Santiago de Chile.   Mar 15-06-2021
17:35

Francia, la favorita para conquistar la Eurocopa más extraña de la historia

Por primera vez en sus 16 capítulos, el torneo de selecciones que arranca este viernes con el duelo entre Italia y Turquía, se disputará en 11 países. Debido a la pandemia, el número de espectadores variará en virtud de la situación sanitaria de cada nación. Lo único obligatorio y permanente en todas las sedes es el uso de mascarilla. En este particular contexto, los “bleus” —actuales campeones del mundo— asoman como los principales candidatos para adjudicarse el trofeo, actualmente en manos de Portugal.
Foto: AFP
Raúl Neira10 de junio, 2021
Fue en 2012 cuando el Comité Ejecutivo de la UEFA aprobó la idea de su entonces presidente Michel Platini: conmemorar en 2020 el sexagésimo aniversario de la Eurocopa de Naciones bajo un formato de multisedes que recorriese los principales países del Viejo Continente.

“Una Euro por Europa”, fue el slogan creado bajo el mandato del legendario número 10 de los "bleus", quien en marzo pasado compareció ante la justicia suiza bajo los cargos de "estafa, gestión desleal, abuso de confianza y falsificación de títulos”.

Por culpa de la pandemia, la celebración no pudo ser exacta y el torneo se postergó un año. “Una oportunidad como ésta, dando a muchas ciudades y muchos países la posibilidad de albergar una parte de la EURO, es ciertamente algo excelente, especialmente en épocas en las que tienes una situación económica en la que no puedes esperar que los países inviertan en instalaciones de la forma en que tal evento requiere”, explicó Gianni Infantino (hoy presidente de la FIFA), el secretario general de la UEFA cuando ese organismo decidió impulsar la inédita idea, hace nueve años.

Londres (Inglaterra), San Petersburgo (Rusia), Bakú (Azerbaiyán), Munich (Alemania), Amsterdam (Holanda), Bucarest (Rumania), Budapest (Hungría), Copenhague (Dinamarca), Glasgow (Escocia), Sevilla (España) y Roma (Italia) fueron las ciudaddes escogidas. La sede española era Bilbao (estadio San Mamés), pero por no cumplir con los requisitos sanitarios fue excluida. Lo mismo sucedió con Dublín (Irlanda).


¿Habrá gente en los estadios? Sí. La cantidad de asistentes dependerá de cada país y su particular manejo en el cuidado del virus.

El Puskás Arena de Budapest podrá acoger sin problemas a 61 mil espectadores en cada uno de los cuatro duelos agendados en la capital húngara (tres del grupo F y uno de los octavos de final). San Petersburgo y Bakú permitirán la mitad de su capacidad: el ruso Krestowski recibirá a 34 mil espectadores, mientras que el Olímpico de la capital de Azerbaiyán le abrirá sus puertas a 34.935 personas.

El Allianz Arena de Munich permitirá poco más de 14 mil fanáticos por partido, Bucarest, Sevilla, Roma, Copenhage, Glasgow y Ámsterdam tendrán un aforo que oscilará entre el 25% y el 33%. Wembley es caso aparte: tendrá su capacidad limitada al 25% para los cruces de la fase de grupos y los octavos de final, pero no aún no se informó cuánta gente podrá presenciar la final.

Todos los asistentes, sin distinción, deberán ir con barbijo.

ESPAÑA, PORTUGAL Y BÉLGICA, LOS OTROS ASPIRANTES A LA GLORIA


Roma será sede del puntapié inicial: Italia y Turquía darán el vamos a la fiesta europea.

El equipo que dirige Roberto Mancini arranca el torneo con dolor, porque a última hora se confirmó la baja de Lorenzo Pellegrini por un problema muscular.

En mejor forma llega Francia, el gran favorito de los expertos para quedarse con la gloria: la escuadra quen dirige Didier Deschamps es subcampeón del certamen y actual campeón del mundo. Faruk Hadžibegic, internacional con Yugoslavia en la edición de 1984, le pone sus fichas al cuadro galo.

“Si en el fútbol hay lógica, que a veces la hay, Francia debería estar en la final. Cuando parecía que no se recuperaban de haber perdido la Eurocopa de 2016 en su propio país, dos años después ganan el Mundial. Mantienen la base, el equipo ha ganado madurez, Kylian Mbappé es mejor jugador que hace un tiempo y sumaron a Karim Benzemá, que en Real Madrid tuvo una gran campaña. Puedes sumar a (N'Golo) Kanté y tienes un equipo fantástico. Funcionan muy bien las individualidades, pero también como fuerza colectiva”, analiza el exdefensa central.


“Cuesta encontrar un mejor equipo que Francia. Tiene jugadores desequilibrantes, un técnico que se ha mantenido por años y como equipo se conocen casi de memoria”, postula el español Rafael Alkorta, quien también cree en su selección. Pero además lanza otro candidato: “Bélgica tiene una extraordinaria camada de jugadores que ya demostró su valía en el último Mundial”.

La mala noticia para el técnico Roberto Martínez: debido a la doble fractura (tabique nasal y el orbital del ojo izquierdo) que sufrió en la final de la Champions League, ante el Chelsea, Kevin De Bruyne no estará en estreno ante Rusia.

Luís Boa Morte, exfutbolista portugués, también opina que Francia es el candidato excluyente. “Pero ojo con Portugal. Es es el actual campeón, no será fácil quitarle la corona. Con Cristiano Ronaldo todo puede ser, sobre todo porque terminó una temporada sin títulos y seguro que buscará la revancha con la selección”, remata.



Raúl Neira

es redactor de Deportes El Mercurio y especializado en fútbol. Con más de 25 años de carrera, cubrió la Copa Confederaciones de Rusia 2017, la Copa América de Chile 2015, copas Libertadores, sorteos y partidos clasificatorios a la Copa del Mundo.

Relacionadas
A fondo con...