Santiago de Chile.   Vie 28-01-2022
16:18

“Yo vi al hombre del maletín”: dos increíbles historias de sobornos en el fútbol chileno

Ricardo Díaz, ex arquero de los años 70' y ‘80, relata cómo operó exitosamente el hombre del maletín en un partido entre Iberia y San Felipe de 1982 sin ser descubierto. "Cinco jugadores fueron sobornados y en el partido pasaron cosas increíbles. Uno pidió la mitad de la plata por anticipado y el dirigente de San Felipe dijo OK, le mandó los billetes cortados por la mitad y le entregó el resto después del partido en un servicentro saliendo de la ciudad", cuenta La otra historia es de Soinca-La Calera de 1986, histórico caso de la primera sanción de por vida a dos dirigentes cementeros por intentar coimear a futbolistas del elenco "zapatero", entre ellos al volante Luis "Tanque" Araneda.
Antonio Valencia01 de diciembre, 2021

“Yo vi al hombre del maletín. No me lo contaron, lo viví”, advierte Ricardo Díaz, exportero que en los '70 y '80 pasó por diez clubes, desde la UC a Colchagua, y que en 1982, atajando para San Felipe, fue testigo de cómo cinco futbolistas de Iberia fueron sobornados para dejarse perder.

“Todos los jugadores supimos. Nos concentrábamos en Rengo, en un local que en el subterráneo tenía mesas de pool: ahí llegó el presidente de San Felipe, quien era dueño de una famoso tienda de telas en calle Ahumada y socio de una financiera que tenía Miguel Nasur. Llegó junto a un dirigente de la ANFP de entonces, y nos dijo: ‘Ya hay tanta plata para Iberia’. Ganar ese partido era vital para subir a Primera División. De los últimos tres partidos teníamos que sacar cinco puntos para subir. En esos años el triunfo daba dos puntos, no tres como ahora”.

-¿Y quién fue el hombre del maletín?

“Mandó a un personaje a arreglar con los jugadores de Iberia”.

-¿Qué personaje?

“Un goma”.

-¿Cómo operó?

“Llevaba plata para sobornar a tres jugadores y consiguió cinco”.

-¿Cuánto pagó?

“Por ejemplo, si en esos años ganaban $50 mil de sueldo, el soborno fue el doble”.

-¿Cómo fue el partido?

“Lo del arquero de Iberia fue descarado: en un tiro desde lejos, desde fuera del área se tiró para el otro lado. Gol. Después hubo un penal a favor de Iberia. Ese día llovía mucho en Los Ángeles. Yo igual atajaba penales y tenía estudiado al pateador, que era otro de los arreglados, y cuando pone la pelota en el punto penal me hace un gesto con la lengua para decirme hacia dónde le pegaría… patea, me tiro hacia la izquierda, la pelota me da en el estómago y se me suelta, queda dando unos botes cerca de la línea. Era cosa de soplarla para que entrara, ¡¡¡pero la agarró fuerte y la mandó afuera!!! Increíble. Era más fácil no hacer ese gol. Ganamos 2-0”.

-¿Y cómo le pagaron a los 5 arreglados?

“Termina el partido, nos subimos todos al bus de regreso y ellos estaban esperando en el servicentro que queda saliendo de Los Ángeles. Ah, uno de los cinco pidió la mitad por adelantado, o sea, antes de jugar el partido, y el dirigente del club dijo OK, y le mandó los billetes cortados por la mitad”.

-¿Y qué pasó en el servicentro?

“Del bus se bajó el personaje con la plata y en el baño del servicentro les dio los billetes que llevaba no en un maletín, sino en los bolsillos”.

-Incluida la otra mitad de billetes cortados.

“Ja, claro”.

-Pasó otra cosa.

“En el bus de vuelta de San Felipe, como pasábamos por Santiago, también viajaron los árbitros y el DT de Iberia, que era Sergio Navarro y necesitaba viajar. Menos mal que no vio al jugador arreglado que asomó la cabeza por la puerta del servicentro... En el bus me puse a conversar con don Sergio y me decía: ‘Todavía no entiendo cómo cresta este cabro huevón se perdió ese penal´”.

-¿Y qué pasó en los otros dos partidos?

“Uno fue contra Ñublense y ahí arreglaron directo los dirigentes, nosotros no supimos. Supongo que uno fue el arquero, porque empezado el partido por un empujón simple en una jugada le pegó un combo en el hocico a mi compañero y lo expulsaron. Pero entró un arquero juvenil, ¡y lo tapó todo!. Así que empatamos”.

-¿Y el otro?

“Contra Ferro. Ahí fue entre presidentes de clubes. Ganamos 3-0, Ferro se fue a Tercera División y no volvió nunca más y nosotros subimos a Primera”.

