas de las cosas que se han dicho no tienen nada que ver con la negociación colectiva, que es básicamente una negociación de beneficio económico. Todo lo que tenga que ver con condiciones de trabajo, siempre hemos estado dispuesto a conversarlas y mejorarlas. Sacar eso ahora, en medio de la huelga, ha sido un aprovechamiento. Queremos dar una señal de calma a nuestros hinchas, porque esto no es buenos contra malos. Seguimos siendo una institución ejemplar y acá los trabajadores tienen una estabilidad muy grande. La permanencia en Cruzados siempre es larga y hay que darle un mérito”, dicen en la precordillera.

En el club descartan, por ejemplo, que el punto que generó la paralización de actividades sea el que afecta a ocho profesores. “Es poner un titular que presiona. Obviamente son muchos los puntos que se tratan y siempre se habló de trabajadores de media jornada y jornada completa. Ese punto salió al final. Fue sorpresivo y la comisión negociadora no pudo negociar, porque nunca se había discutido. Sí se abarcaron otros temas, mucho más relevantes desde el punto de vista económico. No refleja lo que ha sido la negociación”, agregan.

Por último, sostienen que “se hace mucho énfasis en que no hay un contacto desde Cruzados. Y acá hay un tema: lo que podemos hacer es bien limitado, porque los procesos de huelga son muy reglados. No se puede llegar a ninguna práctica anti sindical. Las partes que pueden negociar son solo las comisiones negociadoras. Otras partes no pueden entrar a negociar; si lo hacen sería alterar el procedimiento reglado de negociación colectiva. Por otro lado, la continuidad del diálogo puede ser de ambas partes, no solo nuestra… Entendemos que es un proceso difícil, doloroso, donde se han dicho cosas injustas y otras alejadas de la realidad. Y aunque nos maten comunicacionalmente no queremos debatir. Tenemos esperanzas de llegar a un acuerdo pronto. Nos preocupa mucho el clima posterior a la huelga; si miramos el tema ahora, podríamos responder todo, punto por punto, pero mantenemos la expectativa de un acuerdo, de que el interés de ellos nunca fue llegar a una huelga. Queremos cuidar el clima futuro. Lo que sí no nos parece es que se use a los niños de las escuelas en actos legítimos, como protestas y manifestaciones. Nos parece complejo”.
Raúl Neira

es redactor de Deportes El Mercurio y especializado en fútbol. Con más de 25 años de carrera, cubrió la Copa Confederaciones de Rusia 2017, la Copa América de Chile 2015, copas Libertadores, sorteos y partidos clasificatorios a la Copa del Mundo.

Relacionadas
A fondo con...