-Y supo de más “hombres del maletín” en su carrera, ¿no?

“Claro, pero no concretaron. En La Calera el ’74 estábamos descendidos con cuatro fechas de anticipación. Un equipo pésimo con un DT argentino que llegaba borracho a los entrenamientos, con un zapato negro y otro café…ese nivel. En la última fecha, si Palestino nos ganaba y Huachipato perdía con Aviación, salía campeón Palestino. Y un día antes del partido llegó a hablar conmigo un ‘personero’, un masajista de Palestino que antes estuvo en La Calera quien me ofreció como diez veces mi sueldo y me dijo quién del club lo mandaba... tema delicado. Le dije que no, te contesto mañana. Y después fui a hablar con el presidente del club y con el nuevo DT, Ramón Estay: ‘Me están ofreciendo plata, no quiero jugar porque el rumor se comentó en la radio y si me como un par de goles van a creer que pagaron’. Me rogaron para que jugara. Jugué. El primer tiempo ganábamos 2-0 y al entretiempo nos fuimos 4-2 abajo. La gente me empezó a gritar tonteras, llegué al camarín y tiré la camiseta. No volví a la cancha, pusieron al arquero juvenil y Palestino ganó ¡8-2!, pero no les sirvió de nada, porque Huachipato le ganó a Aviación y salió campeón”.

-¿Más historias?

“Estando en Antofagasta en 1976 supe de otro. Estábamos almorzando y Coffone, un volante argentino, nos comentó que de Unión Española le ofrecieron plata. No supe si pasó o no. También he escuchado cosas de un La Calera-San Luis en que un famoso goleador de ellos tiró pa’ la cola. Y un partido en los años ’60 de La Calera-Trasandino en que un famoso dirigente calerano se arregló con el maquinista del tren en que viajó Trasandino… el equipo llegó atrasado, perdió por no presentación y subió La Calera”.

EL ESCÁNDALO DE 1986

Luis Araneda jugó entre 1970 y 1988. El “Tanque”, que así lo apodaban, gastó fama en Colo Colo, hizo dos goles por la Roja en la Copa América de 1975 y quemó sus últimos cartuchos en el desaparecido Soinca de Melipilla, en 1986.

Fue un torneo con escándalo: dos dirigentes de La Calera, Miguel Salipa y Antonio de La Paz, fueron castigados de por vida por un intento de soborno a jugadores de Soinca, entre ellos al propio “Tanque”.

-¿Cómo fue?

“Mandaron a un amigo mío de la infancia que trabajaba en La Calera. Era cerrajero allá y había hecho trabajos para dirigentes caleranos. Llegó un martes tipo 4 de la tarde y el partido era el domingo. Yo pensé que llegó a saludarme y me sale con la ‘empanadita’: ‘Me mandaron a ofrecerte $100 mil para ti y para el que quisiera. Ya tenemos hablados a tres jugadores, incluido el arquero’, me dijo. ‘Párate y sal de mi casa’, le dije tapándolo a garabatos. ‘Si te arrepientes voy a venir de nuevo en la semana’, me dijo. Y yo pensé de inmediato en tender como una trampa para pillarlos le dije: ‘déjame pensarlo’”.

-¿Es cierto que el soborno era con un cheque?

“Eso me dijo primero. Que traería un cheque, pero después le dije que fuera en efectivo, me dice que sí, pero que será el domingo antes del partido y me da instrucciones: que baje del bus y cuando vaya caminando al camarín me tocarán la espalda y me pasarán la plata".

-¿Y qué hizo?

“Avisé al técnico y fui a la Policía de Investigaciones. Pusimos la denuncia, mandé a mi familia para Santiago, porque estaba asustado, y el club decidió enviarnos a concentrar a Cartagena. La idea era pillarlos y con la policía armamos un plan. El detective era Benedicto Villablanca”.

-¿El boxeador?

“Claro, si también fue detective”.

-¿Y qué pasó?

“El día del partido me bajé del bus, caminé solo hacia el camarín, pero nadie me tocó la espalda ni nada. Entré al vestuario y con todos el equipo les dije ‘muchachos, pasa esto y esto otro’, y reté al arquero: ‘Y voh cabro huevón estai metido en esto, ya te dieron la plata, cómo se te ocurre si recién estai empezando tu carrera y vai a quedar marcado’”.

-¿Y qué pasó en el partido?

“Yo jugué picado, me esmeré por jugar bien y el 8 de ellos me gritaba: ‘Ya poh ctm cabréate si ya te depositaron la plata y las estai haciendo todas en la cancha’. Al final, castigaron a los dirigentes que eran cabros que empezaron como empezó Jadue en La Calera”.

Relacionadas
A fondo con...